Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
prayer-eyes-closed-sad-solumn

 

Todos estamos en vilo, queremos entender qué pasó. Sé que muchos, y me incluyo, despertamos en medio de la noche y repasamos la pesadilla de nuevo. Le damos vueltas en la cabeza, como si desde ahí pudiéramos resolver el misterio, y hasta darle otro desenlace. Pero no solucionamos nada, solo fracasamos en nuestro intento por comprender. No subestimemos nuestra necesidad biológica a darle una explicación a las cosas, es simplemente una forma de control, así somos.

 

Sin embargo, siento que lo más honesto en este momento es el dolor. No las explicaciones. Porque algo en todos muere cuando pasan estás cosas. Hace poco leí sobre las enseñanzas de Viktor Krankl, el siquiatra que vivió en los campos de concentración durante la dictadura Nazi. Allí vio morir a su familia y a su mujer. Viktor logró salir con vida de los campos, en donde aprendió las diferencias entre la felicidad y el sentido de vivir. En los campos, no fue feliz, sin duda fueron momentos tortuosos. Pero en medio de la adversidad, él logro darle sentido a su vida. El sentido habla de la compasión, del servicio, del propósito de vivir. La felicidad es una emoción pasajera, que nos hace sentir bien cuando las cosas salen como queremos. Es una emoción deseable, claro está. Pero la vida no sería la vida, si nos perdiéramos de darle un sentido al dolor. Viktor lo llama merecer nuestro dolor.

 

Estoy dispuesta a entregar felicidad a cambio de sentido. Quiero tomar lo que pasó y evaluar mi vida y cómo me relaciono con los demás. Como educo a mi hijo. Quiero ir más allá e incomodarme, quiero darle profundidad y verdad a mi existencia. Si elijo esto, también elijo la siguiente reflexión:

 

En todo este asunto, hay una parte que falta. Podemos entender los hechos, ya los medios nos dirán exactamente qué pasó. Pero estamos juzgando la conducta de un hombre. Monstruo, sicópata, asesino. Todo esto es correcto, sin duda estas palabras describen su comportamiento. Por su conducta, él morirá en la cárcel. Pero de Rafael no sabemos nada. ¿Quién era? ¿Por qué lo hizo? Algunos conocían su fachada, ¿qué había detrás? Brené Brown, la investigadora de la vergüenza, nos previene de caer en esta trampa: la de creer que somos la vergüenza de nuestros actos. ¿Aplicará esto también a Rafael? Hago estas preguntas no para exonerarlo ni justificarlo, faltaba más. Simplemente, creo que si miramos más allá de la conducta, de la ira y el miedo que sus atroces actos nos generan, vamos a entender mucho más sobre nuestra sociedad, y donde estamos fallando. Ahí encontraremos las historias de exclusión social, clasismo, violencia de género y apatía. Las historias de nuestro diario vivir, mucho más cercanas que la conducta de un desadaptado. Si contestamos estas preguntas estaríamos aprendiendo algo valioso, algo que vale la pena, estaríamos mereciendo nuestro dolor.

www.francamaravilla.com

(Visited 666 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach, bloguera, escritora, autora del libro Yo debería ser flaca. Trabajo con mujeres en su relación con la comida y el cuerpo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Recibí un video que me envió un amigo por WhatsApp y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar