Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Atónito.

Esa es la palabra que mejor se ajusta para describir el estado de trance en que me sumerjo, cada vez que pienso en la situación actual de la ciudad y en el incierto futuro que nos espera.

Bogotá, la ciudad de la desmemoria. De la falta de deseo, signos de solidaridad, y señales de tránsito. De sucios intercambios clientelares, perpetuados en el tiempo, cuya lógica de cacicazgo dista mucho de aquel esquema de gobierno implantado por los chibchas, en los pueblos de la sabana, antes de que los españoles llegaran.

La ciudad del humor negro, del sarcasmo. Donde comediantes, truhanes, e ilusionistas, por igual, manipulan el idioma a su antojo y conveniencia a fin de que sus macabros planes suenen convincentes y auténticos mediante la utilización de adjetivos como, por ejemplo, positiva o humana. Vaya ironía.

La ciudad sometida y animalizada. Donde el debate dejó de girar en torno a la humanidad de los indígenas para darle paso a la discusión sobre la animalidad de los seres humanos y, por extensión, de la ciudad. Y no solamente eso. Donde se les respetarán tanto los derechos a las minorías étnicas que hasta la mascota del Alcalde, siendo una perra callejera, lleva por nombre Bacatá. Hágame el favor.

La ciudad que habita en la dimensión desconocida. Donde las puertas están abiertas diariamente, de par en par, para albergar historias de ciencia ficción, terror, intriga, y fantasía. Basta con echarle un vistazo, nada más, a los mil jardines infantiles que el Alcalde prometió y que lamentablemente se quedaron en simples palabras al viento y propuestas de campaña.

La ciudad que se ha dejado convencer con embustes y cuentos chinos. Si Kublai Khan, emperador de los mongoles, tuvo a Marco Polo para que le contara relatos fantasiosos, nosotros hemos contado con el Polo para cumplir con tal fin, por nuestra parte.

En síntesis, la ciudad invisible e inventada que pese a los problemas reales que la vida moderna le plantea ha preferido vivir de ensoñaciones donde lo único claro ha sido el desfalco y la improvisación a la hora de gobernar de las últimas tres administraciones.

Sin embargo, aún mantengo la esperanza de que las cosas puedan cambiar pues como diría el fantástico escritor, Italo Calvino, tal vez nos estemos acercando al momento de crisis ideal que finalmente nos permita evolucionar.

¡Ojalá no cometamos una nueva bestialidad!

@AJARAMORENO.

(Visited 243 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo de profesión, postgraduado en Economía. Amante de los libros, los discos y la deriva urbana. Urbícola de nacimiento y convicción.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Terror en el Metro de Bruselas

    El terrorismo islamista ha vuelto a atacar. Dos violentas explosiones, una de ellas suicidas, han sacudido la normal tranquilidad(...)

  • Colombia

    ¿La ciudad de la eterna primavera?

    La ciudad de la eterna primavera es el apelativo que históricamente se le ha dado a aquellas ciudades cuyas(...)

  • Bogotá

    Aplausos y rechiflas

    Se nos volvió costumbre criticar por criticar. Hablar mal de alguien, unas veces con sorna, otras veces con saña,(...)

  • Entretenimiento

    La magia de David Bowie

    Tres días después de cumplir sesenta y nueve años, y de haber hecho el lanzamiento del que sería su(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La violencia reaparece entre palestinos e israelíes, esta vez en un(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Dedico esta publicación a los colombianos y colombianas que se levantan(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Buen análisis. Bogotá, la ciudad de todos y de ninguno. Despreciada por gentes que llegan diariamente de los cuatro rincones del país, a lucrarse, sin ningún sentido de pertenencia, a desplazar a los propios bogotanos que hoy somos minorías, después viajar en puentes a sus lugares de origen a hablar mal de la capital. Maltratados por el inepto alcalde foráneo que solo desaciertos ha conseguido para la ciudad. Ay mi ciudad, hoy no es ni sombra de lo que conocí en los años 50. Bogotá la gran cenicienta de Colombia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar