Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Richard Dawkins dice que el sentido de nuestra vida es la competencia por dos aspectos: los recursos vitales y traspasar nuestra información genética. Sí el propósito vital del profesor Dawkins es el verdadero, entonces buscar ser alguien estaría enmarcado como uno de los elementos que nos diferencian de los demás, uno que nos colocaría en una mejor plaza desde donde lograr nuestras metas, por básicas que estas sean, se haga más fácil (!).

El profesor Dawkins hace lo que hace para tener mejores posibilidades de follar. Simple. Pero, nuestro egocentrismo no nos ayuda a digerir la idea anterior. Al contrario, complica cada vez más el significado del sentido. Hoy tenemos cantidades de mitos con igual numero de soluciones al porqué estamos acá. Además, sospecho que venimos incrementando el nivel desde que el Liberalismo se convirtió en el ordenamiento por antonomasia al añadir un mayor individualismo poniéndole más condimento al tema; pero ya me iría por otro lado.

En un alto porcentaje, tanto en lo bueno como en lo malo, la ambición nos mueve. Estamos en una carrera por demostrarnos y, sobre todo, demostrarles a los demás que ser productos del azar —nadie pidió nacer— no nos hace indignos de estar acá. Vivimos para ser alguien en la vida. Hay que ser mejores que los demás. Para trascender hoy no es suficiente con «Sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro». Hasta acá llegamos. ¿Cuáles son las maneras en las que hoy pensamos para pasar a la posteridad? Allí es donde las cosas se complican. ¿Es necesaria la búsqueda de lo imperecedero en nosotros mismos?

Y siguen las preguntas, entonces ¿tenemos que ser los mejores en lo que hacemos? ¿Es ese el significado de la vida? ¿Para eso es qué estamos acá? Sí, es la respuesta que primero nos llega. La mezcla de curiosidad y comparación, que en distintas proporciones ha estado presente en todos los humanos, ha dejado grandes logros que sería estúpido no reconocer. Por ejemplo, la comunicación con los otros: hemos pasado de tener que ir de visita, enviarles cartas o llamarlos; a mandarles SMS, Messenger y ahora Whatsapp. Con todos sus bemoles: mi mamá ahora tiene Whatsapp y le escribo más, pero le hablo menos.

Mas el coctel anterior también nos trae invitados no deseados: la psicosis, la depresión, la ansiedad, el aislamiento son parte del precio que toca pagar por la carrera que nos supone vivir. ¿Vale la pena? Seguro que para muchos sí lo vale, porque ha sido la sociedad la encargada de ponernos a todos el mismo peso a cargar. Y a muchos o no les interesa, o no están preparados para ello. «Estudie para que no sea un campesino como su papá». ¿Acaso ser un campesino es un pecado? ¿Por qué está mal? La razón debería ser otra y no exclusivamente la de que para ser hay que tener más. Es bueno conocer nuestros límites, es mejor buscar la forma de superarlos y sería excelente que cuando lleguemos a nuestro confín último —perdonarán los vendedores de Herbalife— fuésemos capaces de reconocerlos y sentirnos plenos. Y luego nos afanamos porque estamos todos jodidos de la cabeza cuando no sabemos cómo manejar esta presión.

Andy Warhol no tenía razón cuando sentenció que todos tendremos nuestros 15 minutos de fama. Cómo enseñarnos que está bien tener ambición y querer llegar más lejos y ser mejores, pero que no querer competir, que ser igual a la generación anterior también es un logro. Qué tal conformarnos con disfrutar de la existencia en lugar de buscar ser perfectos. Como dicen mis amigas cada noviembre en Cartagena: «Disfrutar de las cosas simples de la vida» y no como en Whiplash que ya la belleza de la música no se disfruta en cuanto se sufre.

Por no saberlas controlar: la comparación, la ambición y la competencia se han convertido en fines per se, y al garete con medir el precio que tenemos que pagar por esos efímeros instantes de gloria. En un par de años además de los familiares de los 149 personas del infausto vuelo de Germanwing, ¿alguien se acordará de Andreas el que no podía ser piloto?

Ve, yo también apreciaría un input.

 ¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 117 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dilian Francisca Toro y Juan Carlos Echeverry acaban dejar vacías sus(...)

2

El saber en nuestros días se ha transformado en un área(...)

3

#CorteAbortoNo La pandemia de Covid-19 dejó 3.5 millones de muertes en(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. He leido casi todos los libros de Dawkins, desde el gen egoista hasta el espejismo de Dios y coincido con muchos de sus puntos, a nivel biológico competimos para perpetuar nuestros genes y en general que no hay una razón más allá de eso para existir considerando por supuesto que Dios no existe ni existe un plan divino. Ahora esta visión biológica de la existencia la uno con la visión filosófica de Epicteto y meda muchas herramientas para vivir plenamente, les dejo una perlas de este filósofo griego:
    “La felicidad no consiste en desear cosas sino en ser libre”

    “No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo”

    “El error del anciano es que pretende enjuiciar el hoy con el criterio del ayer”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar