Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las Cajas de Compensación son grupos económicos privados que se enriquecen con recursos públicos. Muchas personas aún tienen la idea romántica de que son cooperativas que pertenecen al pueblo, pero en realidad se trata de grandes conglomerados que, a pesar de su carácter privado, “administran” a su conveniencia el dinero de los empresarios y trabajadores colombianos.

En la pasada “Reforma Tributaria” se modificaron los aportes parafiscales afectando al ICBF y al SENA e, incomprensiblemente, dejándolas intactas. Razón por la cual siguen recibiendo el 4% del salario mensual de cada trabajador por parte de su respectivo empleador, lo que en términos monetarios suman más de 7 billones de pesos al año. El ICBF y el SENA pasaron al nuevo sistema que recauda según las utilidades que reporte la empresa. La pregunta es: ¿por qué unos sí y otros no?

Actualmente les están adjudicando una serie de responsabilidades que no deberían tener, pues son funciones propias del Estado. Ejemplo de esto son los programas de vivienda de interés social y prioritario y los subsidios de desempleo. No se critica aquí el otorgar un techo o un subsidio a los más pobres, sino el hacerlo a través de tan cuestionadas organizaciones. Lo más grave es que también están mercantilizando los derechos a la educación y a la salud de los colombianos y eso es inaceptable.

En cuanto a la vivienda, las Cajas de Compensación han comercializado por años unidades de interés social que más parecen cajetillas de fósforos, donde, inclusive, los trabajadores se vieron sometidos a sistemas injustos como el UPAC. El gobierno de Santos, a través del ex vicepresidente Germán Vargas Lleras, del ex ministro de Trabajo Luis Eduardo Garzón y de su antecesor Rafael Pardo, cometió el error de adjudicarles parte de la administración de las viviendas “gratis” que pagamos todos los colombianos. No obstante, el gobierno uribista de Iván Duque está cometiendo exactamente el mismo error e, inclusive, empeorando la situación.

Los subsidios al desempleo reglamentados por el Ministerio del Trabajo de la cual es adscrita la Superintendencia que supuestamente las vigila, buscan aparentemente que quienes pierdan su empleo, sean apoyados con orientación y capacitación y puedan seguir cotizando al sistema de salud, pensiones y subsidio familiar durante seis meses. Sin embargo, estas contribuciones que vienen siendo lo mismo que las cesantías, podrían canalizarse a través del sistema financiero ganando intereses a favor del cotizante. Además, existe una especie de chantaje ya que, sólo se otorgan a quienes hayan contribuido a las Cajas con 6 meses de antelación y únicamente se hace por un periodo igual así se haya abonado por más tiempo.

Adicional a esto, hace poco se estableció que todos los trabajadores del servicio doméstico se afilien a las Cajas de Compensación de forma obligatoria. Pero como sucede desde que implementaron la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA), es imposible contribuir por menos de un mes ya que se exige que se abone como mínimo por ese periodo. Esto ocasiona que muchos empleadores no coticen al sistema por una persona que sólo trabaja por días o por horas. Asimismo, el personal de servicio doméstico no gana lo suficiente para disfrutar de los servicios que ofrecen las Cajas porque son muy costosos.

Lo peor es que ahora las Cajas de Compensación pretenden extender sus tentáculos a la población rural sin tener la infraestructura para eso, pues ni siquiera cubren con eficiencia al total de sus afiliados urbanos. Esto sólo les daría más poder y dinero a las 43 Cajas existentes, cuyos ingresos totales ya superan los $20 billones de pesos anuales incluidos los más de 7 billones que reciben por concepto de parafiscales. Sin embargo, en ningún momento se garantizaría que los beneficios lleguen a los ciudadanos que viven en esas zonas, pues allí se presenta una gran informalidad laboral y además están localizados de forma dispersa.

Otro negocio al que se dedicaron las Cajas es al de las EPS, con el cual ya se apropiaron de la tercera parte del sistema de salud colombiano al tener más de 14 millones de afiliados. Además, algunas de estas compañías cuentan con grandes cadenas de droguerías en todo el país, monopolizando de ese modo la distribución de los medicamentos. Lo grave es que, al parecer, el Estado les permite realizar integración vertical, algo que se supone está prohibido por la ley.

Recientemente, los supermercados de una de las Cajas de Compensación más grandes del país pasaron a ser operados por una famosa cadena de almacenes, esa transacción sumó $122.219 millones de pesos. Por su parte, la cadena de almacenes le vendió a la Caja las droguerías que eran de su propiedad por $39.549 millones. Igualmente, acordaron la enajenación de las droguerías ubicadas en dicho grupo de almacenes a favor de la Caja por $35.254 millones de pesos.

La educación, que también es un derecho, está siendo comercializada por las Cajas que tienen desde colegios hasta fundaciones universitarias donde los estudiantes pagan matrículas elevadas, desproporcionadas a la calidad ofrecida y de poco acceso a sus afiliados. Lamentablemente, el sistema educativo colombiano permite que todos los días entren en funcionamiento institutos de dudosa calidad académica que, en realidad, son verdaderas fábricas de diplomas y lo peor es que están utilizando al ICETEX para sus fines.

Otra modalidad de negocio de las Cajas son los clubes recreo-deportivos, los cuales tienen tarifas muy altas que no están al alcance de los trabajadores. Es injusto que una persona que gana escasamente un SMLV le toque pagar desde la entrada hasta cada servicio que utiliza sin mayor diferencia con lo que cancela un particular. Es así que estos lugares son frecuentados en su mayoría por personas distintas a los afiliados, convirtiéndose en unas instalaciones pagadas por muchos, pero disfrutadas por pocos.

De hecho, algunos de estos clubes han sido tan mal manejados que su administración ha estado por mucho tiempo en manos del personal de vigilancia, cometiéndose de ese modo una serie de arbitrariedades y abusos en contra de sus propios trabajadores, proveedores y afiliados. Además, estos clubes se han convertido en una especie de premio a personajes “apadrinados” que sin tener las competencias, terminan operando dichas unidades de negocio y haciéndose llamar dizque gerentes.

Las concesiones representan otra irregularidad dentro de las Cajas de Compensación. Muchos comerciantes han mal-invertido en esos espacios viendo sus capitales sometidos a una serie de prácticas anti-comerciales en las cuales, siempre terminan perdiendo. Existen casos impresentables donde trabajadores de esa modalidad de negocio, fueron víctimas de abusos administrativos e inclusive, fueron denunciados de manera infame y desproporcionada por abogados tinterillos que trabajan para las Cajas. Todo con el fin de que no se hagan públicos los numerosos incidentes en que se violaron sus derechos a nivel laboral, comercial y personal.

El sector financiero tampoco ha escapado a las garras de las Cajas de Compensación. Los préstamos que conceden tienen intereses similares a los de un banco y en la gran mayoría de veces, son colocados para consumir sus propios servicios. Los centros comerciales son otro negocio de estos grupos económicos, algunas Cajas han adaptado sus instalaciones para este fin y alquilan a terceras compañías locales por grandes sumas de dinero en contratos que no concuerdan con su objeto social.

No hace mucho fue inaugurado un “lujoso” hotel en Cartagena por una Caja de Compensación que, paradójicamente, tiene su sede administrativa en Bogotá. Quienes se beneficiarán serán sus directivos, los turistas extranjeros y alguna gente de la Región Caribe. Los verdaderos afiliados, como siempre, no podrán utilizar sus servicios porque se escapan a su realidad económica y geográfica.

Para mejorar su imagen, algunas Cajas despilfarran el dinero de los empresarios y trabajadores en costosos espacios televisivos y radiales, medios impresos y hasta patrocinan equipos profesionales de fútbol. Sólo es recorrer algunas ciudades del país para ver todas sus vallas y revisar algunas revistas y periódicos para observar sus avisos. Lo más absurdo es que también le están entregando premios a la ciudadanía, ignorando que no existe ningún mérito en recibir una medalla o una copa por parte de una organización burocrática.

Otro asunto que no se ha investigado lo suficiente es la subcontratación que realizan las Cajas a otras compañías. Se deberían revisar todos los contratos que estas organizaciones han realizado en su existencia y establecer su cuantía y forma de adjudicación. Si administran recursos públicos, lo correcto es que sus proveedores hayan licitado en igualdad de condiciones y no hayan sido escogidos a dedo. Asimismo, urge determinar que no se presente ningún tipo de apropiación indebida, desfalco, peculado o detrimento. En ese sentido, se deben verificar todos los procesos de outsourcing.

El país mira con gran indignación que mientras el SMLV que devenga la mayoría de colombianos escasamente llega a COP$1’000.000, los salarios de los congresistas redondean los 35 millones de pesos más primas, vacaciones y otros conceptos por los que también ganan. No obstante, si se comparan los salarios de los senadores y de los representantes con los exorbitantes salarios de los directivos de las Cajas de Compensación, nos daremos cuenta que estos últimos ganan mucho más e incluso, en algunos casos, el doble de lo que devenga el presidente de la república. Lo peor es que de forma desvergonzada, dichos personajes llevan décadas atornillados en sus burocráticos cargos a costa del pueblo colombiano.

Ya que manejan dineros públicos, lo más correcto es que el país conozca el monto de los salarios del personal directivo y administrativo de las Cajas de Compensación de manera que rindan cuentas y respondan entre otras cosas: ¿por qué llevan tantos años en el mismo puesto, cómo llegaron a ser contratados y cuáles han sido los resultados de su gestión? También se debería conocer la totalidad de sus bienes y cómo fueron adquiridos al igual que el importe de sus cuentas bancarias y las de sus familiares y allegados.

Otro aspecto es la idoneidad de los directivos de las Cajas de Compensación y demás personal administrativo a quienes les encanta que les llamen “doctores” aunque no tengan título de doctorado. Se debería comprobar si dichos personajes cumplen con los requisitos académicos para desempeñarse en los cargos que ocupan y comparar los resultados con los escalafones que se exigen en el sector público. De ese modo, se podría determinar si es justo que esos burócratas ganen más, aun cuando en muchos casos no tienen las competencias y sus nóminas se paguen con parafiscales que, claramente, son dineros públicos.

Las Cajas de Compensación son intermediarios innecesarios, costosos e ineficientes que los colombianos no debemos mantener ni un día más. Son como enormes dinosaurios burocráticos que caminan gracias a los aportes de los empresarios y trabajadores, pero no a su competitividad. Su jerarquía organizacional se quedó en el siglo pasado bajo el modelo de la administración clásica. Prueba de ello es que sus directivos llevan décadas gozando de privilegios a costa de todos los colombianos y de forma arrogante, tomando decisiones arbitrarias con recursos que no son suyos e inclusive, posando como “empresarios” o “ministros” o “filántropos”, según les convenga.

Por su parte, la Superintendencia de Subsidio Familiar no hace una adecuada vigilancia y control debido a que las Cajas de Compensación tienen diversos negocios que no son de su competencia. Es por esto que en algunos casos deben ser vigiladas por la Superintendencia de Industria y Comercio, en otros por la Supersalud y así en cada sector económico en los que tienen presencia, lo que ocasiona que muchas veces no se intervengan. No obstante, es importante reiterar que la Superintendencia del Subsidio Familiar no ha ejercido un adecuado control al punto que también es necesario suprimir a esa Entidad debido a su evidente ineficacia.

Es impresentable que durante los 4 años de Pastrana, los 8 de Uribe, los 8 de Santos y los ya casi 4 de aprendizaje de Iván Duque; esas cuestionables organizaciones no hayan sido intervenidas. Tampoco es aceptable que se siga realizando un descarado lobby en el Congreso de la República y en la sede de los partidos para prolongar tan anacrónico modelo. Debemos recordar que la justicia tiene el deber de combatir la presunta corrupción que rodea a dichas organizaciones y el de impedir que las maquinarias políticas las utilicen para sus fines electorales.

Colombia debe acabar con esa retrógrada figura creada a mitad del siglo pasado e importada desde el Chile. Debemos tomar conciencia de que las Cajas de Compensación tienen que ser eliminadas porque el Estado no debe mantener a ningún grupo económico privado, mucho menos si se trata de grandes conglomerados con presencia en casi todos los sectores de la economía y que además, se lucran a costa del aparato productivo nacional. Claramente, es una de las peores burocracias que arruinan al país.

Si queremos tener un modelo económico verdaderamente competitivo, lo correcto es que esas organizaciones se sostengan por sí mismas debido a su carácter privado, que además se esfuercen por ser productivas y que liciten en igualdad de condiciones con otras compañías. Pero sobre todo, se debe procurar que las Cajas de Compensación nunca más administren recursos públicos y que dejen de enriquecerse a costa del sector público, del sector privado y de los empresarios y trabajadores colombianos.

(Visited 2.944 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Marketing Digital. Bogotá D.C. / Colombia / LATAM

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Por la dignidad del pueblo colombiano

    [caption id="attachment_6702" align="aligncenter" width="1024"] Bogotá D.C, sede de la democracia colombiana. Foto: Juan Carlos Martínez Castro. Archivo El Tiempo.[/caption](...)

  • Bogotá

    De Centros Poblados a la ETB

    Algo positivo que ha dejado el desfalco de $70.243 millones de pesos que se presentó en el Ministerio de(...)

  • Bogotá

    Conozca el absurdo modelo económico colombiano

    En Colombia encontramos productos con precios más altos que en Estados Unidos y Europa. Lo paradójico es que mientras(...)

  • Bogotá

    UPAC = ICETEX

    [caption id="attachment_7723" align="aligncenter" width="950"] Marchas por la educación pública en la ciudad de Bogotá. Foto: archivo El Tiempo[/caption] El(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En ocasiones, al concluir que todos los candidatos son corruptos, caemos(...)

2

Los proyectos ambientales en las organizaciones son una prioridad para la(...)

3

La eventual llegada del progresismo al poder en Colombia ha sido(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. diegovelez0725

    Definitivamente se debe eliminar las cajas de compensación familiar, crear un fondo como el seguro social en EE.UU. y al liquidarlas con sus activos financiar dicho fondo y establecer así un seguro de desempleo como sucede en países desarrollados y simultaneamente que esos recursos que equivalen al 4% del salario de los empleados formen parte de sus salarios, obviamente para no afectar a los empresarios estos aportes deberían negociarse. Pero eso si. Eliminar estos entes anácronicos, y corruptos.

  2. gustavogarcia0621

    De acuerdo Juan Carlos. Y vamos a preguntar cuanto paga por un almuerzo un empleados que gana salario mínimo y va con su familia a Cafam Melgar. Unicamente $ 15.000 pesitos. Es parte de la patria boba que vivimos en la economía colombiana.

  3. marinamaldona1116

    Quiero ver, que grupo Politico utiliza nuestra Constitucion y las leyes Colombianas para desmontar estas cajas de compensacion , y hacer un modelo un modelo economico competitivo que trabaje para el bienestar de Todos los Colombianos. les daremos nuestros votos !!!!! los veo !!!!

  4. marinamaldona1116

    Yo soy una victima de estas cajas, hace 20 anos compre unos lotes en el condominio santa ana, Flandes Tolima. y el Administrador es el mismo hace 20 anos, lo tenemos demandado hace 10 anos, y la corrupcion juridica Colombiana, deja que este delincuente continue cobrando cuotas de administracion elevadas, sin reuniones previas con los duenos como la ley ordena. las cajas son focos de robar a sus afiliados.

  5. jorge157154

    En los ùltimos años han salido varios artìculos al respecto denunciando esta situaciòn de las Cajas, pero a la fecha ningùn gobernante a tomado medidas para modificarlas. Totalmente cierto lo denunciado en este escrito. Lo peor es que no vale ser afiliado a una caja porque los servicios son igual o màs costosos que en cualquier otra entidad privada, entonces en que nos estamos beneficiando los trabajadores. Hay que eliminarlas pero ya. A ver que candidato se le mide y tiene mi voto.

  6. esperanza7323

    Y eso que usted no comenta sobre los contratos interadministrativos con las entidades del Estado, son miles de millones de pesos en contratación, hacen contratos por diez mil millones de pesos y los adicionan como alrededor de cinco veces su valor inicial, eso si es una danza de millones, le recomiendo que busque en las Secretarías del Distrito y verá la sorpresa que se va a llevar, ahí en esos contratos entran despedidas de funcionarios, día de la secretaria, la fiesta de navidad, en fin todas las celebraciones que usted se imagine, y lo mejor, (o lo peor?) es que todo el mundo sabe y nadie dice nada…

  7. elpueblohabla

    Totalmente de acuerdo, el Sr. Fernandéz de Soto atornillado quién acabó con Comfenalco , ahora Colsubisidio, desde hace casi 20 años, entidades que en su momento permitían tener servicios de bajo costo para su afiliados, hoy entrar y consumir un servicio de mala calidad requiere cientos de miles de pesos para un fin de semana, comencemos con la riqueza de este señor y otros que han pasado por estas cajas de compensación y los políticos o cancilleres que han hecho que se mantengan a costa de salarios paupérrimos para sus empleados y alto costo para sus afiliados que son los verdaderos propietarios de las cajas de compensación. Que verguenza de país.

  8. Excelente articulo, felicitaciones, soy empresario y tengo negocios en otros paises y me he preguntado por que en otros paises no hay Cajas de compensacion ?? Pues porque no sirven para nada, los salarios de los directivos es absurdamente alto para la labor que hacen. Mientras en Colombia no se revise todas estas cargas para el empresario muchos continuaremos trasladando nuestras empresas a otros paises.

  9. Excelente aporte escrito, pero y porque en vez de escribir, no se da a la tarea de denunciar ante los entes de control? O que hay que hacer? Tornos acciones encaminadas a denunciar ante la justicia está irregularidad, pero que no quede solo sobre el papel

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar