Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En su hermoso e iluminador libro, El arte de la novela, el novelista checo Milan Kundera explica cómo el género novelesco (el mejor invento de Occidente según Pamuk) es el llamado a rescatar al ser del olvido a que fue condenado, no sólo por la filosofía anterior a Heidegger, sino también por las ciencias; cómo la Novela como género es una continua exploración, una búsqueda del yo. Algunos escritores japoneses se arrogan la invención de una modalidad de novela que denominan watakushi shosetsu o narrativa del yo, cuyo más visible exponente sería Osamu Dazai, sin dejar de lado a Yukio Mishima, y se puede ver que en la actual literatura, sobre todo europea, se ha dado un auge de la Novela autobiográfica o cuando menos vivencial y también de otra modalidad muy similar, que se llama autobiografía novelada, que en ambos casos requieren ser narradas desde una perspectiva intimista, la perspectiva del yo, lo cual es más que evidente y una constante en prácticamente toda la producción literaria de la flamante premio Nobel del año pasado, la francesa Annie Ernaux.

Esta escritora francesa nacida hace 63 años en Lillebonne (Normandía) decidió convertirse en la protagonista (no disimulada con un trasunto de ella misma) de sus novelas, al punto de que, al menos siete de ellas (que son el insumo de quien pergeña estas reflexiones) comportan lo que cabría denominar la saga de Ernaux o, siendo más consecuentes con su apoyo en fotografías suyas de distintas épocas, para suscitar sus recuerdos, el álbum narrativo de Ernaux. Todo su periplo vital está desplegado a lo largo de unas 1350 páginas, desde su infancia en medio de toda suerte de carencias y adversidades (o como eufemísticamente hoy día se volvió común decir, “en estado de vulnerabilidad”), hasta lo que parece una vejez bien llevada.

Se diría que La Vergüenza, es la novela en la que Ernaux destapa su juego respecto a lo que fue su educación hasta entrada la adolescencia; pero en la que la frase que abre la novela (“Mi padre intentó matar a mi madre un domingo de junio.”), es un mensaje inequívoco de que no sólo era vergonzante la educación formal que recibió, sino también lo que ocurría al interior de su familia, pues, como afirma la escritora Elvira Navarro, es la familia el mejor tema para la escritura, ya que es el escenario tanto de lo mejor como de lo peor. Ernaux no se anda con chiquitas a la hora de juzgar retrospectivamente a sus padres y a qué la trajeron al mundo: a que siempre tuviera que vivir avergonzada (¿por qué creen que Kant afirmó que, a los padres, los hijos no les debían ningún agradecimiento por la existencia?):

“Todo lo que formaba parte de nuestra existencia se convirtió en algo de lo que avergonzarse: el retrete del patio, el dormitorio común -donde, según una costumbre muy extendida en nuestro ambiente y motivada por la falta de espacio, yo dormía con mis padres-, las bofetadas y los tacos de mi madre, los clientes borrachos, las familias que compraban a crédito…El conocimiento que yo tenía de los distintos grados de la borrachera y de lo que era llegar al final de mes a base de carne de buey en conserva indicaba por sí solo mi pertenencia a una clase social con respecto a la cual la escuela privada no manifestaba más que ignorancia y desdén. Era normal tener vergüenza, como si esta fuera consecuencia inevitable del oficio de mis padres, de sus problemas de dinero, de su pasado de obreros, de nuestra forma de ser.”

Qué mal parada queda también en esta novela la retrógrada educación confesional con el relato de lo que vivió la joven Annie en el internado católico, en plena mitad del siglo XX. Se extiende a lo largo de tantas páginas (así de fuerte es el trauma), que se hace difícil escoger un párrafo a guisa de cita. Se le deja la tarea al lector.

memoria de chica-annie ernaux-9788494443459

El intimismo y la auscultación de su yo, se acentúa en Memoria de chica, novela en la que, desde el presente de la escritura, 2014, su memoria se remonta más de medio siglo, al año 1958, el de su primera experiencia íntima con un hombre. Mucho peso hubiera perdido la narración si se hubiera quedado en la mera anécdota; pero lo que, muy por el contrario, le da espesor a la novela, es la reflexión ontológica que lleva aparejada por mor de los recuerdos, que comportan una especie de palimpsesto que permite concebir el yo como cúmulo de recuerdos (por cierto, inestables): “debo fundir a la chica del 58 y a la mujer de 2014 en un «yo»? ? “La chica de la foto no soy yo, pero no es una ficción”. Vemos, entonces, con mucha claridad, que la Novela, como dice Kundera, sí es una exploración del yo.

En otra de sus novelas (o episodio de ese architexto que conforma el conjunto de su obra), promediando la lectura, el lector se encontrará con un párrafo que bien le hubiera servido de prefacio al libro: “(Es posible que un relato como este provoque irritación o repulsión, o que sea tachado de mal gusto. El hecho de haber vivido algo, sea lo que sea, otorga el derecho imprescriptible de escribir sobre ello. No existe una verdad inferior. Y si no cuento esta experiencia hasta el final, contribuiré a oscurecer la realidad de las mujeres y me pondré del lado de la dominación masculina del mundo.)”

¿Cuál es ese “acontecimiento” tan importante que le da el título a la novela y que, además, puede ser motivo de repulsa en el lector? Dicho sin ambages, el aborto. Ernaux se vio abocada a ello y confirmó que la filósofa bioética Paulina Rivero tiene razón cuando afirma que es una experiencia horrible, no deseada nunca por ninguna mujer. En el antes, el durante y el después de tal “acontecimiento” se va toda la novela, acompañando siempre la narración de los hechos con reflexiones (sobre, la ley, las creencias, la hipocresía social, la moral y el moralismo, “Mi madre pertenecía a la generación de antes de la guerra, la del pecado y la vergüenza sexual”), reflexiones que no están puestas ahí como recreación de anécdotas, sino para interpelar la conciencia del lector.

perderse-annie ernaux-9788412175394

La novela cuyo título es Perderse, es una narración en formato de diario que va desde el martes 27 de septiembre de 1988 hasta el lunes 9 de marzo del 90. En él, la autora deja vivo testimonio de su aventura con un hombre al que llama “S”, por el que perdió la cabeza sólo porque era soviético y del que, en cada encuentro recibió un trato seco, mediado absolutamente por el sexo (“yo soy un paréntesis erótico en su vida, nada más.”). Lo inquietante del diario y lo que le da un tenor profundamente psicológico, es que la autora muestra una abyección total hacia un hombre del que no sabe nada y del que apenas sospecha que pertenece a la KGB (“no hago nada para libarme de mi obsesión, de mi deseo.”). Lo peor es que a mayor indiferencia y desinterés por parte de él (“nunca ha transcurrido tanto tiempo sin que me llame.” “nunca cumple su palabra con las llamadas.” “Es evidente que un hombre que no me llama una sola vez en quince días no siente nada por mí.”), mayor es su dependencia de él, al punto de casi anularse por completo, mejor dicho, de “perderse”. Frases que discurren en su monólogo interior como las que van a continuación, son prueba fehaciente de su extravío: “estoy psicológicamente hueca, separada de mi misma hasta las lágrimas.”   “¿Será más duro borrar un año que dieciocho años con mi marido? El odio facilitaba las cosas, aquí el amor las complica.”

Un episodio más que hace parte del proyecto narrativo de Ernaux y que no es otro que el de contar su vida, se titula El lugar. En esta entrega (llamémosle así) parte del momento de la muerte de su padre y desde allí se devuelve a la infancia (a esto, técnicamente se le llama analepsis de largo alcance), sino para reconstruir la vida de su padre. Toda. Hasta el día de su fallecimiento. Un tercio de la novela es lo que se llama un discurso de muerte: el recuerdo del cadáver de su padre, que después de unas horas la lleva a concluir que “ya no era mi padre”; el entierro y después… ¡la soledad! La novela, poco a poco va mostrando la transformación de una familia de tenderos pobres (que para más inri se boleteaban hablando patois, forma popular del francés, que, a la sazón, era signo inequívoco de inferioridad social).

los años-annie ernaux-9788494941450La obra de Ernaux que la crítica considera como definitiva y que, de hecho, es la más vendida y leída en su país, es Los años. La novela hace referencia a los momentos que marcaron la vida de la autora y de toda su generación. Al recrear episodios de la vida francesa, el libro se erige como una crónica de mucho valor literario, de un período enmarcado entre la posguerra y lo que se conoce como la Guerra Fría. Todo comienza en Yvetot, su escenario de infancia, es decir, de enfermedades y pobreza, pero como en este caso la novela, según ella misma lo explica al final, se inscribe  en la modalidad de “autobiografía impersonal” (como siguiendo la premisa de Ortega de “yo soy yo y mis circunstancias”), el testimonio no es sobre su vida a puerta cerrada, sino sobre todo el ámbito de la cultura francesa, década por década, de todo el siglo XX, mostrando los hitos de mayor impacto social: el fin de la guerra; la influencia de los ismos que configuran el cuadro de la filosofía y la vida intelectual francesa (existencialismo, constructivismo, feminismo, deconstruccionismo, etc.); el efecto de la T.V. y el radio transistorizado; la píldora anticonceptiva y la legalización del aborto; los movimientos de izquierda; “Mayo del 68”; el arribo del consumismo (lo que Marx llamó “el fetiche de la mercancía”) y de la globalización, hasta llegar finalmente a la instalación en la vida de las personas, del ordenador y el teléfono móvil. Todo el recorrido lo hace Ernaux a partir de fotografías suyas de distintas épocas.

la mujer helada-annie ernaux-9788494443404Un último comentario es para la que bien podría ser su obra de tenor más feminista, La mujer helada, en la que parece confirmar la explosiva premisa de Simone de Beauvoir, de que no se nace mujer, sino que se llega a serlo. Efectivamente, la novela es el recorrido que la autora hizo para llegar a ser mujer, siendo su momento culminante el del matrimonio, fallido, por cuanto se casó sólo para salir de la adolescencia y poder presumir que ya estaba grande. ¿Cuál fue entonces su realización como mujer? ¿cómo logró construir la subjetividad que quería? Respuesta: siendo maestra y escritora, la que en un laudable ejemplo de superación llegó a ser premio Nobel y cuyo mundo intimista, mediado por la escritura, comparte con nosotros. ¿A qué esperar para leerla?

 

(Visited 1.182 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Exprofesor del Gimnasio Moderno y de la Universidad Santo Tomás; profesor de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Asesor pedagógico, conferencista e investigador académico; articulista y columnista de El Tiempo y comentarista de libros en Lecturas dominicales desde 2003. Autor de Cien remedios para la soledad y Crónica contra el olvido. Correo: parrapower2001@gmail.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Chile se ha convertido uno de los principales países en el(...)

2

Este blog nació el 3 de agosto de 2012 con la(...)

3

En un momento de recesión de la industria musical, que un(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar