Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por A. Moñino

plebiscito

Creo que a estas alturas me molestan por igual las campañas mentirosas por el SÍ y por el NO para el plebiscito. La del SÍ porque, provista de una cursilería que envidiaría un Timoteo de credencial noventera, pinta un paraíso como el que describen los alucinógenos guiones del programa también noventero Brújula Mágica: un cielo de arcoíris de miel, ríos de chocolate, árboles de chicle, nubes de algodón de azúcar y todos los colombianos tomados de la mano alrededor de una enorme y calurosa fogata cantando “Imagine”, de John Lennon.

Por su parte, la campaña del NO, liderada por los verdugos de siempre, pinta un infierno castrochavista, aunque ese adjetivo sea un artificio para asustar bobitos o sumar energúmenos (y multiplicar votos fáciles, por supuesto), mientras se regodea en la sangre ajena que sin asco exaltan en Twitter y Facebook con una bajeza que sobrepasa cualquier límite de la decencia y ni qué hablar de la compasión. Otros han usado su bandera de la “ideología de género”, como si ese mamarracho tuviera alguna coherencia conceptual, para tratar de llevar unos rebaños excesiva e ingenuamente crédulos a marcar NO en el tarjetón, que ni siquiera es que tenga mucho que ver con eso.

Yo, sin duda, no soy de “los del sí”, muchísimo menos de “los del no” (porque esas etiquetas amorfas son un costal sin son ni ton), pero con absoluta convicción votaré SÍ en el plebiscito. Y lo haré porque creo firmemente que desarmar un ejército, del tamaño que sea el que se va a desarmar, nos llevará a ser un país un poquito menos indecente y levemente más civilizado. Estoy seguro de que aquellos que están en la selva poniéndole el pecho a la guerra (en su mayoría los más pobres y con menos oportunidades) agradecerán que el resto del cómodo país urbano, que sólo oye como un ruido incidental las enormes cifras de muertos, desplazados, secuestrados y niños reclutados, haga algo para detener lo que significa la violencia y muerte que trae consigo tener tanta gente dándose bala en sitios y regiones que si acaso conocemos por la vergonzosa colección de masacres en el mapa nacional.

Seguramente, buscando más venganza que justicia, a muchos les gustaría ver a los guerrilleros desnudos con grilletes en el cuello, las muñecas y los tobillos mientras los azotan, si no es colgados en la horca, como si eso reparara verdaderamente a alguien. A otros, dentro de los que estoy yo, tener que verlos en algunas curules ganadas con el chantaje de la violencia tampoco nos resulta cómodo. Sin embargo, no podemos dejar de lado que el Estado, primero, no pudo derrotarlos con toda la fuerza de bombas, helicópteros, un ejército profesional, apoyo internacional y en varias ocasiones alianzas hasta con criminales, y, segundo, tampoco ha sido capaz de generar condiciones dignas para muchos que les impidiera armarse como una opción de supervivencia, y el costo que tenemos que pagar como sociedad han sido miles de muertos, ahora, el costo de tener una cuota de ellos en el Congreso no parece una tragedia mayor a la guerra.

Pero esta decisión no se trata de los hampones de siempre, por el contrario, el plebiscito será la oportunidad de estar por encima de los determinadores de la guerra, de los egocéntricos políticos de turno, de los que a punta de cucarachas y cuentos fantasiosos quieren influir sobre la gente para mantener sus beneficios personales. Se trata de ejercer por fin la “mayoría de edad ciudadana” y no depender de lo que digan los líderes de la indecencia que, entre otras cosas, tienen la culpa del origen de la guerrilla. Se trata de dar un paso, si no a la paz, al menos sí a que mucha gente no tenga que ser asesinada, ni soldados ni guerrilleros, porque esa sí es la tragedia suprema y a la vez el cúlmen de mezquindad que nos ha caracterizado como nación.

A riesgo de que suene a coro mockusiano: “la vida es sagrada”. En mi escala moral la vida es lo más importante, antes que la venganza, porque implica un montón de vínculos afectivos y complejidades existenciales, por lo tanto, lo más ético que puedo hacer es contribuir a que se salven muchas vidas con el fin de este conflicto. Argumentan algunos que el postconflicto será económicamente costoso, y seguramente sí, pero no sé si más que la guerra; que no es posible que tanto hampón llegue al Congreso, como si no estuviera lleno de ellos gracias también al respaldo ciudadano; que se sacrificará justicia, como si en Colombia la justicia fuera justa ¿no sería aún más justo intentar que el Estado provea condiciones dignas que disminuyan las motivaciones criminales?

Con ilusión moderada espero que gane el sí, pero no dejo de pensar que el postconflicto dependerá de los políticos y de las Farc, todos ellos expertos en decepcionar. Lo que sí creo firmemente es que esto no se trata ni de Timochenko, ni de Santos, ni de Uribe, ni de Iván Márquez, ellos pasarán, pero el fango en el que el país se hunde desde siempre seguirá intacto si entre todos no empezamos a sacarnos de ahí y procuramos que la situación, por encima de los nefastos figurines de siempre, cambie en algo. En el peor de los casos , si el sí es un fracaso, Colombia seguirá igual de mal que siempre, solo que con muchos muertos menos, y eso no es poca cosa, por el contrario, es motivo más que suficiente para votar por el sí, que no nos convertirá en Suiza el 3 de octubre, ni mucho menos Cuba, como pronostican los impresentables del sí y del no.

_____________________________________________________________

Síganos en:

Facebook.com/Dardosalcoco Facebook.com/DardosAlCoco

 

twitter-logo @DardosAlCoco / @DiMogno

 

Instagram_icon  @DardosAlCoco

(Visited 5.397 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Los Perros Calientes no siempre dicen la verdad, pero al menos lo intentan. Expertos en NADA, opinan sobre TODO y siempre recogen los “regalitos” que dejan.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace unas semanas, el periódico El Clarín publicó la noticia de(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Soy del NO aunque va a ganar el SI…y estoy de acuerdo con Ud, no será un paraiso ni tampoco el infierno pero con un poquito mas de agallas el gobierno le hubiera dado al acuerdo un tris menos de impunidad!!!

  2. ricardoocampo0529

    Muy bonito su discurso pero te equivocas cuando dices que la guerra va a acabar. La coca mueve millones de dolares y los terroristas y narcoasesinos de las Farc no van a dejar ese negocio por 620 mil. Se seguirán incorporando niños campesinos para que cultiven coca y de paso los muertos.

  3. Jairo, la plata se va a sacar de varios lados, por un lado esta el apoyo internacional. solo suiza dara 22 millones de euros para la paz, la union europea, estados unidos y reino unido tambien se han comprometido a dar su aporte. como segundo rubro esta una parte de lo que hoy en dia se asigna para matar a los de las jar.

  4. Jairo, la plata se va a sacar de varios lados, por un lado esta el apoyo internacional. solo suiza dara 22 millones de euros para la paz, la union europea, estados unidos y reino unido tambien se han comprometido a dar su aporte. como segundo rubro esta una parte de lo que hoy en dia se asigna para matar a los de las jar

  5. Todo lo que se expresa aquí es muy cierto pero solo haré una pregunta de donde sacaremos los colombianos de bien la plata para pagar los impuestos que el gobierno creará para pagarle a la Farc por 50 años de barbarie en un país donde el desempleo y la pobreza aumenta considerablemente así el gobierno del sr santos diga lo contrario

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar