Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Dormir Lucknow 

Escribo esto con audífonos canceladores puestos. No porque esté oyendo una canción muy duro ni porque tenga ínfulas de deejay. Lo hago para evitar el ruido descontrolado y generar mi propio ruido controlado. Y todo va bien.

Hay una película que siempre quise ver y por fin lo logré la semana pasada. Se llama “Noise” (Ruido) y se trata de un tipo que no se aguanta ningún ruido de la calle. Este desespero llegaba al punto de que terminó encarcelado varias veces porque, cada vez que oía una alarma de carro en la calle, destruía totalmente el carro a batazos. La historia completa es super interesante, con pedazos de la Iliada y todo (¿o La Odisea? una de esas, la de las sirenas). 

Con todo lo buena que era, la película me pareció medio exagerada: ¿quién se va a desesperar con las alarmas de carro que se disparan en una ciudad? Habría que vivir en la casa de la viejecita de Hansel y Gretel con paredes de chocolate o qué se yo, como para que sonara terriblemente duro y desesperante todo. Por mi parte, sí me desespera el ruido pero ni siquiera el tipo del parqueadero debajo de nuestra oficina me saca tanto la piedra como para bajarme a darle batazos (bueno, a veces, cuando grita “Maryyyy, Maaaaryyyy” lo haría, pero en la oficina no tenemos objetos contundentes excepto el libro de Shoup, y no voy a coger a nadie a Shoupazos porque me quedo sin libro).

Carrying Lucknow feb 2013 

 

Todo eso me pareció exagerado hasta llegar a Lucknow, y hoy que llevo tres días aquí y he tenido reuniones, dado presentaciones, hecho llamadas y tratado de dormir, he estado haciendo lo posible por conseguir un bate o, en su defecto, esa raqueta que usan en Badmington para bajar a la calle y plantarle unos buenos batazos a todos los conductores de motos y carros que pasan por aquí. Es una cosa absolutamente desesperante. He tratado de hacer una grabación fidedigna del ruido tan estruendoso que hacen, pero ninguna refleja el real desespero que puede generar ese ruido incesante de cientos de cornetas, pitos y cualquier cosa que usen para indicar “por aquí voy” todos los modos de transporte de esta ciudad. 
 

vehicle Lucknow Feb 2013 (32)


(esta cosa pita tan feo como se ve)

Al estar aquí, nunca había odiado a alguien tanto como al Sr Oliver Lucas de Birmingham, Inglaterra por haberse inventado la bocina del automóvil en 1910 (según Wikipedia). De verdad, me siento como el protagonista de “Noise” que dejó a su esposa en honor a su causa de silenciar Manhattan, con la diferencia de que mi esposa no está conmigo aquí y no tengo a quién dejar, y pues que gracias al Señor y al Cielo me voy pasado mañana de este Imperio del Pito. 

bus Lucknow Feb 2013 (23)

¿Por qué existen los pitos? O mejor dicho, ¿por qué les da por usarlos tanto? Aunque vocifero cuando digo que odio los pitos, a veces me jacto del timbre de mi bicicleta, que fue prohibido en Alemania por ruidoso. Pero digamos que hay un nivel de ruido que uno se aguanta (bueno, en realidad la OMS permite ruidos por debajo de 50 decibeles como algo normal), y se me hace imposible comprender por qué existe esa noción de “pito, luego existo” en la cultura humana. Lo peor de todo es que sí le he preguntado a los Lucknianos (así se dirá, imagino) por qué pitan, y me dicen “porque si no pito, no me ven”. Claro, como el ruido es visible, es lógica la afirmación. 

vaca Lucknow - feb 2013 - 2 (18) 

De ahí que decidiera ponerme los audífonos canceladores y pensar en las demás cosas que he visto aquí: los rickshaws y bicicletas llevando cualquier cantidad de mercancía y personas por todas partes, y la gracia con la que sus conductores se mueven entre el caos, silenciosos y con la cara seria. Y me imagino cómo habría sido de espectacular esta ciudad de arquitectura musulmana hace solo cien años, antes de que roliferara el automóvil y la bocina del Sr Lucas en las calles y destruyera todo lo que había e inundara de ruido todo lo que queda. Tal vez el conductor de rickshaw dormido no sería algo increible en medio de tanto ruido, sino – era – algo normal dentro del silencio. 

dormir Lucknow - feb 2013 - 2 (24)

sky rickshaw Lucknow Feb 2013 (2)

bag Lucknow - feb 2013 - 2 (26)

freight Lucknow - feb 2013 - 2 (15)

rickshaw Lucknow - feb 2013 - 2 (14)

freight Lucknow - feb 2013 - 2 (3)


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);

(Visited 351 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Eh, hablemos de algo real! A medida que vamos recorriendo el(...)

2

La innovación empresarial es clave para la continuidad de las empresas(...)

3

Desde que anunciaron esta continuación han llovido opiniones, muy especialmente en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar