Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

La Ley Orgánica de Comunicación del Ecuador aprobada en junio de 2013, distribuye equitativamente el mercado en 33% para medios públicos, 33% para medios privados y 34% para medios comunitarios.

Esta ley hace parte de una tendencia latinoamericana que empezó en Argentina y que tarde o temprano se expandirá por todos los países de la región e inclusive, del mundo entero. Colombia no estará ajena a ese cambio e inevitablemente, tendrá que afrontar el debate para expedir una legislación más adecuada a los nuevos tiempos y ajustada a la democracia participativa que tanto reclama la ciudadanía.

Con dicha ley se garantizaría el derecho a expresar y difundir el pensamiento y las opiniones, el de informar y recibir información veraz e imparcial y el de fundar medios masivos de comunicación tal como lo consagra la Constitución de Colombia en su artículo 20. Igualmente, se garantizaría la no censura y la responsabilidad social así como el derecho a la rectificación en condiciones de equidad y justicia.

En Colombia, el mercado de los medios está dominado por grandes grupos económicos privados que a su vez, son propietarios de los dos únicos canales de televisión con cobertura nacional y de la totalidad de las emisoras radiales del país. Además, por distintos motivos que no son claros, no ha salido al aire el tan anunciado tercer canal a lo que también habría que añadir que los dos diarios con mayor circulación, pertenecen a poderosos empresarios así como la mayoría de las revistas de opinión.

Por lo anterior, es difícil creer que en Colombia exista libertad de prensa o libertad de expresión ya que los medios de comunicación representan en un alto porcentaje los intereses de estos grupos económicos privados y no los de un país tan diverso. Es urgente que se debata tanto en el Congreso de la República como en todos los sectores de la sociedad, esta necesaria ley con el fin de democratizar los medios y ejercer de manera efectiva un derecho tan fundamental para los colombianos.

Algunas personas aún no entienden el peligro que representa para la democracia el que los medios estén concentrados en tan pocas manos, independientemente del sector al que pertenezcan. Más que el cuarto poder, los medios de comunicación tienen la potestad de entrar en la mente de las personas e influir en su comportamiento afectando tendencias que van desde los productos que consumen, hasta su opinión política y económica. Es tan grande su influencia que una marca paga millones por un comercial de pocos segundos porque a la vez, dicha pauta genera mucho más dinero en ventas.

Esto lo saben quienes están detrás de los medios y por eso hacen cualquier cosa con tal de tenerlos en su poder. El problema es que todo tiende a ir mucho más allá del ámbito comercial implicando directamente el tema político e inclusive, llegando a poner en riesgo la propia seguridad nacional. Como consecuencia, algunos personajes han sacado provecho de su acceso a los medios para manipular a su antojo a la población, cometiendo de ese modo un claro abuso en la utilización del espectro radioeléctrico colombiano y de los medios impresos así como sus respectivas versiones en formato digital.

Debemos tener claro que la libertad de prensa no consiste en que un medio o un periodista diga de forma irresponsable y sin ninguna ética lo que le convenga a un determinado grupo económico, partido político o gobierno. Todo lo contrario, los medios y los periodistas deben trabajar para la ciudadanía y no para los entes de poder y por ello, deben ser independientes e incluso, declararse impedidos para realizar sus actividades cuando su imparcialidad frente a un tema sea evidente. Al respecto, un ex-presidente del Ecuador afirmó: “desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta”. Realidad o no según sea el caso particular de cada país, lo cierto es que la ciudadanía colombiana necesita más espacios de opinión en los medios y más que eso, empoderarse de los mismos.

Un argumento muy utilizado para definir la libertad de expresión es la analogía que existe entre el libre mercado y el mercado de las ideas, esta consiste en poner las ideas a competir en una supuesta igualdad de condiciones para que sean las personas quienes seleccionen las que más les convenga. Sin embargo, cuando unas ideas tienen mayor difusión que otras, no hay ninguna igualdad y se termina imponiendo la que más se publique así falte a la verdad. Por consiguiente, debemos procurar que la libertad de expresión no sea un privilegio para quien tenga poder y dinero sino un derecho de todos los ciudadanos.

Es allí donde entra la importancia de esta trascendental ley de medios en la cual, el mercado se divide de forma equitativa entre todos los sectores de la sociedad y de esa manera, se asegura la igualdad y la libertad de expresión como derecho fundamental. Un mercado equilibrado donde el sector privado tenga el 33%, el público otro 33% y los medios comunitarios el 34% restante; garantizaría la democracia y por tanto, empezaría a propiciar la libertad de expresión y la libertad de prensa que tanto reclama la ciudadanía. 

Por efecto, aunque el sector privado podría seguir funcionando normalmente con sus actuales medios, tendría que competir con un tercer canal y hasta 9, 10 o 100… lo mismo ocurriría con los diarios y las revistas. En cuanto a las emisoras radiales, necesariamente tendrían que ser redistribuidas ya que, en su mayoría, las frecuencias están bajo el control de dos grupos económicos. Por su parte, el sector público tendría la oportunidad de cumplir eficazmente su función social creando nuevos medios nacionales, departamentales y municipales. Algo necesario para el desarrollo ecuánime del país.

Dentro del 34% que le correspondería a los medios comunitarios están entre otras: las comunidades indígenas, las comunidades afro-colombianas, las comunidades religiosas, las comunidades LGTBIQ, las universidades, las organizaciones no gubernamentales, los corregimientos, los municipios, las veredas, la prensa alternativa y todos los demás sectores de la sociedad que hasta el momento no han tenido voz y por tanto, han sido invisibilizados debido a la actual distribución del mercado.

En cuanto a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), es clave promover la inclusión digital de manera que todos los colombianos sin excepción, participen en la construcción de un mejor país. Sin embargo, debemos tener en cuenta que tener acceso a un computador y al internet, no garantiza la libertad de prensa ni mucho menos la libertad de expresión. Para eso también se requiere tener acceso a los medios escritos, a la radio y a la televisión. Un acceso que no limite a los ciudadanos a ser simples espectadores o consumidores, sino que les permita interactuar con el resto del mundo.

Le invitamos a leer y compartir el siguiente artículo: La inaceptable censura a los medios rusos

(Visited 91 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Mercadeo & Publicidad. Magíster en Mercadeo.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Foro Económico Mundial 2023

    El Foro Económico Mundial 2023 se realizará del 16 al 20 de enero en la ciudad de Davos-Suiza y(...)

  • Bogotá

    En el Perú hay una dictadura parlamentaria

      El Perú atraviesa por uno de sus peores momentos. La derecha peruana en complicidad con Estados Unidos y(...)

  • Bogotá

    La dura lección que Panamá le dio a Colombia

    La bandera panameña consiste en un rectángulo dividido en cuatro cuarteles: el cuartel superior izquierdo es de color blanco(...)

  • Bogotá

    A los pueblos hispanos del mundo

    [caption id="attachment_7464" align="aligncenter" width="1024"] Monumento a Cristóbal Colón, Bogotá, Cundinamarca, Colombia. Foto: Museo de Bogotá.[/caption]   El 12 de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar