Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Releyendo nuevamente a José Ortega y Gasset en su libro titulado, “Estudios sobre el amor”, no pude dejar de hacer analogías, ni un solo instante, en esta oportunidad, entre las distintas definiciones que allí se proponen, acerca de este tema en particular, y la situación que llevamos viviendo en Bogotá desde hace doce años.

Pero, debo decir, que a pesar de haber hallado sumamente interesantes, como siempre, las aproximaciones teóricas elaboradas por escritores como Stendhal y Chateaubriand, fueron finalmente las ideas propuestas por San Agustín y Santo Tomás las que, esta vez, me dejaron pensando, en un primer momento.

¿Por qué?

Fundamentalmente, porque ambos autores coinciden en afirmar que el amor es el deseo de algo bueno en cuanto a bueno (Santo Tomás), cuyo movimiento afectivo, por lo tanto, nos lleva a gravitar hacia lo amado (San Agustín).

En este sentido, me parece que tal definición nos vendría como anillo al dedo, en la medida en que están dadas las condiciones para que los bogotanos canalicemos ese alto grado de insatisfacción popular que hay, en la actualidad, con la administración distrital, en pro de recuperar algo de aquella calidad de vida, tan anhelada, hoy en día, que nos habían ayudado a conquistar alcaldías tan eficaces y eficientes como la de Enrique Peñalosa.

No en vano, fue gracias a la priorización de recursos que se diera para obras de inversión social durante su administración (legalización de 400 barrios; 1.000 redes de alcantarillado para 650.000 habitantes de estratos 2 y 3; 78.000 nuevas viviendas; 200 jardines reconstruidos; 19 mega-jardines construidos; 23 nuevos colegios; peatonalización del eje ambiental; rehabilitación de más de 2.000 habitantes de la calle; 1.200 parques; y 290 kilómetros de ciclorutas, entre otras), que los ciudadanos reconocían seguir altamente satisfechos con las mismas, tres años después de que hubiera terminado su labor como Alcalde de la ciudad, tal como lo mostraban los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida, elaborada por el DANE, en el año 2003.

Ni punto de comparación con los 0 de los 100 colegios; los 3 de los 600 jardines infantiles; los 25 de los 108 kilómetros de ciclorutas; y el 1% del 35% de la pavimentación de la malla vial, por no seguir enumerando el extenso listado de promesas incumplidas que nos deja Gustavo Petro, pese a contar con un año más de gobierno que sus antecesores a finales de la década de los años noventa.

No quisiera imaginarme cómo habrán de ser recordados él y sus amigos, en un futuro, si tan sólo un 30% de la población bogotana siente que las cosas en la ciudad van por buen camino actualmente, según la más reciente Encuesta de Percepción Ciudadana, elaborada por Bogotá Cómo Vamos, en el año 2014.

No cabe duda que Bogotá necesita de nuestra ayuda más que nunca.

El estado de abandono y descuido absoluto en que han dejado a nuestra amada ciudad ha sido producto de una estrategia demagógica y populista, muy hábil, hay que reconocerlo, que ha hecho ver la eficiencia en la administración pública como un temido leviatán neoliberal que, según la izquierda trasnochada de este país, no contribuye en nada al bienestar de los más necesitados.

¡Nada más alejado de la realidad!

Volviendo finalmente al análisis de mi lectura de José Ortega y Gasset quisiera concluir con las siguiente frase que me quedó dando vueltas en la cabeza, en un segundo momento: “El amor es ante todo un imperativo vital que se traduce, a su vez, en un imperativo de selección y excelencia.”

Si el amor que siente por su ciudad le pide que deje la indiferencia, que se mueva, que haga algo, que actúe, diríjase entonces hacia el lado del espectro dónde la excelencia está más que comprobada.

Haga equipo por Bogotá desde ya. No espere hasta al final para elegir o para que otros lo hagan por Usted. El momento es ahora.

@AJARAMORENO

(Visited 161 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo de profesión, postgraduado en Economía. Amante de los libros, los discos y la deriva urbana. Urbícola de nacimiento y convicción.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Terror en el Metro de Bruselas

    El terrorismo islamista ha vuelto a atacar. Dos violentas explosiones, una de ellas suicidas, han sacudido la normal tranquilidad(...)

  • Colombia

    ¿La ciudad de la eterna primavera?

    La ciudad de la eterna primavera es el apelativo que históricamente se le ha dado a aquellas ciudades cuyas(...)

  • Bogotá

    Aplausos y rechiflas

    Se nos volvió costumbre criticar por criticar. Hablar mal de alguien, unas veces con sorna, otras veces con saña,(...)

  • Entretenimiento

    La magia de David Bowie

    Tres días después de cumplir sesenta y nueve años, y de haber hecho el lanzamiento del que sería su(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  La respuesta corta a este interrogante es: mercado. Así funciona(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar