Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bandera de La Gran Colombia. Foto: Wikipedia.

El 6 de octubre de 2021 se cumplieron 200 años de la creación de la primera constitución que tuvo Colombia. En 1821, fue promulgada en el municipio de Villa del Rosario, área metropolitana de la ciudad de Cúcuta, departamento de Norte de Santander.

Tal vez, el principal aspecto a destacar de esa primera Carta Magna es la creación de La Gran Colombia, que agrupaba bajo un sólo país a Venezuela, Panamá, Ecuador y la mencionada Colombia. Asimismo, incluía territorios que por acuerdos internacionales, ahora pertenecen a Nicaragua, Honduras, Brasil y Perú. 

El progresismo que tuvo la constitución de Cúcuta (como mejor se conoce) es destacable, puesto que se empezó a hablar de igualdad ante la ley, de la liberación de los esclavos, de la separación entre Estado e iglesia, de las tres ramas del poder y de una reforma educativa. Igualmente, se crearon las figuras de Presidente y vicepresidente y se fundó el congreso bicameral, la Alta Corte de Justicia, las Cortes Superiores así como los tribunales y los juzgados inferiores. 

En cuanto al régimen político, se estableció por consenso el centralismo, se crearon los departamentos y se determinó que los gobiernos se elegirían mediante el voto popular. Toda una novedad puesto que en aquella época, gran parte del mundo aún estaba bajo el dominio de las monarquías absolutas. 

Es de imaginar la escena histórica donde Simón Bolívar firma la constitución como presidente, junto a Francisco de Paula Santander como vicepresidente y con los aplausos de un congreso presidido por Antonio Nariño. Eran los comienzos de lo que pudo ser una gran potencia, más si se hubiera cumplido el sueño del Libertador de unir a toda Hispanoamérica bajo una sóla nación.   

Lamentablemente, ese proyecto de país sólo duró hasta el año 1831. Fueron muchos los inconvenientes que causaron esta separación, algunos geográficos pues la comunicación era muy difícil en un territorio tan vasto. También se presentaron rivalidades entre centralistas y federalistas y existieron intereses hegemónicos y extrarregionales, que al día de hoy nos siguen agobiando. Sin embargo, la principal razón de la disolución fue la falta de voluntad y de visión de las élites dominantes.

Por fortuna, hoy, 200 años después de aquella primera Carta Magna, Colombia sigue contando con una constitución que es reconocida a nivel internacional por su progresismo. No en vano, desde el año 1991 los colombianos podemos hablar de Estado de Derecho e incluso, interponer acciones de tutela si consideramos que nuestras garantías están siendo vulneradas.

El problema es que lo que promulga la constitución del 91 se ha venido quedando en el papel y no se ha llevado a la práctica, al menos no de una manera real que abarque al total de la población. Es así que todavía hay inequidad social e, incluso, se ha incrementado, aún cuando se divulgue lo contrario. Por dos siglos, la economía ha consistido en privatizar la riqueza y democratizar la pobreza. Los colombianos no somos verdaderamente libres.

Y es que un pueblo no es libre mientras viva en condiciones de precariedad e injusticia. Un pueblo no es libre mientras esté sometido por una élite corrupta que vive a sus expensas. Un pueblo no es libre mientras se encuentre dominado por potencias extranjeras que posan de países aliados. El pueblo colombiano no será libre mientras carezca de los derechos que conquistó hace dos siglos. 

Si somos sensatos, reconoceremos que en Colombia no hay acceso equitativo a la educación, ni a la salud, ni a la vivienda ni al empleo. Y que quienes reclaman una vida digna, son perseguidos por un régimen peor que el de la antigua monarquía. Mientras tanto, los recursos naturales del país son saqueados dejando sólo desolación y miseria. Además, las envilecidas instituciones están deslegitimadas y el Estado no representa al ciudadano. 

Los colombianos vivimos bajo una espiral de injusticia, corrupción y violencia. Aún existen privilegios de clase donde unos pocos gozan de toda clase de excentricidades, mientras la gran mayoría no puede satisfacer sus necesidades más básicas. Lo peor es que ha surgido una especie de pseudo-monarquía criolla que se cree dueña del país y que se traspasa el poder de generación en generación de forma desvergonzada. En otras palabras, el pueblo no es soberano.

Hoy, 200 años después, los ciudadanos estamos peor que en la época de la colonia. La democracia ha sido secuestrada por un perverso régimen y el subgobierno está infestado de corruptos, burócratas y asesinos. Ya ni soberanía tenemos, los colombianos no tomamos nuestras propias determinaciones pues hasta los batallones están llenos de militares extranjeros. Pasamos de estar bajo el yugo de una monarquía absoluta, a estar bajo el dominio de una ex colonia inglesa.

Los derechos que conquistaron las generaciones anteriores de colombianos reposan en el papel de las constituciones, en las estatuas y en los museos. La actual ciudadanía desconoce el valor de la libertad, de la dignidad y de la patria. Muchos creen ser libres, llegando a defender a sus propios verdugos. Sin embargo, la realidad es que son esclavos modernos que carecen de bienestar. Es época de engaño universal.

Si fuéramos realmente libres, viviríamos en un país muy diferente al actual. Tendríamos un estado de bienestar social ideal, gozaríamos de acceso a los derechos que están escritos, nos podríamos movilizar sin restricción por todo el territorio nacional y viviríamos en paz y en total felicidad.

Es paradójico que después de conformar un mismo país, panameños, ecuatorianos, venezolanos y colombianos se exijan pasaporte entre sí. También es evidente el retroceso de nuestras naciones, pues en vez de trabajar juntos, nos tratamos como extraños y lo peor, como enemigos. Algo que sucede en toda la región.

El futuro no puede ser otro que la unión. No sólo entre los países que conformaron La Gran Colombia sino entre todas las naciones que conforman Hispanoamérica, incluyendo a España. Debemos pasar de tener constituciones nacionales a gozar de derechos internacionales de manera que los pueblos se reconozcan entre sí y avancen como hermanos hacia la prosperidad que merecen.

(Visited 226 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_2772" align="aligncenter" width="1585"] Valor del dólar frente al peso 26/11/2021[/caption](...)

2

A una semana de su estreno, la nueva película de Disney,(...)

3

Viajar es una experiencia que a todos nos renueva y nos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar