Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El reto de desconectarse de internet por completo durante una jornada laboral suena bastante sencillo. Pero a ver: lo reto a que apague su celular a las 8am y lo vuelva a prender a las 4pm. Además, desconecte su computador de internet durante ese mismo horario. Y si eso no fuera suficiente, hágalo con todo el personal de su oficina y que el único canal de comunicación sea el teléfono fijo.

Eso hicimos hoy en mi oficina, porque la teoría dicta que los celulares, el correo electrónico y las redes sociales son los peores enemigos de la concentración. También lo hicimos porque sabemos que, en realidad, una desconexión de ocho horas no es realmente crítica. Es lo mismo que pasa cuando se descarga el celular y uno no lleva cargador, o cuando uno está en un viaje relativamente largo donde la señal del celular no entra.

En total sinceridad, también lo hicimos porque ya nos había pasado algunas veces en el pasado pero sin planearlo: sucede con cierta frecuencia porque estamos ubicados en una casita que fue construida en 1952, y que no fue diseñada para tener 19 computadores encendidos y por eso a veces “se saltan los tacos”. A veces, también, se pierde la señal de internet porque nuestro servicio es pésimo.

Personalmente, también lo quise hacer por nostalgia: mi primera oficina la compartía con mi papá y mi abuelo, y ninguno de los dos necesitó celular ni computador para trabajar (mi papá aprendió a usar el mouse a los sesenta años, cuando ya para qué). Para mi abuelo, nacido en 1910, el tema de los computadores era tan foráneo que un día iba caminando por la oficina y preguntó “ala, y ¿eso de ahí qué es?” cuando vio mi portátil.

CJP-abril-19-2010-LR

 

(Mi abuelo con cien años en su espacio de trabajo – el más hipster)

Partiendo de esas ideas y experiencias, las reglas de la jornada fueron:

– La oficina estaría sin internet desde las 8am y las 4pm, horas durante las cuales tampoco podrían usarse celulares

– Al entrar a la oficina todos debían apagar su celular y dejarlo en una caja que solo sería devuelta al final del ejercicio.

– El día sería como un día normal.

– Al finalizar la jornada, todos debían responder una encuesta para evaluar el experimento.

Y ¿cómo nos fue? Aunque al comienzo quitarle los celulares a la gente de mi oficina fue todo un reto, hacia las 9am ya no se oían los gritos de desesperación con tanta frecuencia – en momentos pensé que nuestro experimento de desconexión había sido interpretado como una introducción al séptimo círculo del infierno de Dante-. Aparte de eso, la jornada fue bastante normal. Logramos escribir informes largos, tener reuniones útiles, almorzar mirándonos a los ojos cuando hablábamos y, a fin de cuentas, sobrevivir sin internet ni celulares durante ocho horas enteras (¡incluyendo la hora de almuerzo!).

Hasta acá, todo suena a puro carretazo. Pero lo interesante de todo esto fue que no solo hicimos el experimento de desconectarnos sino que también lo evaluamos, y aquí los resultados más relevantes:

Chart_Q6_170418 Chart_Q7_170418
Chart_Q10_170418 Chart_Q11_170418 Chart_Q12_170418

 

 

El experimento fue hasta las 4pm – nos parecía que si no dejábamos esa última hora de conexión podríamos generar brotes psicóticos en los empleados. Mi labor a esa hora fue entregar los celulares a sus propietarios, y fui recibido como el mismísimo Mesías repartiendo pan a los hambrientos.

cels-entregados

(Otra versión de este post fue publicada en la página de Despacio, que será actualizada con más información de la evaluación interna en las próximas semanas – véala aquí)

 

(Visited 2.094 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. david494834

    Ideologías de un Explotador Negrero!
    Tristemente estamos en un país donde el empresario más miserable tanto para pagar nomina a sus empleados como en su sentido de gratitud hacia los mismos es el empresario que tiene las de ganar y es siempre muy bien visto en la sociedad… Porque no pensar en incentivar para que sus colaboradores generen grandes beneficios para su entidad “Si cuidas de tus empleados tus empleados cuidaran de tus clientes e intereses”.

  2. inconformidad

    No se qué tipo de empresa maneje, pero en los negocios actuales es absolutamente necesario el uso de celulares y nueva tecnología. Una buena estrategia es pagar por resultados. Si una persona está todo el día en la empresa, sin mirar el celular, pero sin obtener resultados, recibirá un mínimo, pero si hay alguno que está medio dia y da muy buenos resultados, se le premiará.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar