Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Screenshot 2020-05-29 at 15.05.25

La ex ministra del MinTIC Sylvia Constaín en compañía de la actual ministra Karen Cecilia Abudinen Abuchaibe.

Con la premisa de “Conectar a todo el país y conectarlo bien” en una nación en la que el internet tiene una penetración del 61%, lo que representa unos 20 millones de colombianos sin conexión según datos del MinTIC, fue sancionada la Ley de Modernización del Sector de las TIC (Ley TIC 1978 de 2019) con la idea de reducir dicha brecha digital (entre otros asuntos).

Esta ley busca que el Estado tenga un rol más protagónico en cuanto a regulación, promoción y concesiones dentro del sector. De ese modo, se pretende que los operadores de telefonía e internet móvil, los servicios de telefonía e internet domiciliario y los canales de televisión pública y privada; tengan una “regulación actualizada” en lo que se refiere a licencias, inversión, despliegue de infraestructura y desarrollo de tecnologías.

No obstante, esta ley ha generado muchas preocupaciones ya que se cree que está beneficiando a los operadores de servicios de telecomunicaciones privados sobre los públicos. Asimismo, se observa que privilegia a los operadores de televisión y radio privados con perjuicio directo en los contenidos públicos y a costa de la libertad de expresión e incluso, poniendo en riesgo la propia seguridad nacional. Igualmente, existe una preocupación por el rol regulatorio que tendrá el Estado pues se puede prestar para censura y/o favorecimientos indebidos.

En términos generales, los puntos más polémicos de la ley son:

1. Extensión del periodo de concesión de los operadores privados

Aunque inicialmente se había propuesto que se pasara de 10 a 30 años, se estableció que el nuevo periodo sería de 20 años.

Antes de esta ley, en Colombia se concedían licencias por 10 años, un plazo que los operadores señalaban como excesivamente corto. Según el MinTIC, la extensión tiene como objetivo «facilitar la implementación de estrategias y garantizar las inversiones en el sector».

Sin embargo, la posición del MinTIC es totalmente cuestionable al igual que la de los operadores privados ya que el espectro radioeléctrico es patrimonio de los colombianos y por ello, el Estado debe ejercer soberanía sobre el mismo. Conceder licencias por 20 años es totalmente excesivo e inconveniente, más cuando se trata de un sector tan estratégico.

Sin ir más lejos, ello equivale a entregar todo el mar de Colombia o la totalidad de nuestro espacio terrestre o aéreo para que ciertas compañías privadas ya sean nacionales o extranjeras, exploten económicamente a su antojo dicha concesión por un periodo de tiempo similar. Lo anterior con la absurda excusa de “facilitar la implementación de estrategias y garantizar las inversiones”.

Ligado a lo anterior, algo que preocupa mucho de esta ley es lo siguiente: “Como parte de las contraprestaciones por el uso y aprovechamiento del espectro, la industria podrá hacer uso del modelo de ‘obligaciones de hacer’, es decir, la sustitución del pago en dinero por el despliegue de infraestructura u otro servicio técnico pactado”. De esto se puede deducir que la industria que está compuesta por los operadores de telecomunicaciones, por los operadores de radio y televisión y por las compañías de tecnología, no tendrá que pagarle al Estado colombiano ni un peso por utilizar el espectro radioeléctrico ni por explotar el ecosistema digital. Lo anterior infiere que el país está haciendo un pésimo negocio y más que eso, que se está generando un detrimento público entre otras irregularidades.

Pero lo más grave de todo esto, es que se está poniendo en riesgo la propia seguridad nacional ya que estamos hablando de las telecomunicaciones del país. El que un sector tan estratégico esté bajo el dominio de compañías privadas sin importar si son nacionales o extranjeras, representa una seria amenaza pues se pone en peligro la confidencialidad de los ciudadanos, de las empresas y la del propio Estado.

2. Creación de un fondo único para el sector integrado por el Fondo Único de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (FonTIC) y por el Fondo para el Desarrollo de la Televisión y los Contenidos (FonTV)

En general, este fondo podría ser una oportunidad para que se aprueben desde un mismo Ente administrativo los recursos que se necesitan para la promoción de las TIC y el desarrollo de la televisión y los contenidos. Sin embargo, es necesario que se fijen cuotas porcentuales y rubros mínimos que garanticen la inversión pública que requiere el sector, no solo en cuanto a infraestructura se refiere sino también en cuanto a la producción de contenidos.

Respecto a la forma de recaudar los recursos, no solo se debería cobrar un porcentaje de la pauta publicitaria que se venda ya que los canales y emisoras reciben ingresos por diversos conceptos. Lo más justo y conveniente es que los canales privados y las emisoras al igual que los operadores de telecomunicaciones y la compañías de tecnología, paguen por su utilidad final la cual debe ser minuciosamente verificada por distintas auditorías externas y confirmadas por el Estado a través de un Ente regulador.

Por lo anterior, es necesario que la administración de este nuevo fondo esté compuesta por un equipo multidisciplinario que se encargue de asegurar que se recauden los rubros justos, que el presupuesto asignado se invierta eficientemente y que el sector TIC cuente con los recursos necesarios para su funcionamiento.

3. Creación de un Ente regulador convergente en reemplazo de los tres organismos anteriores: (la Agencia Nacional del Espectro, la Agencia Nacional de Televisión y la Comisión de Regulación de Comunicaciones)

La ley plantea la creación de un regulador integrado por dos juntas. La primera, que en teoría sería la Comisión de Regulación de Comunicaciones, se encargará de “promover la competencia en los mercados de las redes y los servicios de telecomunicaciones”. Esta estaría integrada por el Ministro TIC, un comisionado designado por el Presidente, un comisionado elegido por canales regionales de televisión y dos comisionados escogidos por concurso que haría el Departamento Administrativo de la Función Pública.

La segunda junta, llamada Sesión de Comisión de Contenidos Audiovisuales, se enfocaría en los asuntos asociados al pluralismo informativo y a la defensa y el derecho de los televidentes, niños y adolescentes. La propuesta es que tal junta esté conformada por un miembro elegido por los operadores públicos regionales del servicio de televisión, un miembro del sector audiovisual mediante concurso público realizado por el Departamento Administrativo de la Función Pública y un miembro de la sociedad civil elegido igualmente por concurso público.

Este cambio puede representar una ventaja al eliminar el exceso de burocracia, al aumentar la eficiencia de las operaciones y al evitar las discrepancias conceptuales. Sin embargo, es importante que la dirección de este nuevo Ente regulador esté integrada por los distintos actores del sector en su justa proporción, de modo tal que esté representado tanto el sector privado como el público al igual que la ciudadanía en general.

Otra opción podría ser la creación de una Superintendencia que esté adscrita al MinTIC pero que a la vez, mantenga la independencia. Asimismo, dicha función podría delegarse a la Superintendencia de Industria y Comercio ya que finalmente, esta cuenta con mayor experiencia y actualmente, es la encargada de regular muchos de los asuntos relacionados con el sector.

Temas que faltan por analizar

Más allá de los puntos anteriores, no se están debatiendo algunos asuntos que se deben abordar como es la apropiación del espectro radioeléctrico colombiano por parte de un duopolio mediático privado y la necesidad de expedir una Ley de Medios más democrática. Tampoco se está contemplando la necesidad de que lleguen nuevos operadores de servicios de telecomunicaciones convencionales ni la oportunidad que representan las Alianzas Público-Privadas para desarrollar el sector.

Igualmente, no se está considerando la defensa de las empresas públicas y de capital mixto como la ETB ni la importancia de que lleguen nuevos actores disruptivos que generen una evolución del sector. Tampoco se está contemplando que el simple acceso a internet no garantiza el desarrollo del país y que los altos precios de los servicios y de los dispositivos, también representan un impedimento para reducir la brecha digital. Otro asunto que se está ignorando por completo es el papel de las compañías extranjeras de tecnología que explotan el ecosistema digital colombiano.  Asimismo, no se está considerando la ciberseguridad que debe tener el Estado.

Desglosemos los temas a continuación:

1. La apropiación de espectro radioeléctrico colombiano por parte de un duopolio mediático privado y la necesidad de expedir una nueva Ley de Medios más democrática: No es un secreto que los dos únicos canales de televisión con cobertura nacional y todas las emisoras radiales del país, están en poder de un duopolio mediático privado conformado por RCN y Caracol. Por lo anterior, ampliar sus licencias a 20 años representa una concentración de poder en manos de unos cuestionables grupos económicos que han sido señalados entre otras cosas de polarizar el país, conspirar contra el proceso de paz y enriquecerse de forma descarada al no tener competencia.

Si además tenemos en cuenta que se ha impedido de mil formas que salga al aire el “tercer canal” y que el Canal Uno está en riesgo de ser desfinanciado, entenderemos que se está buscando beneficiar a dicho duopolio privado sobre los demás sectores del país.

Es claro que ni la libertad de prensa ni la libertad de expresión ni mucho menos la democracia, se encuentran garantizadas en Colombia con la actual distribución del mercado de medios. Por consiguiente, es necesario que salgan al aire nuevos canales de televisión tanto privados como públicos y que las frecuencias de las emisoras radiales sean redistribuidas de modo que se garantice la participación de distintos sectores de la sociedad.

Colombia necesita con urgencia redistribuir el mercado de los medios de modo que se asigne de manera proporcional un 33% para medios públicos, un 33% para medios privados y el 34% restante para medios comunitarios. Esto le daría voz a las comunidades que históricamente han sido excluidas por el duopolio privado dominante y a la vez, se garantizaría una verdadera democracia en la que participen todos los sectores del país.

2. La necesidad de que lleguen nuevos operadores de servicios de telecomunicaciones convencionales: Cuando al país llegaron empresas como Comcel, sus licencias se concedieron por 10 años, tiempo que fue suficiente para que se cometiera una serie de abusos hacia el consumidor y para que su propietario Carlos Slim se convirtiera en uno de los hombres más ricos del mundo. El otorgarle una licencia por 20 años a los actuales operadores, no garantizará de ningún modo la inversión ni la innovación ni unas tarifas justas o un servicio óptimo. Por el contrario, se podría repetir lo que ocurrió en los 10 primeros años de la telefonía celular.

Lo más conveniente es que periódicamente, lleguen nuevos operadores y que las licencias sean menores a las planteadas por el gobierno o inclusive, menores a las actuales pues entre más competencia exista, más se esforzarán las empresas por ofrecer un mejor servicio con tarifas más asequibles hacia el consumidor. Además, pretender extender las licencias para que los actuales operadores exploten indefinidamente la tecnología vigente, no tiene sentido ya que en poco tiempo, esta será obsoleta.

3. La oportunidad que representan las Alianzas Público-Privadas (APP) para desarrollar el sector: No es necesario otorgar licencias por 20 años y entregar de ese modo la soberanía del espectro radioeléctrico colombiano. Basta con realizar Alianzas Público-Privadas de manera que el Estado y los inversionistas privados, trabajen en sinergia tanto por el desarrollo de Colombia como por las utilidades de las empresas en un periodo mucho menor el cual se limite al desarrollo de un determinado proyecto.

Por medio de las APP, se podrían fijar objetivos claros de modo que el Estado cumpla con sus obligaciones en cuanto a inversión social y a la vez, las compañías privadas amplíen sus mercados en un perfecto gana-gana que tenga como principal objetivo el desarrollo del país y el beneficio de la ciudadanía.

4. La defensa de las empresas públicas y de capital mixto como la ETB: Es inaudito que la Ley TIC 1978 de 2019 que sancionó el gobierno, no blinde a las empresas como la ETB aun cuando pertenecen a un sector estratégico de la economía. Esta compañía bogotana es un verdadero ejemplo de pujanza y desarrollo tecnológico, pretender que los operadores extranjeros acaparen el mercado y no garantizar la supervivencia de este tipo de empresas, es un error del Ministerio TIC.

5. La importancia de que lleguen nuevos actores disruptivos que generen una evolución del sector: En cuanto a tecnología se refiere, no se deben hacer planes a tan largo plazo (10 años) ni mucho menos a 20 años como lo impone la Ley TIC 1978 de 2019. Lo correcto es que la legislación garantice la llegada de otros actores al mercado que inviertan en nuevas tecnologías y que realicen cambios disruptivos. El Estado no debe hacer énfasis en prolongar la misma tecnología por tantos años con la intención de que los actuales operadores recuperen su inversión, esto sólo ocasionará que el país se atrase y no vaya a la vanguardia internacional.

Por otro lado, la innovación tecnológica no sólo proviene de Google, Facebook, Twitter, Amazon, Microsoft y demás compañías estadounidenses que tienen presencia en el país y que incluso, ya están ofreciendo servicios no contemplados en la Ley TIC 1978 de 2019. Es obvio que en un futuro inmediato, el sector TIC contará con nuevos actores por lo que el país debe incentivar su llegada eliminando las barreras de entrada y facilitando sus operaciones. Un ejemplo es la apertura que debería tener el Estado colombiano hacia las compañías de tecnología de origen chino como Huawei y Xiaomi porque además de ofrecer dispositivos de última generación a bajo costo, son pioneras en tecnología 5G.

Adicionalmente, El Estado debe hacer énfasis en el surgimiento de compañías de tecnología de origen nacional y no tanto en la entrega de su espectro radioeléctrico a empresas extranjeras. De hecho, no se está aprovechando el enorme potencial que tiene Bogotá ya que esta ciudad es conocida en el mundo por su amplio despliegue de infraestructura tecnológica, por su alta innovación, por ser la sede de numerosos compañías de tecnología y por ser el mercado más importante de Colombia y uno de los más relevantes de América Latina.

6. El simple acceso a internet no garantiza el desarrollo del país: Es claro que el actual gobierno colombiano y el MinTIC se equivocan al creer que con sólo extender la cobertura del internet, el país estará desarrollado. Más cuando el método que utilizan es la ampliación de licencias y la prolongación de una misma tecnología de forma indefinida.

Y es que no solo se trata de extender el acceso a internet a lo largo y ancho del país, el Estado también debe garantizar otros derechos de los colombianos como es el acceso al sistema de salud, al de educación y al de trabajo.

7. Los altos precios de los servicios y de los dispositivos: El Estado colombiano se está preocupando más por extender la infraestructura de los operadores privados, que por el acceso real de los ciudadanos a esta clase de servicios. Lo peor es que al existir tan pocos competidores y concederles tantas prerrogativas, los consumidores se verán obligados a pagar sumas exorbitantes por tecnologías que podrían estar obsoletas en los próximos meses.

Otro asunto es el precio de los diferentes dispositivos, es urgente que se regule el tema de manera que no sean tan costosos para el consumidor. No tiene sentido contar con acceso a internet si se carece de un computador, de una tableta o de un teléfono inteligente. Una buena forma sería incentivar la competencia, no grabarlos con el IVA y procurar ensamblarlos o fabricarlos en Colombia.

8. El papel de las compañías extranjeras de tecnología que explotan el ecosistema digital colombiano: Algunas compañías de tecnología de origen estadounidense que llegaron a Colombia como Google, Facebook, Twitter, Amazon y Microsoft están siendo seriamente cuestionadas porque obtienen grandes utilidades sin generar suficientes puestos de trabajo directo, sin pagarle impuestos al fisco colombiano y sin trasferirle tecnología al país. Además, porque se han apropiado de los datos de sus usuarios e incluso, los han compartido con terceros incluyendo a las agencias de seguridad de los Estados Unidos. Esto conlleva a preguntarnos si realmente estas compañías se pueden considerar como inversión extrajera o si por el contrario, son unidades de espionaje internacional que se apropian de los datos de los ciudadanos, de las empresas y de los gobiernos.

9. No se está considerando la ciberseguridad que debe tener el Estado colombiano: En concordancia con el punto anterior, los recientes escándalos de espionaje propiciados por las agencias de seguridad y las compañías de tecnología de los Estados Unidos han puesto en riesgo la confidencialidad de personas, empresas y Estados en todo el planeta. Por lo anterior, Colombia debe tomarse muy en serio su defensa en cuanto a seguridad informática se refiere. Tanto los ciudadanos como las empresas y el mismo Estado, deben prever que pueden ser víctimas del espionaje ilegal y de ataques cibernéticos. Lamentablemente, la Ley TIC 1978 de 2019 no contempla un aspecto tan importante como este. De hecho, ni siquiera se ha pensado en realizar un Acuerdo de Transferencia de Datos con otros países.

Conclusión

Ley de Modernización del Sector de las TIC (Ley TIC 1978 de 2019) viola la soberanía colombiana y pone en riesgo la seguridad nacional. Asimismo, es claro que pretende una hegemonía de los medios privados bajo la figura de duopolio, lo que a su vez atenta contra la libre expresión y la democracia. Por si fuera poco, somete al país a un detrimento público al privilegiar los ingresos de los operadores privados de telecomunicaciones y de algunas empresas extranjeras de tecnología que explotan el ecosistema digital colombiano sin pagar impuestos, sin generar empleo directo y sin ejercer su responsabilidad social.

Adicionalmente, existe el agravante de que muy seguramente, dichas compañías de tecnología están realizando espionaje ilegal y apropiándose de los datos de sus usuarios incluyendo ciudadanos, empresas y gobiernos. Sumado a lo anterior, esta ley es inconveniente porque condena al país a un costoso atraso tecnológico ya que extiende por mucho tiempo las tecnologías vigentes e impone barreras de entrada a nuevos competidores.

(Visited 879 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Los políticos estadounidenses también deben respetar la democracia colombiana

    Mediante el anterior mensaje difundido a través de un tweet, la embajada de los Estados Unidos en Colombia le ha solicitado a los políticos, y particularmente al partido de gobierno, no inmiscuirse en las elecciones presidenciales que se realizarán este 03 de noviembre de 2020. Algo en lo que todos deberíamos estar de acuerdo ya que siempre debe primar el respeto hacia los procesos democráticos de otras naciones. Sin embargo, ¿ese respeto no debería ser mutuo? Es decir, ¿Estados Unidos no debería respetar de igual manera los procesos democráticos de Colombia y de los demás países de América Latina? ¿Acaso se están sobreponiendo las elecciones estadounidenses sobre las de otras naciones del continente? Sin duda, son preguntas difíciles de contestar, pero dadas las circunstancias deberíamos intentar responderlas. En teoría, los procesos democráticos de todos los países deben ser respetados por parte de las demás naciones del mundo. Es un principio básico de la convivencia internacional. Obviamente que también se debe garantizar el derecho a opinar sobre un determinado tema como pueden ser las elecciones de otro país, pues la libertad de expresión es parte esencial de la democracia. Tal vez el problema empieza cuando se traspasa la barrera de la libre expresión para inmiscuirse de manera directa o indirecta en los procesos democráticos de otro país con la intención de obtener beneficios particulares y/o réditos políticos. Barrera que suelen traspasar sin ninguna vergüenza los gobiernos, los políticos, las empresas y hasta personajes de farándula. Lamentablemente, este es un fenómeno propio de la globalización que utilizan las diferentes corrientes políticas para influir en las elecciones. Desde las élites que conforman la ultraderecha internacional que aprovechan casos como el de Venezuela para sembrar miedo con falsas premisas como el “castrochavismo”, hasta movimientos retardatarios que se autodenominan de centro o alternativos, pero que en realidad son élites conservadoras que impiden el cambio. Asimismo, vemos a los pueblos de nuestros países luchando por sus derechos bajo lo que conocemos como fuerzas progresistas. Paulatinamente, la humanidad ha entendido que todo lo que suceda en un determinado país terminará afectando al resto del mundo. Situación que ha sido propiciada por las relaciones internacionales, por las migraciones, por las actividades comerciales, por los medios de comunicación, por las redes sociales y hasta por la actual pandemia. De esta manera, tanto los problemas como las soluciones se han hecho globales. No obstante, siempre debe primar el respeto hacia la soberanía de los demás países. Uno de los ejes de esta coyuntura se evidencia en que los movimientos hegemónicos de ultraderecha se están radicalizando para no perder el poder que siempre han ostentado. Por eso, vemos a unos partidos políticos en decadencia desesperados por no perder las elecciones. Inclusive, al punto de traspasar las fronteras de su propio país afectando los procesos electorales de otras naciones. Una muestra más de que el poder no lo tiene la ciudadanía sino las élites, lo que es muy grave para la democracia. El caso más reciente y al que hace alusión la embajada de los Estados Unidos en Colombia involucra al partido de gobierno. El cual, ha generado una enorme polémica por, presuntamente, haber realizado actividades proselitistas a favor de un candidato a la presidencia de los Estados Unidos tanto en territorio colombiano como en territorio estadounidense. Actividades en las que, incluso, se presume la participación directa del actual embajador colombiano. Un caso que ha sido ampliamente difundido por la prensa y socializado por senadores de ambas naciones. De hecho, el pasado 24 de octubre los congresistas demócratas Gregory Meeks y Rubén Gallego manifestaron en una columna de opinión su rechazo a que varios políticos colombianos, que a su vez son miembros del partido de gobierno, estén abusando de su rol para influir en las elecciones estadounidenses. Una situación sin precedentes en las relaciones bilaterales entre Colombia y Estados Unidos y que denota la gravedad de que el partido de gobierno que preside Colombia ostente el poder desde hace tanto tiempo con la complacencia de los gobiernos de otros países, incluyendo el de los Estados Unidos. Si profundizamos en el tema, entenderemos que este caso es muy grave para la democracia ya que los políticos colombianos no fueron elegidos para realizar actividades proselitistas a favor de candidatos extranjeros ni para interferir en los procesos electorales extranjeros. Asimismo, sería muy grave que el actual embajador colombiano esté ejerciendo un descarado proselitismo a favor de un candidato estadounidense ya que esas no son sus funciones. Además, porque esto se puede interpretar como una interferencia directa del gobierno colombiano en las elecciones estadounidenses. No obstante, el problema es de doble vía ya que el propio presidente de los Estados Unidos y actual candidato a la reelección ha utilizado la estrategia del "castrochavismo" con la intención de captar el voto latino en estados como el de la Florida. De esa manera, ha asociado sin ningún fundamento a su contrincante con el socialismo mediante imágenes descontextualizadas de archivo con personajes como Nicolás Maduro. Asimismo, lo ha señalado de ser socialista por las opiniones que en el pasado manifestó a su favor el también candidato a la presidencia de Colombia Gustavo Petro, quien respondió al señalamiento y quien recibió una nueva respuesta atizando el asunto:     En otras palabras, la campaña reeleccionista del actual presidente de los Estados Unidos también se está inmiscuyendo en los procesos democráticos internos de Colombia al descalificar de forma irresponsable a un candidato presidencial como lo es Gustavo Petro. Del mismo modo, esa campaña está irrespetando a la justicia colombiana al felicitar al señor Uribe y calificarlo como “héroe” cuando salió de su detención domiciliaria en la cual estuvo por, presuntamente, haber cometido una serie de delitos de los cuáles aún no ha sido eximido. "Felicitaciones al expresidente Álvaro Uribe, un héroe, un exgalardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad y un aliado de nuestro País en la lucha contra el CASTRO-CHAVISMO. ¡Siempre estaré con nuestros amigos colombianos!", escribió Trump en su cuenta de Twitter: Otro caso que también valdría la pena recordar es el del senador estadounidense Marco Rubio, quien tuvo el descaro de viajar a la frontera colombo-venezolana para hacer política a costa del tema venezolano. Situación que afecta gravemente al hermano país, pero que también afecta a Colombia. Sin embargo, al populista de Rubio no le importó utilizar el sufrimiento de nuestras gentes para ganar votos en los Estados Unidos mediante un espectáculo deplorable. Además de lo anterior, hay casos que ya se pasan del oportunismo político al fanatismo como es la afirmación que hizo el congresista republicano Mario Díaz Balart a una emisora colombiana donde dijo que el expresidente Álvaro Uribe Vélez es como Abraham Lincoln, pero al estilo colombiano. Claramente, esa afirmación irrespeta tanto a los Estados Unidos como a Colombia al comparar a un personaje histórico como lo fue Lincoln con un personaje tan cuestionable como lo es el señor Uribe. Entonces, a la vez que la embajada estadounidense le solicita a los políticos de ultraderecha de Colombia no interferir en sus elecciones, permite que los políticos de ultraderecha de Estados Unidos interfirieran en los procesos democráticos colombianos. Asimismo, observamos que aunque la embajada estadounidense resalta la relación bipartidista que existe con Colombia, ha centrado esa relación en el partido de gobierno colombiano dejando a un lado a la oposición y a la ciudadanía. Algo que tiene como resultado el abuso de poder dentro de Colombia y la interferencia en las elecciones presidenciales estadounidenses. Es importante que en Estados Unidos se entienda que no está bien apoyar desmedidamente los intereses del partido de gobierno colombiano el cual además de ser extremista, está generando unos niveles de violencia, de corrupción y de pobreza nunca antes vistos. Además, no está bien ignorar a la oposición ni a la ciudadanía colombiana que está desamparada y que carece de garantías democráticas. Del mismo modo, en Estados Unidos deben comprender que quienes realizan lobby político en estados como el de la Florida, no representan al total de los colombianos, sólo a unas élites que buscan su propio beneficio. También sería bueno que los políticos de los Estados Unidos dejen de utilizar el tema de Venezuela para ganar adeptos ya que esa es una práctica propia de los populistas. Asimismo, deberían limitar sus campañas al territorio estadounidense sin inmiscuirse en los asuntos internos de países como Colombia. Del mismo modo, tanto el gobierno estadounidense como sus políticos y su embajada, deben dejar de usar los visados como herramienta de manipulación política, más cuando diversos organismos internacionales tienen sede en ese país. De hecho, los procesos de visado hacia los Estados Unidos deben ser modificados con el fin de que sean más democráticos e incluyentes. Estados Unidos es una gran nación, pero debe recuperar sus valores democráticos. Los estadounidenses necesitan volver a las aulas de clase para recordar que no son dueños del mundo y que deben respetar la cultura, el idioma y la soberanía de los demás países. Asimismo, deben entender que la democracia no consiste en satisfacer a toda costa los intereses de las élites, sino en buscar el beneficio de las mayorías. De igual forma, deben entender que la democracia no consiste en que todos piensen igual o sean iguales, sino en valorar y defender la diversidad y en realizar acuerdos en medio de las diferencias. Independientemente de quien gane las elecciones en los Estados Unidos, es claro que ese país deberá trabajar por optimizar su democracia. Esto incluye desde modificar el lenguaje violento de los partidos, hasta elevar el nivel ético de los medios. Asimismo, es claro que Estados Unidos deberá revisar su relación con Colombia de modo tal que se deje de priorizar la relación con el partido de gobierno, para también interactuar con la oposición y la ciudadanía.  

  • Bogotá

    ¿Cómo mejorar la seguridad vial?

    [caption id="attachment_7142" align="aligncenter" width="950"] Foto: Milton Díaz / EL TIEMPO.[/caption] La seguridad vial es cada vez más importante para(...)

  • Bogotá

    Minga: El pueblo es superior a sus dirigentes

    [caption id="attachment_7132" align="alignnone" width="950"] César Melgarejo / EL TIEMPO[/caption] Respecto a la Minga, lo primero que debemos entender es(...)

  • Bogotá

    12 de octubre: ¡Orgullo hispano-americano!

    El 12 de octubre se celebró el Día de la Raza o Día de la Hispanidad con el fin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. nadacontralacalvicie

    Cómo siempre, artículos muy bien documentados. Expone y denuncia el problema planteando todas las aristas, con datos y tras una gran investigación.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar