Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las fotosObsesiones de gatos se viralizan más que las imágenes de la guerra en Oriente Medio. Es como si la ternura se hubiese posicionado en las redes sociales a través de un animal. La gente ha tomado esa costumbre de potencializar con superlativos las acciones cotidianas y ahora beber una michelada, tener una mascota y montar bicicleta se vende como sinónimo de abundancia y éxito. Mentimos de una forma tan extravagante en las redes sociales que presentamos el aislamiento como si fuese el secreto de la felicidad.

Una de mis mejores amigas de la universidad tiene 30 años y ha decidido no casarse, dice que en su gato encontró la compañía perfecta que necesita para sentirse realizada. Su cuenta de Instagram está llena de fotografías de Dante, con reseñas en las que agradece a Dios por tanto. “Estoy obsesionada con él”, dice, “es como el hombre soñado, siempre está cuando lo necesito y sin infidelidades”. Así están sus cosas, ella insiste en que su única patología es la felicidad extrema, si se le puede llamar felicidad extrema a tener un gato. Un gato que no habla, como todos.

Cada uno se obsesiona con lo que se le cruza con tal de que sirva para engañar la soledad. Hay algunos con trastornos obsesivos compulsivos por la limpieza, gente que pasa una hora en la ducha sin saber que disfruta de estar enferma. Es lo mismo que en las relaciones tormentosas, gozamos creyendo que el amor se trata de joderle la vida al otro para convertirnos después en algo inolvidable. No es culpa de nadie, si nunca nos enseñaron a amar mucho menos a obsesionarnos.

En las noticias a cada rato presentan historias de personas obsesionadas con sus parejas que terminaron asesinándolas, lanzándoles ácido o mordiéndoles la cara. Hablan de ellas como si el amor fuera la única obsesión que existe, como si el resto no viviéramos enfermos a nuestra manera. El transporte público va lleno de ninfómanas, cocainómanos e insomnes que se comen en silencio su patología sin poderla presumir en Instagram como con los gatos.

El gobierno debería habilitar una línea de emergencia para llamar a reportar a quienes suben más de 30 fotos al día de sus mascotas. Existen miles de formas distintas de gritar por ayuda.

 

@jimenezpress

Ilustración: Tina Ovalle. 

(Visited 2.213 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sobreviviente de tres novias santandereanas, catador de dramas cotidianos y fenómeno internacional de la autoayuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Mi padre, 'El Japonés'

    [caption id="attachment_933" align="alignleft" width="1024"] Mi padre Rubén Darío Jiménez Pabón, 'El Japonés' (QEPD) 1954 - 2020[/caption] No creo que(...)

  • Opinión

    Todo pierde sentido

    Cuando crecemos la vida pierde sentido y no hablo de existir, que es grandioso, sino de la vida que(...)

  • Vida

    Comenzar de nuevo

    Hoy siento que estoy mejor que hace algunos años y no hablo de la situación económica sino de la(...)

  • Vida

    Gabriela

    Lo  más triste de alejarse de alguien es que se convierte de nuevo en un extraño. Un día estamos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El amor incondicional es aquel que entrega todo a cambio de(...)

2

Mas de 43 años han pasado desde que se descubrieran los(...)

3

Tres futbolistas que hicieron parte de la Selección Colombia femenina sub-17(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alfonsomauled0514

    Muy cierto lo que señala el bloguero. Lo más próximo a nosotros no es un animal de cuatro patas, es otro prójimo. Ahora los animalistas pregonan la ternura hacia las mascotas como una nueva religión, cuando lo único que están haciendo es disimular su incapacidad de establecer relaciones con otros seres humanos. Ellos deberían volcar su ternura y su prodigalidad en atender tantos y tantos niños que mueren de hambre diariamente en Colombia, un drama frente al cual todos nos hacemos los locos.

  2. Transporte lleno de ninfomanas? Por que nunca me topo con alguna. Solo viejas malacarosas que piensan que las van a robar o algo peor, que no se puede cederles la silla por que creen que se va con otra intención. Disculpe que rutas coge? 😛

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar