Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
seed

Me asombra el deseo que veo en las personas por reencontrarse con una versión más auténtica de ellos mismos. Todos queremos reconectar con nuestra esencia, volver a un origen que a veces solo intuimos porque nuestra aplastante cotidianidad es lo único que vemos.  A propósito de esta tendencia generalizada por retomar un camino más sincero, hace unos días tuve la oportunidad de ver una película llamada Orígenes. Es una nueva producción, liderada por un médico que durante 4 años recorrió el mundo en busca de pistas y testimonios que nos revelaran cual es el camino de vuelta a casa para la especie humana, el camino de vuelta al origen.

La película empieza con el hombre primitivo, los pequeños grupos de humanos cazadores y recolectores que iniciaron su periplo desde África, cuna de la especie humana, y conquistando el fuego y las herramientas se convirtieron en una especie exploradora del planeta, un depredador dominante. Para la raza humana hubo varios factores que permitieron su acelerado desarrollo, incluyendo el dominio del fuego para cocinar, tratar el alimento y potencializar su poder nutritivo. También influyó el hecho de que estas poblaciones eran costeras y tenían acceso a la pesca. El pescado, alto en ácidos grasos omega 3, ayudó al desarrollo del cerebro humano. Cuando aprendemos algo, nuestro maravilloso cerebro, compuesto en un 60% de grasas, cambia su estructura y aísla y encapsula nervios. Nuestra incrementada capacidad de aprender nos permitió acceder a los medios que facilitaron nuestra supervivencia.

Más allá de una serie de acontecimientos afortunados para el desarrollo de nuestra especie, la película Orígenes hace énfasis en un punto que yo encuentro fundamental: el hecho de que el ser humano hace parte de la naturaleza. El hombre primitivo lo sabía y vivía su vida entorno a esta verdad, el hombre que cazaba y recolectaba hablaba con la naturaleza, la honraba y respetaba como parte de su familia intima o de su mismo ser. La película habla de otros puntos de desconexión que hemos vivido en este trayecto humano, como nuestros hábitos alimenticios y de estilo de vida. Estos son temas de mi particular interés, pero en esta ocasión quiero resaltar nuestra actitud desnaturalizada frente a la naturaleza. Sin duda, todo está relacionado, y la manera como comemos, trabajamos, dormimos y nos relacionamos unos con otros son todos elementos fragmentados de un mismo sistema roto. Son todos reflejos de una misma imagen desunida que anhela algo que vagamente recuerda pero que le susurra insistentemente.

Somos naturaleza, es parte de nuestro ser, negarlo es negarnos. Ir en contra de la naturaleza es negar nuestro origen, nuestro hogar, nuestro tesoro. Creer que somos seres aislados de los mares, de los animales, de la lluvia y de las estrellas nos deja es una posición triste y difícil de manejar, nos aísla y nos priva de participar del milagro, de ser parte de la belleza de la vida que habita en nosotros mismos.

@camilasernah

www.francamaravilla.wordpress.com

(Visited 167 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach, bloguera, escritora, autora del libro Yo debería ser flaca. Trabajo con mujeres en su relación con la comida y el cuerpo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Calígula fue el emperador romano que le dio a su caballo(...)

2

En este receso tuve la oportunidad de conectarme con algunos estrenos(...)

3

      Muchos jóvenes se asombran al descubrir novelas de James Bond,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar