Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A principios
del año The Conference Board pronosticaba que la economía de los Estados Unidos
podía perder dos millones de empleos en 2009, que se sumarían a los dos y medio
millones de puestos de trabajo que desaparecieron en 2008. Su pronostico se
basaba en el “índice de tendencias de empleo” que para diciembre de
2008 era de noventa y nueve punto seis puntos (99.6), es decir, uno punto seis
por ciento (1.6%) menos que noviembre de 2008 y dieciséis por ciento (16%)
menos que noviembre de 2007. De este descenso se estima la pérdida de los dos
millones de empleos para 2009, pero ¿qué tanto se siente la recesión en las
calles y qué tanto ha afectado a las personas?

 

Hace
algunos días conocí a Jana, una polaca que se vino a Filadelfia hace algunos
años buscando su sueño americano. Vivía de las propinas que se ganaba
trabajando como mesera en un restaurante del centro de la ciudad, hasta que el
público disminuyó a principios de año y su jefe le dijo que ya no la
necesitaban. – Llevo meses buscando un puesto y no he conseguido nada. Me estoy
comiendo todos mis ahorros -, dijo bajando la cara hacia el piso. Entrada la
noche comentó: – Si esto sigue así voy a volver a casa. Allá por lo menos están
mis amigos.

 

El
caso de Jana no es el único ejemplo de inmigrantes que están pensando volver a
sus países de origen o se ven obligados a ello. Marco, profesor de portugués de
la Universidad de Temple, quien lleva dictando clase desde hace casi una
década, anunció que se iba y que estaba poniendo todos sus muebles a la venta.
Lo llamé a preguntar por qué. – El departamento de Español y Portugués de la
Universidad no tiene plata para pagarme el próximo semestre -, respondió con
voz triste. – Me devuelvo a Río de Janeiro al principio del verano -. Me pareció
difícil de creer hasta que otro profesor que trabaja en el mismo departamento
me contó que éste semestre no estaba dando clase.

 

Andy,
un amigo del colegio en Bogotá, cuya esposa trabajaba en una multinacional
norteamericana, me dijo que iban a perder la visa de trabajo en vista de que su
esposa había salido en un recorte de la empresa en el se quedaron sin trabajo
cientos de personas. – No sabemos qué vamos a hacer -, me dijo. – Ya estamos
hablando con el colegio en Bogotá, para ver si reciben a los niños.

 

Michelle,
una abogada norteamericana, quien trabaja en un bufete andaba angustiada porque
en su oficina les habían terminado el contrato a cincuenta abogados de un día
para otro. – No sé que voy a hacer si me despiden. Tendré que irme a la casa de
mi mamá en Pittsburg.

 


Me devuelvo a Moscú, allá por lo menos puedo trabajar en el negocio de mi papá
-, me dijo Stanislav, un administrador de empresas de la universidad de Penn. –
Me cansé de buscar trabajo en un mercado en el que hay una gran demanda de
empleos pero no hay oferta.

 

Camilo,
un amigo pereirano, quien se graduó hace un año de Temple, me comentó que se
devuelve a Colombia. Dice que su ciclo en los Estados Unidos terminó, en vista
de que perdió el trabajo que tenía en una oficina de diseño gráfico en Nueva
York. – Pero no todo es malo -, dice con cierta alegría. – Allá están mis
hermanos chiquitos y yo los quiero ver crecer.

 

Así
como ellos hay miles de inmigrantes que tienen la idea de volver a sus países
de origen o ya están empacando maletas. Saben que allá la situación es difícil
porque la crisis económica es global, pero ante la falta de oportunidades que
aqueja en la actualidad a los Estados Unidos, sienten alegría en volver a sus
raíces y tener la posibilidad de pasar tiempo con sus familias y amigos. –
Igual estoy feliz de volver a Río -, dijo Marco, – allá la gente es alegre y
puedo bailar samba cuando quiera.

 

(Visited 48 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

La muerte del futbolista argentino Diego Armando Maradona volvió a sembrar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar