Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A menos que a uno lo esté esperando alguien conocido, un familiar, un amigo cercano, llegar a una ciudad nueva implica directamente estar más perdido que un pulpo en un garaje. Los únicos lugares de referencia son aquellos que uno ha visto por televisión, en fotos o por internet: la Puerta del Sol, la Plaza de Cibeles, el Palacio Real, etc. Así que la primera misión es conseguir un mapa.

Estos países desarrollados tienen una ventaja: tras décadas de recibir visitantes, han creado oficinas de atención al turista, en donde la mayoría de las veces los mapas son un regalo de cortesía. En Madrid, además, se pueden conseguir buenos mapas en las oficinas de atención al cliente de el Corte Inglés, la cadena de almacenes más grande y poderosa de España.

Tener el mapa da una idea general para situarse dentro de la ciudad. Algunos incluso señalan los principales sitios turísticos, con lo cual tener puntos de referencia se va haciendo más fácil. Lo que no parece tan simple es ubicarse dentro de la maraña de pequeños nombrecitos que salen en el mapa. Nombres. Y más nombres. De gente, lugares y personas que uno no ha escuchado jamás. Cada calle tiene uno, o dos o incluso tres nombres según el sitio por donde pasa. Es otro sistema.

En Colombia usamos la números para indicar la ubicación de calles y carreras, y sólo ciertas vías tienen nombres, según su importancia histórica o urbanística. Fácil. Aquí la cosa tiene su complicación añadida. Todas las calles tienen nombre. Todas. En Madrid, estamos hablando de unas catorce mil calles, plazas, avenidas, paseos, puentes, rondas, glorietas… ¿Cómo se ubica la gente? ¿Se aprende de memoria ese chorro de nombres?
 
La solución básica es un librito que venden por unos seis euros en los quioscos de revistas y en las librerías: un Callejero. Esta práctica solución analógica trae una lista con los nombres de todas las calles de la ciudad, y un detallado mapa dividido en muchas páginas con coordenadas. Se busca la calle en el índice y se mira en qué parte del mapa está. También viene impreso en los directorios (guías telefónicas, los llaman aquí). Así que, si hay escasez de dinero, uno puede arrancar esas páginas, ponerles un gancho o un clip y hacerse una Guía Para Sobrevivir o GPS.

O bien, ahora casi todos los teléfonos celulares permiten descargarse de internet los mapas de las ciudades, o incluso conectarse al sistema de satélites de posicionamiento global (otro GPS: Global Positioning System). Ponemos el nombre de la calle en el aparato, éste se conecta al GPS (el de los satélites, no el de las páginas arrancadas de los directorios), y en breves segundos nos dice dónde estamos y cuál es la ruta más corta para llegar a donde queremos. Es pan comido.

Con esto ya tiene uno herramientas para empezar a moverse por la ciudad sin temor a quedar completamente extraviado. Lo cual no es un impedimento para empezar a caminar sin rumbo fijo. Es una de las mejores maneras de ir descubriendo al azar las pequeñas maravillas que tiene una ciudad nueva, sobre todo una como Madrid.

(Visited 106 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El doctor Shaun Murphy regresó a Sony Channel con la cuarta(...)

2

El repudio al varón que cobra por dinero es milenario. Aunque(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Bien, Juan Camilo. Refieres experiencias similares que he recorrido por Madrid. Lástima que los GPS pocas veces traen referencias sobre los mercadillos, los bares donde ponen (no “colocan”) buenas tapas cuando uno pide una caña o un chato… son los mejores. Si estás por allí, no dejes de buscar un barcito que, creo, se llama “cisne azul”, por Chueca, donde sirven unas zetas de antología a precios para exploradores callejeros… ¡salud! compadre

  2. Bien, Juan Camilo. Refieres experiencias similares que he recorrido por Madrid. Lástima que los GPS pocas veces traen referencias sobre los mercadillos, los bares donde ponen (no “colocan”) buenas tapas cuando uno pide una caña o un chato… son los mejores. Si estás por allí, no dejes de buscar un barcito que, creo, se llama “cisne azul”, por Chueca, donde sirven unas zetas de antología a precios para exploradores callejeros… ¡salud! compadre

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar