Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mi vida profesional ha sido un camino que en ocasiones he recorrido orgullosa y erguida y en otras, a duras penas en pie. Tengo una formación académica amplia y maravillosa, un regalo que la vida me obsequió: un pregrado, un máster, una especialización. Mejor dicho, ¿qué mejor que el set completo de diplomas para moverse en este mundo? Pero la vida, hermosa y demoledora, no te da garantías y en ocasiones tuve problemas integrando mis conocimientos, intereses y capacidades a una fuerza laboral que parecía estar empecinada en darme la espalda. No soy una víctima, ni más faltaba, simplemente quise solucionar algo que no necesitaba ser solucionado, corregir una situación que nunca estuvo rota. Una mirada al interior hubiera bastado para darme cuenta de que ya era todo lo que siempre había querido ser.

La realidad es que necesitamos trabajar y tener una fuente de ingresos que cubra nuestras necesidades, y además considero verdadera la creencia que dice que el trabajo dignifica. Pero muchos de nosotros perdemos el norte cuando navegamos el mundo laboral. Las nuevas generaciones nos hacemos más preguntas y nos cuestionamos más de lo que lo hicieron nuestros padres y aunque estoy a favor de tener el valor de hacer preguntas, sé que los interrogantes pueden dejarnos con la sensación de estar perdidos. No es difícil perderse en el caudal del sistema profesional actual, un sistema extraño y rígido, básicamente una “carrera profesional”, en donde el individuo se entrega en cuerpo y alma a la ilusión de llegar rápidamente del punto A al punto B. ¿Qué queda atrapado entre estos dos puntos? ¿Que dejamos atrás, que sacrificamos, que aprendemos?

La verdad nunca quise revelarme en contra del sistema laboral, muchas veces solo quise un pedazo de la seguridad que parecía darle a mucha gente. Inclusive pensé que mi identidad estaba definida por lo que lograra en el campo laboral. Y cargando ese mundo de presión a cuestas, no era de extrañar que estuviera muchas veces insatisfecha con mi actividad laboral. Lo intenté, pero las repetidas ocasiones que parecía ser expulsada como el oleaje expulsa algún objeto indeseado, solo me dejó por concluir que no podía seguir haciendo lo mismo esperando resultados distintos.

De ese afán solo me quedó el cansancio y una lección atesorada: ahora sé cuales de todos mis esfuerzos si funcionaron. He transitado amablemente el sendero profesional cuando logro alinearlo e integrarlo con todos los otros aspectos de mi vida que me generan pasión y estimulan mis exploraciones humanas, cuando es parte de mi total sistema, una expresión más de mi creatividad y del torrente de vida que fluye en mi interior. Ha funcionado cuando no lo trato como un fragmento aislado que debe solucionarse rápidamente porque de lo contrario mi identidad se verá afectada, cuando me siento conmigo mismo y reconozco mis capacidades emocionales, espirituales y mentales y sé que puedo ponerlas al servicio de una vida que no es la vida laboral, es simplemente la vida.

(Visited 111 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach, bloguera, escritora, autora del libro Yo debería ser flaca. Trabajo con mujeres en su relación con la comida y el cuerpo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La aceptación corporal, un tema sin resolver (Pódcast)

    La primera temporada del podcast termina y quedo con la sensación de querer más, de ir más profundo.   (...)

  • Opinión

    Amar mover el cuerpo, lejos de la cultura de dietas (Pódcast)

    A Pamela la conocí hace poco; un día de pandemia, conversamos por teléfono.   Desde ese momento, hemos tenido incontables(...)

  • Opinión

    Gordofobia y moda (Pódcast)

    Para conversar sobre Gordofobia, en este episodio del podcast invité a Luz Lancheros, periodista y docente de historia de(...)

  • Sin categoría

    El cuerpo y la calma del presente (Podcast)

    Mis exploraciones espirituales han tenido que ver con encontrar refugios que me contacten con algo de paz. 

    Curiosamente, preguntas filosóficas insondables como: quién o qué soy, me ayudan a contactar un espacio vacío en el cual descanso. Mi cuerpo me ayuda a hacerlo. Paradójicamente, el cuerpo es un punto de entrada hacia algo que me excede, que se ubica más allá de la carne. 
    Este este episodio del podcast hablo de espiritualidad. 
     
    No es fácil abordar un tema que cada persona vive de manera tan íntima. Personalmente, creo que la espiritualidad es la naturaleza de la vida. Todo vendría siendo un fenómeno espiritual. Sin duda, entrar en mi cuerpo ha posibilitado una comprensión espiritual que no tenía. Mi corporalidad es mi presente y mi ancla. La conciencia de mi cuerpo me anuda a algo más real que las ficciones de mi mente. Un verdadero refugio. 
    Te invito a escuchar el siguiente episodio del podcast de Yo debería ser flaca en asocio con Caracol Radio. Clic acá. 
    Camila Serna - coach, escritora www.francamaravilla.com  

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar