Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ecopetrol

Para nadie es un secreto que la minería en Colombia está devastando el país, no sólo por parte de algunas compañías multinacionales a las que se les han otorgado títulos mineros sin mayor control; sino también por la explotación ilegal que saquea, contamina y arruina de igual forma nuestro medio ambiente.

De hecho, la minería artesanal podría ser mucho peor que la que se hace a gran escala pues la cantidad de personas que incurren en estas prácticas, ocasiona que el efecto dañino se multiplique. A esto se suma que algunos grupos armados irregulares también están explotando indiscriminadamente estos recursos a cielo abierto, inclusive con maquinaria pesada y con las graves consecuencias que esto tiene para la nación.

La realidad de muchas zonas mineras colombianas es que la explotación que se ha realizado por décadas ha dejado más muertos, pobreza y contaminación que desarrollo. Esto mismo se repite en todo el país pues la responsabilidad social y ambiental de las empresas extractivas es casi nula y el Estado parece no tener control sobre estas compañías las cuales imponen su ley en los territorios donde tienen presencia.

Un ejemplo podría ser Muzo-Boyacá, municipio que por décadas ha sufrido la guerra que ha generado la disputa del control sobre las minas de esmeraldas por parte de particulares que se autoproclaman dueños de esas riquezas. Dicho conflicto ha traído más atraso que progreso no sólo para ese municipio sino para todo el departamento e inclusive para el resto del país, el cual ha tenido que sufrir las consecuencias de semejante barbarie donde se ha destinado más dinero a programas de seguridad que a inversión social.

No obstante, ese municipio no es el único afectado, existen muchos otros pues prácticamente las multinacionales se repartieron el territorio nacional a su conveniencia. Es por eso que hemos visto casos como el de la Drummond, que desacató la ley cuando fue sancionada por verter carbón al mar. El de Cerromatoso, donde el Estado regala el mineral por un arriendo simbólico. El de Pacific Rubiales, que se lucró con el petróleo colombiano a cambio de darle camisetas nuevas a la selección de fútbol y patrocinar torneos de golf. Además de la explotación de oro y otros minerales como el coltán, que se realiza de forma caótica por todo el país dejando una inmensa contaminación ambiental.

Si bien la explotación minera es necesaria para el desarrollo del país pues es lógico que si existen recursos hay que aprovecharlos de alguna forma, no se está haciendo con las mejores prácticas y actualmente sólo beneficia a unas pocas empresas que en su mayoría, son extranjeras. Colombia apenas está empezando a entender los efectos de tal devastación al ver contaminadas sus aguas, talados sus bosques, muertos a sus animales y con un notable incremento de la violencia en los territorios adyacentes. También con unos índices de pobreza y desempleo que contrastan con las exorbitantes ganancias que obtienen dichas compañías.

Tampoco se trata de frenar la “locomotora minera” o la inversión extranjera sino de explotar los recursos de una manera responsable, ordenada y racional. La idea de todo esto es que los ciudadanos se beneficien tanto como las multinacionales y que el Estado tenga control sobre los recursos en por lo menos un 51% por tratarse de un sector estratégico de la economía. Así se le garantizaría dividendos a la nación y se podría exigir altos estándares de calidad en materia social, ecológica y tributaria.

La solución a todos estos problemas podría ser crear una empresa como Ecopetrol para que realice el 100% de la explotación minera del país. Esto propiciaría que el Estado recibiera mayores ingresos por concepto de utilidades que bien se podrían destinar a inversión social a la vez que se protegería la naturaleza, las comunidades y se garantizaría el pago de impuestos.

La Ecopetrol de la minería necesariamente debe ser de mayoría accionaria estatal, tal como funciona la petrolera e inclusive podría ser una división de la misma. Así se tendría control sobre las decisiones a la vez que se garantizaría la inversión extranjera ejerciendo plena soberanía sobre los recursos para que las utilidades producto de su comercialización, se re-inviertan en el país. De igual forma, se podrían ofrecer paquetes accionarios para que la ciudadanía participe de las utilidades de un modo más ordenado.

No se puede seguir obviando la importancia que tiene el sub-sector de la minería para la economía colombiana y de allí la necesidad de formalizar todas las actividades relacionadas. Tampoco se puede ocultar que las multinacionales mineras ganan mucho más de lo que le dejan a Colombia y esto es fácilmente comprobable al visitar las zonas de explotación que casualmente son de las más pobres del país, situación que se debe corregir con urgencia.

Al crearse la Ecopetrol de la minería, las compañías extranjeras también se beneficiarían pues tendrían normas claras por parte del Estado al otorgarles seguridad jurídica a sus inversiones y una guía de prácticas ambientales adecuadas para cada tipo de extracción. También obtendrían mejores resultados operacionales pues la explotación se haría ordenadamente sin el caos que genera la actividad ilegal.

Otro aspecto a tener en cuenta es la creación de empleo. Según cifras del sector, las actividades mineras generan cerca de 350.000 puestos de trabajo, número que se podría aumentar al tenerse pleno control sobre los recursos. Además, valdría la pena añadirle todas las posiciones que se generarían al formalizar la actividad de cientos de personas que laboran clandestinamente.

También se debe empezar a crear industrias que transformen la materia prima para que el valor agregado se quede en el país. Es hora de que el Estado colombiano mire mucho más allá de la simple exportación de materia prima para empezar a elaborar productos terminados y semi-terminados en alianzas público-privadas. De ese modo, se llegaría a otros mercados y se generaría más puestos de trabajo a la vez que crecería la economía.

No debemos caer en la dicotomía de preguntarnos si es correcto o no el explotar los recursos naturales, el punto es hacerlo de una manera racional en que se beneficie toda la población del país y sin afectar negativamente al medio ambiente. El Estado de Colombia debe propiciar estos cambios si queremos progresar como nación y alcanzar el desarrollo anhelado o de lo contrario, seguiremos exportando commodities y acabando con los pocos recursos no renovables que nos quedan, cometiendo así un claro error estratégico.

(Visited 996 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Conozca la grave conspiración que se fraguó contra la paz en Colombia

    [caption id="attachment_7159" align="aligncenter" width="950"] El Ex-fiscal Néstor Humberto Martínez Neira y el Presidente Iván Duque. Foto: Claudia Rubio /(...)

  • Bogotá

    Los políticos estadounidenses también deben respetar la democracia colombiana

    Mediante el anterior mensaje difundido a través de un tweet, la embajada de los Estados Unidos en Colombia le ha solicitado a los políticos, y particularmente al partido de gobierno, no inmiscuirse en las elecciones presidenciales que se realizarán este 03 de noviembre de 2020. Algo en lo que todos deberíamos estar de acuerdo ya que siempre debe primar el respeto hacia los procesos democráticos de otras naciones. Sin embargo, ¿ese respeto no debería ser mutuo? Es decir, ¿Estados Unidos no debería respetar de igual manera los procesos democráticos de Colombia y de los demás países de América Latina? ¿Acaso se están sobreponiendo las elecciones estadounidenses sobre las de otras naciones del continente? Sin duda, son preguntas difíciles de contestar, pero dadas las circunstancias deberíamos intentar responderlas. En teoría, los procesos democráticos de todos los países deben ser respetados por parte de las demás naciones del mundo. Es un principio básico de la convivencia internacional. Obviamente que también se debe garantizar el derecho a opinar sobre un determinado tema como pueden ser las elecciones de otro país, pues la libertad de expresión es parte esencial de la democracia. Tal vez el problema empieza cuando se traspasa la barrera de la libre expresión para inmiscuirse de manera directa o indirecta en los procesos democráticos de otro país con la intención de obtener beneficios particulares y/o réditos políticos. Barrera que suelen traspasar sin ninguna vergüenza los gobiernos, los políticos, las empresas y hasta personajes de farándula. Lamentablemente, este es un fenómeno propio de la globalización que utilizan las diferentes corrientes políticas para influir en las elecciones. Desde las élites que conforman la ultraderecha internacional que aprovechan casos como el de Venezuela para sembrar miedo con falsas premisas como el “castrochavismo”, hasta movimientos retardatarios que se autodenominan de centro o alternativos, pero que en realidad son élites conservadoras que impiden el cambio. Asimismo, vemos a los pueblos de nuestros países luchando por sus derechos bajo lo que conocemos como fuerzas progresistas. Paulatinamente, la humanidad ha entendido que todo lo que suceda en un determinado país terminará afectando al resto del mundo. Situación que ha sido propiciada por las relaciones internacionales, por las migraciones, por las actividades comerciales, por los medios de comunicación, por las redes sociales y hasta por la actual pandemia. De esta manera, tanto los problemas como las soluciones se han hecho globales. No obstante, siempre debe primar el respeto hacia la soberanía de los demás países. Uno de los ejes de esta coyuntura se evidencia en que los movimientos hegemónicos de ultraderecha se están radicalizando para no perder el poder que siempre han ostentado. Por eso, vemos a unos partidos políticos en decadencia desesperados por no perder las elecciones. Inclusive, al punto de traspasar las fronteras de su propio país afectando los procesos electorales de otras naciones. Una muestra más de que el poder no lo tiene la ciudadanía sino las élites, lo que es muy grave para la democracia. El caso más reciente y al que hace alusión la embajada de los Estados Unidos en Colombia involucra al partido de gobierno. El cual, ha generado una enorme polémica por, presuntamente, haber realizado actividades proselitistas a favor de un candidato a la presidencia de los Estados Unidos tanto en territorio colombiano como en territorio estadounidense. Actividades en las que, incluso, se presume la participación directa del actual embajador colombiano. Un caso que ha sido ampliamente difundido por la prensa y socializado por senadores de ambas naciones. De hecho, el pasado 24 de octubre los congresistas demócratas Gregory Meeks y Rubén Gallego manifestaron en una columna de opinión su rechazo a que varios políticos colombianos, que a su vez son miembros del partido de gobierno, estén abusando de su rol para influir en las elecciones estadounidenses. Una situación sin precedentes en las relaciones bilaterales entre Colombia y Estados Unidos y que denota la gravedad de que el partido de gobierno que preside Colombia ostente el poder desde hace tanto tiempo con la complacencia de los gobiernos de otros países, incluyendo el de los Estados Unidos. Si profundizamos en el tema, entenderemos que este caso es muy grave para la democracia ya que los políticos colombianos no fueron elegidos para realizar actividades proselitistas a favor de candidatos extranjeros ni para interferir en los procesos electorales extranjeros. Asimismo, sería muy grave que el actual embajador colombiano esté ejerciendo un descarado proselitismo a favor de un candidato estadounidense ya que esas no son sus funciones. Además, porque esto se puede interpretar como una interferencia directa del gobierno colombiano en las elecciones estadounidenses. No obstante, el problema es de doble vía ya que el propio presidente de los Estados Unidos y actual candidato a la reelección ha utilizado la estrategia del "castrochavismo" con la intención de captar el voto latino en estados como el de la Florida. De esa manera, ha asociado sin ningún fundamento a su contrincante con el socialismo mediante imágenes descontextualizadas de archivo con personajes como Nicolás Maduro. Asimismo, lo ha señalado de ser socialista por las opiniones que en el pasado manifestó a su favor el también candidato a la presidencia de Colombia Gustavo Petro, quien respondió al señalamiento y quien recibió una nueva respuesta atizando el asunto:     En otras palabras, la campaña reeleccionista del actual presidente de los Estados Unidos también se está inmiscuyendo en los procesos democráticos internos de Colombia al descalificar de forma irresponsable a un candidato presidencial como lo es Gustavo Petro. Del mismo modo, esa campaña está irrespetando a la justicia colombiana al felicitar al señor Uribe y calificarlo como “héroe” cuando salió de su detención domiciliaria en la cual estuvo por, presuntamente, haber cometido una serie de delitos de los cuáles aún no ha sido eximido. "Felicitaciones al expresidente Álvaro Uribe, un héroe, un exgalardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad y un aliado de nuestro País en la lucha contra el CASTRO-CHAVISMO. ¡Siempre estaré con nuestros amigos colombianos!", escribió Trump en su cuenta de Twitter: Otro caso que también valdría la pena recordar es el del senador estadounidense Marco Rubio, quien tuvo el descaro de viajar a la frontera colombo-venezolana para hacer política a costa del tema venezolano. Situación que afecta gravemente al hermano país, pero que también afecta a Colombia. Sin embargo, al populista de Rubio no le importó utilizar el sufrimiento de nuestras gentes para ganar votos en los Estados Unidos mediante un espectáculo deplorable. Además de lo anterior, hay casos que ya se pasan del oportunismo político al fanatismo como es la afirmación que hizo el congresista republicano Mario Díaz Balart a una emisora colombiana donde dijo que el expresidente Álvaro Uribe Vélez es como Abraham Lincoln, pero al estilo colombiano. Claramente, esa afirmación irrespeta tanto a los Estados Unidos como a Colombia al comparar a un personaje histórico como lo fue Lincoln con un personaje tan cuestionable como lo es el señor Uribe. Entonces, a la vez que la embajada estadounidense le solicita a los políticos de ultraderecha de Colombia no interferir en sus elecciones, permite que los políticos de ultraderecha de Estados Unidos interfirieran en los procesos democráticos colombianos. Asimismo, observamos que aunque la embajada estadounidense resalta la relación bipartidista que existe con Colombia, ha centrado esa relación en el partido de gobierno colombiano dejando a un lado a la oposición y a la ciudadanía. Algo que tiene como resultado el abuso de poder dentro de Colombia y la interferencia en las elecciones presidenciales estadounidenses. Es importante que en Estados Unidos se entienda que no está bien apoyar desmedidamente los intereses del partido de gobierno colombiano el cual además de ser extremista, está generando unos niveles de violencia, de corrupción y de pobreza nunca antes vistos. Además, no está bien ignorar a la oposición ni a la ciudadanía colombiana que está desamparada y que carece de garantías democráticas. Del mismo modo, en Estados Unidos deben comprender que quienes realizan lobby político en estados como el de la Florida, no representan al total de los colombianos, sólo a unas élites que buscan su propio beneficio. También sería bueno que los políticos de los Estados Unidos dejen de utilizar el tema de Venezuela para ganar adeptos ya que esa es una práctica propia de los populistas. Asimismo, deberían limitar sus campañas al territorio estadounidense sin inmiscuirse en los asuntos internos de países como Colombia. Del mismo modo, tanto el gobierno estadounidense como sus políticos y su embajada, deben dejar de usar los visados como herramienta de manipulación política, más cuando diversos organismos internacionales tienen sede en ese país. De hecho, los procesos de visado hacia los Estados Unidos deben ser modificados con el fin de que sean más democráticos e incluyentes. Estados Unidos es una gran nación, pero debe recuperar sus valores democráticos. Los estadounidenses necesitan volver a las aulas de clase para recordar que no son dueños del mundo y que deben respetar la cultura, el idioma y la soberanía de los demás países. Asimismo, deben entender que la democracia no consiste en satisfacer a toda costa los intereses de las élites, sino en buscar el beneficio de las mayorías. De igual forma, deben entender que la democracia no consiste en que todos piensen igual o sean iguales, sino en valorar y defender la diversidad y en realizar acuerdos en medio de las diferencias. Independientemente de quien gane las elecciones en los Estados Unidos, es claro que ese país deberá trabajar por optimizar su democracia. Esto incluye desde modificar el lenguaje violento de los partidos, hasta elevar el nivel ético de los medios. Asimismo, es claro que Estados Unidos deberá revisar su relación con Colombia de modo tal que se deje de priorizar la relación con el partido de gobierno, para también interactuar con la oposición y la ciudadanía.  

  • Bogotá

    ¿Cómo mejorar la seguridad vial?

    [caption id="attachment_7142" align="aligncenter" width="950"] Foto: Milton Díaz / EL TIEMPO.[/caption] La seguridad vial es cada vez más importante para(...)

  • Bogotá

    Minga: El pueblo es superior a sus dirigentes

    [caption id="attachment_7132" align="alignnone" width="950"] César Melgarejo / EL TIEMPO[/caption] Respecto a la Minga, lo primero que debemos entender es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El Fondo Nacional de la Esmeralda alimentado por una contribución parafiscal para el desarrollo de las industrias de talla y joyería, ¿en qué quedó? Tal vez en la miopía de nosotros, los colombianos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar