Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El mundo nunca será como antes: esta frase gastada por los siglos fue pronunciada por una muchedumbre de rostros que se han desvanecido. De uno de ellos, nos llega todavía una figura espectral. Los rasgos de Gladstone, el famoso primer ministro británico, palidecían de fatiga crónica una madrugada de 1882. No lograba conciliar el sueño. Su voz de orador se hallaba apagada, pero su mente irradiaba una luz incesante: sus ideas, como relámpagos, resplandecían en medio de la penumbra. El portentoso hombre se empequeñecía, y, hasta se quejaba como un niño, ante los interminables minutos que contemplaba languidecer al alba; su mano, poseída por la desesperanza, apretaba el reloj de cadena, como si tratara de estrangular un corazón agigantado.

El insomnio que Gladstone padecía fue diagnosticado por sus médicos. La raíz de su condición, según la ciencia de su tiempo, estaba en el exceso de trabajo. Le recomendaron dormir y descansar, preferiblemente en el Sur de Francia, alejado de la correspondencia, del telégrafo, los ferrocarriles, los periódicos, los líos de Irlanda y los bulliciosos cigarros de los clubes sociales. Enfermos de toda Europa acudieron a la Riviera francesa, Baden Baden, y otros spas de la época, con la esperanza de reponer sus nervios deshechos.

 

Screenshot 2020-07-02 at 10.02.56

W. E. Gladstone en su biblioteca, conocida como ‘El Templo de la Paz’ (National Portrait Gallery, Londres)

Creemos equivocadamente que el insomnio, la depresión y los desordenes nerviosos son enfermedades recientes. En tiempos de Gladstone, el mundo había cambiado para siempre con la invención de la tecnología moderna; algunos hombres y mujeres a duras penas pudieron soportar los acelerados cambios en los ritmos de vida. Fueron cada vez más comunes toda suerte de colapsos nerviosos, especialmente entre la aristocracia y las clases medias. Ciertos escritores recrearon con encanto una nueva raza humana surgida de la crispación producida por el crujir del carbón y el metal: los hipocondriacos.

En una novela de Wilkie Collins, uno de estos adanes sufría con cada portazo; el rasgar de una tela le perforaba los oídos; la luz tamizada por las ventanas era tan insoportable como exponerse a unos cuantos centímetros del sol.

Esta caricatura simbolizó los males de Gladstone y muchos otros ingleses. El señor Fairlie fue el ‘Rey sol’ de los hipocondriacos victorianos. Pero su reino no ha quedado vacío: desde entonces, fueron entronizados sus sucesores y sumados nuevos súbditos.

‘El mundo nunca será como antes’, dicen hoy algunos, otra vez en medio del fervor por las nuevas tecnologías. Lo mismo proclamaban los victorianos que creían en el progreso encarnado en el telégrafo, los ferrocarriles, la electricidad, etcétera. Ese progreso humano tiene un precio. Las enfermedades mentales están hoy en todos los titulares, atribuidas a los cambios de vida intensificados con la globalización, la interconexión y los acelerados ritmos de vida. En realidad, como hemos visto, es una vieja historia.

Nadie podía imaginarlo en tiempos de Gladstone. Pero hoy, tiempo después, es algo que todavía causa sorpresa. Nuestras soluciones no difieren mucho de aquellas del pasado: descanso, reposo y contacto con la naturaleza. Mucho antes de nosotros, los victorianos se espantaron con el asedio de las maquinas y las torres de carbón que desbancaban las nubes, como se dará cuenta cualquiera que abra un libro de poesía romántica. Y es que hay algo profundamente cierto en la experiencia de los ingleses: la naturaleza aquieta el espíritu y le devuelve muchas veces la fe en la belleza y la vida. Empezamos a redescubrirlo nuevamente.

Pero debemos ir mas allá que nuestros antepasados victorianos: el truco está en armonizar la experiencia del mundo exterior con el mundo interior. En realidad, solo de este modo podremos decir que el mundo nunca será como antes. Y, entonces, a diferencia de Gladstone, recibiremos el alba desde la plácida profundidad de nuestro sueño.

(Visited 436 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Candidato a doctor en Historia de la Universidad de Oxford, St. Anne's College.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

2

Siempre llego tarde. Es un vicio. No puedo evitarlo. Hay algo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luissanchez0710

    como

    Como muchos solo conocemos y entendemos lo poco que vivimos y eso si medio utilizamos la inteligencia….por eso la realidad,la vida,el entorno,la historia,el otro, se nos escapan; de ahi que cualquier novedad que es normal nos desubica,pienso yo respecto del coronavirus hoy.

    • luisgalan0627

      Totalmente de acuerdo, Luis Maria, una pandemia como estas escapa a todo lo vivido e imaginado en tres generaciones. Me pareció curioso leer el diario de Gladstone y encontrarme con estas cosas. Luego uno lee la prensa y es inducido a creer que todo lo que estamos viviendo es algo nuevo, y lo es, pero solo de manera relativa. Creo que los cambios (y efectos) que vivieron en ese tiempo fueron mucho mas abruptos que los de hoy en día.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar