Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El
ruido de Chestnut Street se cuela por la ventana
y distrae mi lectura.
Por un
megáfono me llega el canto amplificado de un hombre que interpreta What a wonderful World. Su voz gruesa imita
la de Louis Armstrong.
La quietud del invierno que enfría los
ánimos de Filadelfia, contrasta con el movimiento del verano con la gente
volcada a la calle.

Tengo
el aire acondicionado al máximo. Según me cuentan, este verano de 2008 está
particularmente caliente. Me levanto del sofá y echo agua en mi cara. Llevo un
puñado de maní a la boca y vuelvo a la lectura. Intento concentrarme. No lo
consigo. Tengo una idea rondando en la cabeza: quiero durar veinticuatro horas
en la calle como un mendigo. Lo he venido pensando desde hace meses. Cierro el
libro Miguel Estrogoff de Julio Verne,
me preparo un sándwich de jamón y lo como sentado en el borde de la cama.

Con
la llegada del verano he visto a los vagos pululando en el centro de ´Philly´.
Hay uno en particular que se sienta contra la fachada de un antiguo banco y
escucha una grabadora ochentera. El otro día salí de mi edificio y había uno
echándose brandy en la cara. Tenía una de esas botellas chicas de avión y la
usaba como si fuera un perfume.

Termino
de comer y tomo fuerzas. Supongo que si voy a hacerlo éste es el momento. Las
cosas se hacen o no se hacen. Me pongo un jean desteñido, una camiseta blanca
roída en el cuello y unos tenis viejos. Me miró en el espejo y me suelto el
pelo. Los mechones largos caen al lado de mi cara. Con esta pinta puede que
parezca un mendigo estadounidense. Siempre cargan cosas. En el invierno los ves
con sacos de dormir, chaquetas calientes, gorros y guantes. Hay algunos que
tienen aparatos electrónicos y celulares. No se parecen en nada a los que hay
en Colombia y caminan las calles como harapientos, sin nada diferente a su
sombra y
la
oscuridad de su existencia.
En Brasil es igual. La pobreza
latinoamericana no es comparable a la que se vive aquí. Muchos mendigos de
Filadelfia viven del ´welfare´, la ayuda que les da el Estado. Aún así, piden
dinero y habitan las calles. Hay casos, por supuesto, en que es la pura pobreza
la que los bota afuera.

Bajo
en el ascensor y camino por el espacioso ´lobby´ del Adelphia House, un
edificio de más de cien años inaugurado como hotel de lujo en 1903. Saludo a
Timothy, el portero, y salgo al calor del día. Ayer hizo 99°F, unos 38°C, y
algunas personas, en especial de la tercera edad, murieron por exceso de calor.

Son
las dos de la tarde. Me fatiga pensar que estaré en la calle hasta mañana a las
dos. Ya veremos qué pasa. Me aventuro por Chestnut. Un par de mendigos fuman y
hablan en la esquina de la calle doce. El pico de una botella sobresale de una
bolsa a su lado. ¿Qué los habrá llevado a estar en las calles? ¿Quién sabe qué
vuelta del destino los trajo aquí? Puede haber sido el licor o las drogas. Esa
es una causa frecuente. Tal vez sus padres los descuidaron de pequeños o no les
dieron el amor necesario, ni los incentivaron. Mi papá dice que cada persona
tiene unos alambritos que deben ser desenrollados. Cada uno de esos alambritos
son aptitudes que bien desarrolladas pueden llevar a un niño a perfeccionar
destrezas esenciales. Enseñarle a nadar, a pintar, a leer y escribir, a montar
bicicleta o patines, a tocar un instrumento, las matemáticas, una lengua
extranjera y otras condiciones que le van a ir dando la posibilidad de
defenderse en el mundo y asumir la vida con entusiasmo. Khalil Gibran las llama
flechas. Cada una de estas flechas te posibilita para valerte frente al mundo. Entre
más flechas tengas más herramientas a tu favor tendrás.

Camino
hasta Broad Street. El sol picante cae sobre la fachada de ´City Hall´. La
estructura de granito se levanta imponente sobre el cielo azul. Me siento en el
borde de una maceta y analizo mi próximo paso. Puedo pararme en la esquina y
empezar a pedir dinero. Una especie de pánico escénico me invade. No es fácil
pedirle plata a alguien. Esto también requiere de práctica. Lo medito por un
tiempo y tomo fuerzas. Le estiro la mano a una mujer de jeans y camiseta.

–Disculpa, ¿tienes cambio que te sobre?

Me
voltea los ojos y sigue derecho. Lo mismo pasa con un señor de sombrero. Vuelvo
al borde de la maceta. Va a ser más difícil de lo que pensé. Enfrentarse a la
vergüenza de pedir dinero en la calle es el primer obstáculo. Vuelvo a
intentarlo una y otra vez de forma infructuosa. Me siento de nuevo. Ser un vago
no es tarea fácil. Luces desamparado, careces de un plan, la gente te quita la
mirada cuando pasa a tu lado. Es una indicación expresa que estás excluido de
la sociedad.

Venzo
la humillación, estiro la mano y una señora con una bolsa arruga la cara con
desagrado. Me contento con el ejercicio de ver pasar la gente. Eso no va a
pagar mi comida. Le extiendo la mano a una señora con gafas negras sentada en
uno de los bordes.

–Disculpa, ¿tienes algo de cambio?

–¡Oh no! Lo Siento.

Me sumo en un estado de tristeza. Un sentido de abandono
que te llega hasta los huesos.
No tengo a dónde ir. El sentimiento
me golpea.
La sola idea da
miedo. Las personas caminan a tu lado en una dirección determinada, tienen una
vida, un destino inmediato, una motivación que las mueve, una tarea:
desplazarse de un punto A a un punto B. Alguien los espera: el trabajo, un
amigo, un familiar, en el peor de los casos un allegado. Tú no tienes a nadie.
No hay un destino inmediato, una dirección, una tarea, da igual si volteas por
una esquina o por otra. Todas están llenas de personas que te miran de arriba
abajo con desconfianza.

Creo que de vago me muero de hambre como lo hacen
muchos, pero en serio. Una joven pasa y le pido dinero. Me mira con desprecio.
Un vago se quita los pellejos de una mano mientras mira al piso de forma
alienada. Es afroamericano. Luce jeans arremangados, camiseta amarilla y botas plásticas.

Camino hacia Samson Street. Me siento frente al
edificio del Banco Wachovia y le estiro la mano a los transeúntes que pasan por
enfrente. Todos, sin excepción, voltean la mirada. Me inunda cierta desolación.
Pasa un tiempo. No he conseguido nada y estoy aburrido. Saco la cámara de mi
bolsillo, paro a una joven y le pido que me tome una foto. Levanta la cámara y
lo hace.

–¿Parezco un mendigo?

–Sí.

–¿Me vas a dar algo de cambio?

Responde que no y camina en dirección a ´City Hall´. Ya
son las cuatro de la tarde. Los ´yuppies´ con trajes y corbatas pasan a mi lado
hablando por celular. Mujeres jóvenes lo hacen luciendo pantalones apretados o
´shorts´ con los que exhiben sus piernas. Ellas no hacen parte de mi mundo.

Paro a una afroamericana de esqueleto, jeans
desteñidos y dientes amarillos. El borde de uno de ellos luce negro pero sus
labios son atractivos y sus facciones agradables.

–¿Puedes tomarme una foto? –Lo hace. Me devuelve la
cámara con una leve sonrisa–. ¿Tienes algo de cambio que te sobre?

Saca un pucho desordenado de su bolsillo y me da un dólar.

–Muchas gracias. Eres la primera persona que me da
algo en todo el día.

–No te preocupes.

–¿En dónde trabajas?

–En el Marriott, aquí cerca. Soy camarera. Aunque
llevo cinco años y voy a renunciar. Ya estoy aburrida.

–¿Y tu teléfono? ¿Te lo puedo pedir?

–Estoy casada –responde con una sonrisa. Se va
caminando hacia el sur por Broad Street.

Quedo sorprendido. La persona más humilde es la única
que me ha dado algo. Miro orgulloso el billete en mi mano. Me quedo ahí hasta
las cinco y media pero nadie más me da un centavo.

En la intersección con la calle Walnut un loquito sin
camiseta grita: –Están aquí. Han venido del espacio a invadirnos. ¿No los
pueden ver? –Lo repite una y otra vez.

De subida por Walnut hay otro de raza blanca hablando
para sí. –Dios bendijo a Nueva York. Él va a venir a bendecir a Filadelfia, él
dijo, adviérteles…

Un peatón para en el semáforo de la dieciséis y le da un
mordisco a un burrito de Qdoba. Recuerdo que no he comido. Me detengo frente al
restaurante Brasserie Perrier. Varias personas beben cócteles y cervezas
heladas en vasos que sudan. Pienso en pedirles una moneda pero no me atrevo. La
deshonra es difícil de manejar aún si es auto-impuesta. El orgullo me impide
humillarme frente a una mesa de ´yuppies´. En las de Alma de Cuba, una pareja
toma martinis. Acompañan sus tragos con una entrada apetitosa de palmitos.

Son las seis y el calor aún es agotador. Termino de
subir por la calle repleta de gente que entra y sale de los restaurantes y
almacenes. Estudiantes en grupos y jóvenes ejecutivos, se dirigen a los bares
para iniciar la noche de rumba. En Ritten House Square hay de todo. Una mujer
pasa halada por su perro, un joven en bermudas monta su bicicleta pedaleando
patas arriba con la espalda contra el pasto. Impresiona a tres amigas que tiene
al frente.

–¿No es esto salvaje? –pregunta con voz de esfuerzo.

Una ardilla con una nuez en la boca da pequeños saltos
hacia el tronco de un árbol. Espanta a un grupo de palomas. Un embolador con la
camisa rota le ofrece sus servicios a una pareja que está en la banca de al lado.

–Estoy intentando ensuciar mis zapatos –le responde un
hombre moreno que abraza a una joven asiática de vestido rojo.

–Tú te mereces más, –le dice el embolador a la joven–.
Te mereces un tipo que tenga los zapatos limpios.

Dos niñas con vestidos lila juegan a pasar descalzas
por el tronco caído de un árbol. Dos mujeres con falda pasan en compañía de un
hombre que carga una máquina de fotografías en el hombro.

Hacia las siete siento el cuerpo pesado. Tengo un
dolor en la nuca que me atormenta. El calor empieza a extenuarme. Es agotador.
Se cuela por mi ropa incrementando el agobio.

Un hombre pasa con la camiseta de la selección argentina
de fútbol. Sostiene un cono de helado en la mano. Me siento en una banca. Al
cabo de un tiempo llega una joven rubia con una franela clara, pantalón corto y
las gafas de sol sobre la cabeza. Desenvuelve un ´wrap´ de su papel aluminio,
le da un mordisco, se levanta y lo tira a la caneca. Vuelve a sentarse, levanta
un vaso de plástico y le da un sorbo a un líquido rosado con hielos. Saca un
libro de su cartera, lo abre en la primera página y lo empieza a leer. Al cabo
de un minuto lo baja.

–¿Qué pasó? ¿No te gustó el ´wrap´?

–No. Boté mi dinero.

–Estoy haciendo este experimento, sabes, de ser un mendigo…

–¿Y crees que he debido dárselo a un vago? Creo que no
lo habría aceptado de todos modos. –Yo me lo hubiera comido feliz, pienso–.
Mira, toma estas gomitas –dice lanzándome unos dulces empacados en una bolsa
amarilla.

–No los puedo comer, soy hipoglicémico.

–Bueno, se los puedes dar a otro vago.

Se para de la banca y se va caminando por una de las
esquinas del parque. Me quedo ahí solo, sin nada que hacer y con un sentimiento
de orfandad que me llega hasta la médula. Hacer el ejercicio de imaginar que no
tengo a nadie en el mundo me desgarra. No quiero ni pensar lo que te genera
cuando es una realidad.

Una mujer de piel clara y jeans descaderados llega a
la banca. Se sienta y destapa una ensalada dispuesta en un recipiente de
plástico. La come con apetito. Mastica las hojas de lechuga y pedazos de cebolla
produciendo un crujido en cada bocado. Su nariz es recta y sus labios gruesos.

–¿Está buena?

–Me la comí sin que me gustara –responde con un leve
acento.

–¿De dónde eres?

–Polonia.

–Mi mamá es Checa –le digo con entusiasmo. Me mira con
sus ojos negros y rasgados. Vuelve a su comida–. Ella nació en la guerra y
siempre nos enseño a comernos todo.

La mujer bota el envase de plástico vacío, saca otro y
come unos calamares floreados. Los mastica con movimientos marcados con la
misma energía que la ensalada.

–¿Parezco un mendigo? Es que estoy haciendo este
experimento de ser mendigo por un día.

–Pareces un drogadicto.

–¿Qué debo hacer para parecer un mendigo?

–Los mendigos huelen feo, lucen harapientos y sucios.
Tu ropa es vieja pero está limpia.

Andrea Castelanski, una conocida del grupo brasilero “Hora
Feliz in Philly” me ve y se acerca a la banca. –¿Qué haces acá?

–Estoy disfrazado de mendigo. ¿Parezco un mendigo?

–No, te veo igual a siempre. –La polaca se ríe, baja
los ojos y trincha un nuevo calamar–. Para lucir como un mendigo tendrías que
revolcarte en la tierra y ensuciar tu camiseta, está muy blanca –añade Andrea.

–Eso es una buena idea.

Me arrodillo en la tierra, unto mis manos y las
empiezo a pasar por mis muslos y pecho. Los jeans y la camiseta se van
ensuciando.

–Acuéstate en la tierra y da un giro  –ordena Andrea.

–Eso no lo voy a hacer.

–Vamos, dale, dale, hazlo, hazlo.

–No, no lo voy a hacer.

–¡Orínate! ¡Orínate! Los mendigos huelen a orines.
Orínate si quieres ser un verdadero mendigo.

–Estás loca.

–¡Orínate! ¡Orínate! ¡Hazlo! –dice con sevicia.

–¡Qué te pasa!  –respondo
ofendido.

La polaca me mira con una sonrisa. Me paro y camino
hacia la banca.

–Apestas como mendigo –dice Andrea–. Te estaba
ayudando a ser un auténtico mendigo y no quisiste que te ayudara.

 –¿Tienes cambio
que te sobre?

–Estás loco. Los mendigos me dan asco. Nunca les
suelto un centavo.

Da media vuelta y se va. Camina hacia otra banca,
saluda a otras personas y me señala. Volteo la mirada.

–¿Le hiciste algo? Se lo tomó personal –pregunta la
polaca. Ahora come unos tentáculos de pulpo que se ven magníficos.

–La conocí el día de mi cumpleaños. Frecuenta un grupo
de brasileros que yo conozco. Le pedí el teléfono en medio de mi borrachera, luego
la volví a ver sobrio en otra reunión y nunca la llamé. Supongo que con esto se
vengó.

–Le diste la oportunidad.

–Me acabo de sentir como en el colegio, cuando los
niños grandes te discriminaban. Es duro sentir que no perteneces a un grupo.

–¿Por qué estás haciendo esto?

–He visto a los vagos caminando por ahí. En Colombia
también hay muchos, así como en Brasil y en toda Latinoamérica. Soy colombiano.
–Dejo pasar un momento–. Me dio curiosidad hacerlo. La gente les pasa por
encima como si fueran invisibles. ¿Vas a darme una moneda? –Se esculca los
bolsillos y me pasa unas monedas que suman cuarenta y cuatro centavos–. Te lo
agradezco. ¿Cómo te llamas?

–Ania, mucho gusto.

–Yo soy Eduardo –digo estrechando su mano. Es fuerte
pero delicada– Eres muy bonita. Como se nota que no eres norteamericana.

–¿Por qué lo dices? –pregunta subiendo una de sus
cejas.

–Porque las norteamericanas no se sienta a hablar con
un tipo así en un parque. Aquí la gente es muy desconfiada. Hay mucha paranoia.
Eso me aburre. La gente es muy cerrada. –Annia guarda silencio. Su compañía me
conforta. Come otro tentáculo–. Tengo hambre –le digo.

–¿Quieres? –me pregunta mostrándome el tarro de
plástico con algunos tentáculos finales.

Lo tomo, trincho uno y lo llevo a mi boca. Me sabe
delicioso.

–Tengo mucha hambre. ¿Puedes imaginar lo que es el
hambre de verdad? Ninguno de nosotros conoce lo que eso significa.

–Europa ha pasado periodos de hambre.

–Los Estados Unidos no. Por eso la gente es tan
consentida –digo llevando otro tentáculo a mi boca. Deslizó el tenedor con
suavidad. Saber que estuvo en la boca de Ania me reconforta aún más.

–Aquí no entienden el concepto de ahorrar –dice ella.

–Antes de que tú llegaras estuvo una mujer que botó un
´wrap´ luego de darle un mordisco. –Ania estira los brazos y se despereza–. ¿Vas
a darme tu teléfono? En el año que llevo aquí no he conocido a nadie como tú.

–No puedo. Vivo con un norteamericano en ese
edificio.  –Señala uno de fachada labrada
a un extremo de la plaza.

–Vives en el sitio más caro de Filadelfia.

–Sí –responde con una sonrisa.

–¿Y el norteamericano es un tipo divertido? –Hace un
silencio y duda–. Eso me imaginé.

–No es que sea aburrido –aclara enderezando la espalda
en la banca–. Es un buen tipo, y es generoso.

–¿Por lo menos me vas a dar tu correo para poder
enviarte la crónica?

–Sí, dale, anótalo–. Lo anoto en mi libreta y levanto
los ojos. –Bueno, debo irme. Que tengas suerte.

–¿Ya te vas?

–Sí, me están esperando. Ten cuidado.

Camina hasta el borde del parque, cruza la calle y
entra al edificio. El sentimiento de abandono vuelve a mí de forma triplicada.
Siento ganas de llorar. Un dólar y cuarenta y cuatro centavos no alcanza para
nada. Por lo menos necesitaría cinco para comprar un combo en Mc Donalds.

 Me doy una
vuelta por la plaza. Algunos vagos pueblan las bancas. Otras personas pasan
frente a mí: parejas tomadas de la mano, una joven con sus papás, un viejo en
bicicleta, un grupo de hombres luciendo vestidos de mujeres. La gente les
aplaude.

 –Vuelvan al
zoológico –les grita un tipo.

Uno de los vagos le vocifera cosas inteligibles a los
transeúntes. Su rabia es evidente. Tiene una bolsa de la que saca un plato de
arroz grasoso. Su rostro está percudido por la mugre al igual que sus manos y
prendas. ¿Dónde habrá nacido? ¿Quién habrá sido antes de ser quién es? ¿Qué lo empujó
a esto?

Se da cuenta que lo estoy mirando y me grita. No
entiendo lo que dice. Me muestra su puño. Sus pupilas parecen desorbitadas.
Vuelvo los ojos hacia mi libreta y escribo lo que estoy viendo. El tipo sigue
gritando pero no le paro bolas. Ahora le muestra el puño a un transeúnte.

Estoy agotado, el espaldar de la banca es incómodo.
Quisiera descansar un poco, librarme del agobio. El calor me atormenta sin
descanso. Los mendigos carecen de muebles cómodos: un sillón acolchado, una
cama mullida, una piscina, un jacuzzi. Nada de esos bienes hacen parte de su
mundo.

Creo que nunca en mi vida había aguantado tanto calor,
un calor intenso, que no da tregua, un calor que te va menguando el espíritu y
te dice que tu salud corre peligro, que el cuerpo humano no está hecho para
aguantar estas temperaturas y que tal vez estás tentando tu suerte. Necesito
acostarme un rato y descansar el cuerpo.

Me siento en el pasto cerca a cuatro niños acostados
en sus espaldas. Miran el firmamento. Hago lo mismo. Cuento once estrellas. El
vértice de tres edificios aparece junto a las copas de los árboles. Algún avión
lejano de luces titilantes pasa produciendo un leve resoplido de turbina. El
murmullo de algunas personas hablando en las bancas se mezcla con el de los
carros y buses que pasan acelerando por Walnut.

Cruzo mis manos y las llevo detrás de mi cabeza. El
rugido de una moto se escucha de una punta a otra del parque en una sola
acelerada. El pasto está fresco. Alivia un poco mi agobio aunque la tierra es
dura. Saco el celular de mi bolsillo y me percato de que ya son las ocho y
media. Otro mendigo duerme sobre el pasto al lado de una bolsa plástica.

Mi garganta está seca. Tengo mucha sed. Necesito beber
algo. Tomo fuerzas y me paro. Salgo del parque en dirección a Mc Donald´s.
Supongo que lo recaudé me alcanza para una Coca Cola. En la calle dieciocho hay
un grupo de personas arregladas que hacen fila para entrar a Vango. Un par de
mujeres en tacones y minifalda entran a Biblos. Bajo por Samson y paso al lado
del Sofitel. Un grupo bebe una botella de ginebra Bombai Saphire en unos
asientos de terciopelo dispuestos detrás de las ventanas polarizadas del hotel.
Un tipo y dos mujeres de falda corta hablan y fuman frente a la entrada del bar
“The Raven”.

Volteo por la diecisiete, bajo hasta la dieciséis y me
topo con un local que vende pizza. Entro y busco en el mostrador una carta de
precios. Una rubia de tacones y vestido ceñido al cuerpo me mira con
desconfianza. Detalla la suciedad de la tierra en mis jeans y camiseta. Me
quedo ahí parado durante un rato.

 –¿Va a pedir
algo? –le dice un hombre a otro en español adentro del mostrador.

–¿Cuánto vale la pizza? –pregunto en español a un
joven de contextura delgada con un ´piercing´ en el oído.

–¿Cuál quieres?

–No sé. ¿Cuánto vale?

–La sencilla vale dos dólares. Dos catorce con
impuesto. ¿La quieres?

–Espérate. –Saco el billete de un dólar y cuento las
monedas sintiendo los ojos de la mujer puestos en mí. Tres monedas de un cuarto
que tenía desde antes aparecen en el bolsillo anterior–. Sí dámela.

–Tienes que pagarla en la caja.

Camino hasta ella y le entrego el dinero a un hombre
de baja estatura. El otro joven llega.

–Es que no sabía si me alcanzaba –digo levantando los
hombros–. Estoy probando ser mendigo –añado mostrando mi camiseta sucia–. Soy
escritor y quiero ver qué se siente. Es muy duro.

–Pero te ha ido mal porque aquí vienen unos llenos de
monedas. Van a pedir dinero cerca a ´City Hall´.

–Sí, yo no soy bueno para pedir. No estoy
acostumbrado. ¿Me puedes regalar un poco de Coca Cola?

–Sí, claro.

Le pone hielos a un vaso de cartón y la sirve de un
dispensador. Le doy un sorbo largo. Entra delicioso refrescando mi garganta. El
aire acondicionado regula mi temperatura. Es un regalo del cielo, otro de esos
servicios que damos por sentados pero que la gente más necesitada jamás llegará
a disfrutar.

Me entregan mi pizza y me siento frente a un T.V. de
pantalla plana en el que están pasando un partido de la liga inglesa de fútbol.
Juegan Manchester Vs. Liverpool. Muerdo la pizza. El queso derretido invade mi
boca con su sabor característico. Masco el pedazo y lo trago. Voy degustando
cada pedazo. Bebo sorbos de Coca Cola y termino mi pizza con calma. Qué rico
puede saber un alimento cuando se vuelve un bien que no tienes a la mano, un
lujo como todos los demás que anhelas y no puedes satisfacer.

–¿Quieres otro pedazo? –me pregunta el flaco desde el
mostrador.

–No tengo como pagarlo.

–No importa. –Camino hasta él y me da uno de peperoni–.
¿Quieres otro poco de Coca Cola?

Le doy mi vaso. –Muchas, gracias. ¿Ustedes cómo se
llaman?

–Rafael y Benny.

–Es un placer conocerlos. –Estrecho sus manos–. Por
qué no me dan sus correos electrónicos y les envío la crónica. Voy a incluirlos
en ella.

Me los dan. Vuelvo a la mesa y muerdo la pizza. La
gente que tiene menos siempre resulta ser la más amplia y generosa. Rafael y
Benny saben lo que es sentir hambre, no tener una comida cierta en el día. Con
seguridad cruzaron la frontera y han tenido que pasar momentos muy duros hasta
llegar a estar detrás del mostrador vendiendo pizzas. Supongo que anhelan
volver a México en algunos años conduciendo una camioneta 4 x 4 y los bolsillos
llenos de dólares que les repartirán a sus familiares. Serán héroes que
desafiaron el peligro y volvieron victoriosos. ¿Cuántos inmigrantes sin papeles
perecen en el intento?

Les agradezco de nuevo y salgo al calor de la noche. Es
muy intenso, pero las dos pizzas y vasos de Coca Cola me han fortalecido. Por
lo menos ya no siento que mi salud corre peligro. Subo de nuevo por la calle
Chestnut. Un grupo de universitarios camina hacia “Drinkers” en la diecinueve.
Qué lejos están ellos de una vida precaria, de caminar las calles sin rumbo o
asumir la vida en un día a día en el que no hay dirección. Suena difícil de
creer pero el mundo está lleno de estas personas abandonadas.

La fila para entrar a Vango ha crecido. Un par de
´bouncers´ requisa a unos clientes. Los dejan pasar y suben por las escaleras
que llevan al segundo piso de la disco. Vuelvo a la plaza. Me siento en una de
las bancas. Cada una de ellas tiene un apoyabrazos intermedio que les impide a
las personas acostarse. Supongo que mi inquietud ahora es en dónde pasar la
noche. Mato el tiempo viendo a la gente. Vuelvo al pasto, acomodo la espalda y
cruzo los brazos. Busco una posición en la que me siento cómodo y cierro los
ojos. Podría pasar la noche ahí, ¿por qué no? Por lo menos es un lugar seguro.

Me relajo y pienso en Colombia. En lo lejos que está.
Recuerdo el niño que fui, al que su papá le compró una camiseta a rayas y no se
la quitó durante tres días porque era la camiseta que le había comprado su
papá.

Un sonido de agua disparada rompe mi pensamiento y
siento la hilera de gotas aterrizar en mi cara. De un momento a otro se han
encendido todos los roceadores del parque. Varios vagos se levantan del pasto y
caminan fuera de su alcance para no ser alcanzados por los chorros. Aprovecho y
me refresco un poco con la película vaporosa que sale de uno de ellos.

Vuelvo a la banca. ¿Dónde voy a pasar la noche? Me
pregunto. Ahora es una preocupación. Me siento ahí por un momento. Un
sentimiento desolador me invade de nuevo. El calor del día me ha dejado extenuado
y lo único que quisiera es descansar. Recuesto la espalda contra el incomodo
espaldar de la banca y saco mi teléfono. Llamo a mi amigo Carlos Queirós y le
digo que por fin me decidí a ser un mendigo por un día. Me dice que llega al
parque en quince minutos. Saber que viene me reconforta un poco.

Siento que estoy haciendo trampa. Los mendigos no van
observando a la gente ni apuntando sus pensamientos en libretas. Los mendigos
no tienen celulares ni llaman a sus amigos para que los vengan a consolar. Los
mendigos no están haciendo ningún ejercicio de vida en el que pueden experimentar
lo que sienten las personas entradas en desgracia. Los mendigos lo sienten de
verdad. No tienen a dónde ir, no tienen qué comer, no tienen a quién llamar, no
tienen una motivación y lo peor de todo, a muchos se les olvido lo que es tener
una vida.

El vago que ha estado gritando saca un cacho de marihuana
y lo fuma. Les dice a unas personas que no se le acerquen porque les vuela la
cabeza.

Carlos llega con su pelo húmedo y bien peinado. –Por
fin te decidiste a hacerlo –me dice en portugués.

–Si las cosas se hacen o no se hacen.

Se sienta en la banca con entusiasmo y hace un paneo
general sobre los vagos de enfrente.  –Las
personas que viven en la ´rua´ tienen una expresión característica en la cara:
ya perdieron el brillo en los ojos.

–La parte que más dura me ha parecido es la sensación
de ser invisible. Humillarse a pedir dinero también es asqueroso.

–La gente que vive en la calle ya tiene estrategias.
Siempre hablan de su familia y repiten que quieren ir a casa. Decir: “necesito dinero
para llegar a casa”, remite a las personas a su propia existencia familiar. Ven
en carne propia la situación del mendigo y le dan el dinero.

–Es la idea platónica de la tragedia. El observador ve
en el otro la desgracia y siente compasión y temor porque a él también podría
llegar a pasarle.

–La situación es muy compleja –dice Carlos de cara al
vago que fuma su cacho de marihuana–. Las personas que están en la calle
pierden la esperanza en la vida y las personas que tienen dinero consideran que
el problema es demasiado grande.

–Es cierto. El problema es muy grande. Muchas de estas
personas ya están muertas por dentro. –Me levanto de la banca para estirar las
piernas–. Tengo una sed espantosa.

–Vamos a casa y te ofrezco un vaso de agua.

Bajamos por Walnut. En la esquina de la diecisiete me
siento en el piso y le digo que me tome una foto. Una cucaracha camina a mi
lado. Estiro la mano y le pido dinero a un peatón. A Carlos le da pena y voltea
su mirada para otro lado.

–Viste que es difícil. Incluso a ti te dio vergüenza.

Un policía pasa en una patrulla y nos mira con ojos
suspicaces.

Bajamos a Broad y caminamos hasta Pine Street. ´City
Hall´ con su torre de 167 metros luce distinta. Toda Filadelfia luce distinta
si no tienes dónde quedarte a dormir. Tus problemas se vuelven vitales. Dejas
de pensar en cosas superfluas y te enfocas en sobrevivir.

Bajamos hasta la once. El apartamento de Carlos me
brinda un consuelo momentáneo. El aire acondicionado me refresca. El sofá se ve
provocador pero no me siento. No le quiero hacer más trampa a mi experiencia.
Carlos me pasa el vaso de agua y lo engullo en pocos tragos, me pasa otro y
hago lo mismo. Su novia Ali baja del segundo piso.

 –Tú
definitivamente estás loco.

Le sonrío, me despido de ella y Carlos me acompaña
hasta la salida. –Ten cuidado, –me advierte–, estás calles son peligrosas.

–Tienes cambio que te sobre  –le pido con la mano extendida.

Saca dos dólares y me los entrega. Nos damos un abrazo
y camino calle abajo. La ciudad duerme y las calles están silenciosas. Me doy
la última licencia y saco el celular del bolsillo. Quiero contarle a Camilo
Moncada que finalmente lo hice.

–Eso me gusta de usted. Es una persona comprometida con
su arte.

–Pedir plata es muy duro. Hay que humillarse para
hacerlo.

–Un verdadero mendigo está por encima de la
humillación, –responde con elocuencia–. Hay que perder el miedo. Un mendigo no
discrimina a quién le pide. Le pide al rico, al pobre, al estudiante, a la
abuelita, a otro mendigo.

Las casas de trescientos años con sus porches,
barandas y dispositivos metálicos para quitarse la nieve de los zapatos, acompañan
mi camino. La noche luce tranquila. Sería como cualquier noche si es que fuera
ir a mi aparta-estudio a dormir. No sé a dónde voy. Solo camino por las calles.
Tomo la quinta y paso junto a un gimnasio en el que se aprecian unos balones de
´pilates´ amontonados contra el vidrio. Las personas que van a un gimnasio
tienen una intención. Desean ser atléticos, sanos, lucir bien. Les importa su
aspecto, tienen una ilusión y una vida por la cual luchar. Es triste saber que
hay personas que no tienen nada de eso.

Chestnut luce un poco más movida. Hay gente que sube
caminando desde los bares de ´Old City´. Una joven con medias de rombos, botas
negras y shorts del mismo color, se acerca por el andén en dirección contraria.

–Discúlpame, ¿tienes un dólar que te sobre?

Levanta su cara y me mira. Sus cejas son pronunciadas
y su cara está maquillada. Cuando entiende lo que le estoy pidiendo aparta la
mirada.

–No tengo –responde.

Sigo bajando hasta la ciudad vieja. Algunos borrachos
salen de Rotten Ralph´s. Otra gente entra a Brazil´s. Me quedo ahí un rato. No
tener a dónde ir me genera un sentimiento desagradable. De alguna forma me
humilla ante gente que tiene sus necesidades satisfechas y van en busca de la
fiesta. Sus prioridades no son comer o buscar una cama en dónde dormir. Ellos
están en busca de sexo, o de conquistar al hombre o mujer de sus sueños.

Continúo mi marcha hacia el río. Cruzo la calle frente
a una patrulla de policía con dos agentes adentro. Me observan caminar como
sombra en la noche. Sigo de largo y llego hasta ´Penn´s Landing´. Las luces de
los edificios en Camden se reflejan sobre las aguas del Delaware al otro lado
del río. Es la ciudad más peligrosa de los Estados Unidos, seguida por
Filadelfia. Las separa el puente Benjamín Franklin, el primer puente colgante
del mundo con su estructura de acero alumbrado en medio de la noche. El rio
hace parte de lo que se llamó el ´Mason Dixon Line´, la línea divisoria entre
el norte y el sur. Hacia allá, Nueva Jersey, considerado en este punto aún como
el sur. Del rio hacia el norte, Pensilvania, una tierra libre en la que se
abolió la esclavitud. Es increíble pensar que un esclavo que pasara el río era
hombre libre. Estas tierras tienen historia. Una historia sufrida y sangrienta.
Para llegar a ser lo que son, sus gentes tuvieron que tragarse muchos
escorpiones.

Me quedo un rato mirando los barcos anclados en la
orilla. Hay una corbeta de la marina de los Estados Unidos. Más allá está el Mochulu
de cuatro mástiles, famoso por ser uno de los principales barcos de vela que
transportaba madera desde la costa oeste hasta Australia. Aún más allá, se ven
las chimeneas del S.S. United States, el barco de pasajeros más rápido del
mundo, hoy en día convertido en un barco fantasma.

Saco el celular y miro la hora. Una de la mañana.
¿Dónde voy a pasar la noche? Me pregunto de nuevo. La fatiga se cuela hasta mis
huesos. Camino de vuelta. La patrulla sigue en el mismo sitio. Los policías me
miran tras los vidrios polarizados. Pienso en lo que les diría si me paran y me
preguntan a dónde voy. ¿Me creerían? Ni siquiera tengo conmigo el carnet de la
Universidad de Temple que me acredita como estudiante.

Vuelvo a la calle dos. Algunas personas toman cerveza
frente al bar “The Plough & The Stars”. Uno de ellos me para. –Tú te
pareces a Cat Stevens, así con la nariz arqueada, la barba desordenada y el
pelo largo. ¡Miren, Cat Stevens! –le dice a sus amigos.

–Cat Stevens. ¿Qué haces por aquí en Philly? –me dice
una de las jóvenes borrachas.

Me alejo de ellos. No sé qué pensar. Me siento
decepcionado al saber que no me tomaron como un mendigo. Por el otro lado me
alegra que me hayan tenido en cuenta.
La canción Moonshadow viene a
mi cabeza: “Yes, I´m being followed by a moonshadow / moonshadow, moonshadow /
Leaping and hopping on a moonshadow… And if I ever lose my legs / I won´t moan,
and I won´t beg / Oh, if I ever lose my legs / Oh, if, I won´t have to walk no
more… Did it take long to find me? / I ask the faithful light / Oh, did it take
long to find me? / And are you going to stay the night?”.

No
son las primeras personas que me lo dicen. Claire Lenahan, una estudiante de
teatro, también lo dijo. Me regaló un disco con sus canciones favoritas de Cat
Stevens porque yo le acordaba de él.
Stevens también quiso
experimentar con su identidad: se cambió el nombre por uno islámico y ahora se
hace llamar Yusuf Islam. Con todo y eso, al final del día ambos volveremos a ser
quienes somos. El cansancio sepultará la rebeldía y despertará nuestra
identidad verdadera. Mañana habremos olvidado todo y volveremos a nuestros
prejuicios.

Cruzo
la calle
y paso al lado
de un vago sentado frente a Cuba Libre. Mira hacia el piso con la cara entre
una gorra. La levanta y me mira.  –¿Tienes
cambio?

–No tengo plata –le respondo.

Su rostro no tiene brillo así como dijo Carlos.

Me corro algunos metros y me quedo ahí. No tengo a
donde ir. No tengo un derrotero, ni un plan, ni nada. No tengo nada.

Me quedo mirando al vago por un momento. Prende una
colilla de cigarrillo a la que le da dos chupadas antes de botarla sobre el
andén. Camino hasta Market Street. Los oficiales de otra patrulla me tienen los
ojos puestos encima. Me doy cuenta que me están supervisando. Quieren saber a
dónde voy, qué estoy haciendo ahí en la calle vagando sin ningún destino. Ante
sus ojos podría ser un ´jibaro´ intentando vender alguna droga. Vuelvo a los
bares y me siento a poca distancia del otro mendigo. Me quedo ahí. Meditó por
qué hago estas cosas y por qué soy tan distinto al resto de la humanidad.
Siempre voy en busca del dolor cuando la gente va en busca de la felicidad. La
misma Tatiana me lo ha dicho: “¿Si puedes ser feliz por qué no lo eres?”. Yo
mismo me lo he preguntado muchas veces. Algo me lleva a hacer esto. El dolor
agudiza mis sentidos, me hace sentir vivo y me deja percibir el sufrimiento
humano. El dolor me hace mejor escritor. Si estuviera en una zona de confort
mis temas serían completamente diferentes. Sería un escritor que expondría la
felicidad y la ilusión.

Ahí sentado no perturbo a nadie. Soy invisible incluso
para los policías. Me quedo tranquilo hasta las tres de la mañana y veo a los
últimos clientes salir de los bares. Algunas jóvenes caminan abrazadas de un
lado a otro con sus vestidos desajustados. Un par de tipos encienden unas motos
de alta cilindrada. Las aceleran produciendo un rugido ensordecedor. Una mujer
con un vestido de rayas de tigre se monta con uno de los motociclistas. Otra,
con uno de rayas de cebra, se monta con el segundo. Se ponen los cascos y las
dos motos salen disparadas por la calle. Voltean por Samson y el bramido de su
motor se pierde en la distancia.

Un taxista pasa y rompe su espejo contra el del carro
de un rapero. El rapero sale a verificar el daño. A su espejo no le pasó nada.
Se monta de nuevo y se ríe con otro rapero.

–Por qué siempre tratas de pegarle a alguien –dice un
tipo que pasa en compañía de otro.

–Porque te estaba mirando mal –responde el amigo con
los puños cerrados.

Camino hasta Market Street. La patrulla sigue junto al
andén como caimán en playa. Esperan a que algo ocurra: una pelea callejera,
alguna persona manejando borracha o un ´business´ de cualquier tipo en el que
se lleven una medalla por capturar a un ´jibaro´ desprevenido. Subo hasta la
calle tres. La avenida está bien concurrida para ser miércoles. A medida en que
me acerco a la cuatro y la cinco, se empieza a respirar cierta soledad. Las
personas están en sus apartamentos durmiendo.

Una rata gigante se pasea por el borde de un andén y
se esconde en una cañería. Estas son las calles por las que se pasearon los
grandes próceres de la independencia norteamericana como George Washington,
Benjamín Franklin, Thomas Jefferson y John Adams.

Paso frente al Hall de la Independencia. Hace menos de
un mes estuve con mis papás por aquí. A mi papá le brillaron los ojos al saber
que estas calles vivieron el grito de independencia. Tomamos un vehículo
anfibio de esos que desembarcaron en las playas de Normandía en la Segunda
Guerra Mundial, y hoy pasean turistas por las principales ciudades de los
Estados Unidos. Terminamos el tour navegando por el Delaware. Como niños, papá,
mamá y yo, soplamos los silbatos aflautados que producen un resoplido de pato.
La imagen es aún vívida en mi memoria. Tener a mis papás lejos incrementa mi
sensación de orfandad.

Un par de vagos duermen en la entrada de un local
entre las calles ocho y nueve. Hay otro que hace lo mismo una cuadra más
adelante. Camino hasta la calle once y me siento en la banca del paradero de
buses. Me quedo ahí un rato hasta que el cansancio me vence. Son las tres y
media. Debo buscar un lugar para dormir. Podría acostarme contra una fachada en
el andén pero no me atrevo. Camino hasta Filbert Street en el barrio chino y
miro los cuatro andenes subterráneos de la estación de trenes Market East.
Están desocupados y las puertas con llave. Un mendigo llega a mi lado.

–¿Tienes marihuana? –me pide llevando sus dedos a la
boca.

–No.

Me cruzo con una mujer sin dientes camino a la calle doce.
Me compró un café con leche en Wawa con los dos dólares que Carlos me dio. Lo
pruebo. Me sabe delicioso. Los ojos de otro vago me miran con antojo. Bebo la
mitad disfrutando cada sorbo y le regalo el resto.

–Dios te bendiga.

Doy algunas otras vueltas por ahí. Estoy desesperado.
El calor no disminuye y de nuevo me siento cocinado. Debo encontrar un lugar
dónde pasar la noche y dormir un rato, si es que quiero llegar a las dos de la
tarde del día de mañana. Un bus de Greyhound pasa por la calle y se me ilumina
la mente. La terminal de buses queda a cuadra y media. Camino bajo los avisos
luminosos que publicitan los restaurantes de comida asiática y entro a la
agradable terminal climatizada.

Me siento junto a una latina despeinada. Su vestido está
deshilachado en las puntas. Frente a mi hay un afroamericano con ´dreads´ y los
jeans rotos. Junto a él espera un hindú recién bañado y una joven de ojos
rasgados con ojeras marcadas. Una viejita de gafas blancas no desatiende su
maleta. Soy el único blanco a excepción de otro hombre con rasgos latinos. Todas
son personas humildes pero tienen un destino. Van a algún lugar en el que
intentan descubrir algo, reconciliarse o simplemente seguir con sus vidas.

Una joven de trenzas y shorts de satín llega con su
tiquete y me mira de forma desconfiada. Cierro los ojos e intento descansar un
poco en el asiento incómodo. Las fibras metálicas forman cuadrados que se
marcan en mi trasero. Su espaldar curvo es pésimo para mi hernia discal. Me lo
aguanto. Necesito dormir. Desconectarme un poco de esta ficción que me
auto-impuse pero es la realidad para muchas personas. Mi mente me lleva a
Bogotá por un instante. Alguien me toca el hombro. Abro los ojos. Es el guardia
de seguridad.

–¿Tienes tu tiquete de Greyhound?

–No lo tengo.

–¿No planeas conseguir uno?

–No.

–No puedes estar aquí si no tienes un tiquete de
Greyhound.

Me levanto bajo la mirada de la gente. El guardia se
dirige hacia otra mujer que tiene los brazos cruzados y también le pide el
tiquete. No lo tiene. Salimos al calor de la calle. Me siento en el andén.
Algunos pasajeros con maletas se bajan de taxis. Me quedo ahí, viendo a la
gente llegar e irse. Todos ejercen una acción activa menos yo y otro par de
vagos que merodean. Apoyo los codos en mis rodillas y hundo la cara entre las
palmas. Permanezco algunos segundos así. Levanto la cara. Mi reloj marca las
cuatro y media.

¡Al diablo con esta mierda! ¡Yo tengo una cama!

Me levanto como un resorte. La decisión me devuelve la
fuerza y el espíritu. Doy algunos pasos en dirección a la calle doce.

Un vago me llama desde atrás. Me volteo. Tiene los
ojos inyectados. Usa gafas cuadradas y traje desteñido. Aunque es de mediana
edad su piel luce acartonada. Debe tener menos edad de la que aparenta.

–¿Tienes con qué ayudarme? Voy a casa y me hacen falta
unos dólares para el bus.

–Tengo algunas monedas.

Hundo la mano en el bolsillo y saco veintitrés
centavos que le paso a su palma extendida.

–Algo es algo, –le escucho decir mientras retomo mi
rumbo–. ¿Sabes a dónde vas? –Me volteo–. ¿Tienes alguna idea de a dónde vas? –repite
de forma insistente.

–Sí –respondo.

–¿Estás seguro?

–Sí.

Me volteo y sonrío. Sigo sonriendo en Market Street.
Pienso en mi cama y mi pequeño hogar. Los veo como un regalo del cielo. No
puedo esperar a poner la cara en la almohada. Agradezco tener un destino, un
camino que yo mismo me he trazado. Algunos pajaritos cantan frente a mi
edificio. Son las cuatro y cuarenta. Entro a su recepción enchapada en azulejos.
¡A la mierda con ser mendigo! Ojalá todos pudieran elegir no serlo.

 

Vea fotos en: www.eduardobecharanavratilova.blogspot.com

www.eduardobechara.com

escarabajomayor@gmail.com

(Visited 229 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Eduardo Bechara Navratilova. Escribo como acto liberador que me ayuda a escapar del mundo, así termine volviendo a él. Me sirve para entender mis propios actos, aunque admito que acabo con más preguntas que respuestas. Tengo defectos despreciables, que dejaré al lector descubrir por si mismo. Detesto los trancones, las modelos y hacer fila en los bancos. Me gusta el fútbol y la rumba, me gusta la gente que persiste. Tengo los títulos de derecho (1999) y literatura (2005) en la Universidad de los Andes. La novia del torero, Editorial La Serpiente Emplumada (2002) y Unos duermen, otros no, Editorial Escarabajo (2006), son mis dos novelas publicadas. No tengo un peso en el banco, pero me he recorrido medio mundo en viajes. El ser humano y su comportamiento son mi tema de fondo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En prisión el mundo parece más redondo. Se repite y se vuelve a repetir. La cárcel es penosa. Ellas y ellos esperan y se desesperan. Pero, en medio del silencio interno está una amiga de los emisores: La radio, pasión para vivir en prisión.

Priscila Hernández, periodista, nos comparte su encuentro con el equipo de "A Radio", emisora del Centro Penitenciario de A Lama en Pontevedra, Galicia. Gracias a Priscila por los materiales cedidos. 

 Lleva la entrevista a Priscila en Podcast
Lleve la entrevista Priscila equipo de la radio

En "A Radio" saben que son una emisora más en el cuadrante. Compiten durante 24 horas en el dial. En las ondas de libertad está una rumana que paga su error por drogas. Un español. Un portugués y un programa que marca el mejor registro de audiencia interno: "El son de la cárcel". 



Radio Chévere- Centro Penitenciario de Dones (Barcelona)
"Ante todo, lo que quiero que quede claro, no porque estemos presos, no todos somos criminales. Todos podemos caer en un error del cual nos podemos arrepentir y corregir. Tengo un futuro y unas metas. Se están descubriendo nuevos talentos dentro de las penitenciarías como el personal que trabaja en la radio" Video

Radio en la cárcel de Ibarra (Quito)
El abandono de la celda para llegar a la sociedad.  Reportaje elaborado por estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito para el programa Hora Hueca. Los estudios de la radio, el diseño de la programación, los guiones, los técnicos de la radio, las piezas musicales, las poesías y el poeta de la radio. El compromiso del emisor. Video I y II

Radio estación en Iquique (Arica)
Conozca la experiencia, los estudios, la programación, el grupo de trabajo y una estudiante de comunicación que, no por gusto, terminó haciendo sus prácticas en un nunca imaginado lugar. Video.

¿Qué puede hacer nuestra radio para apoyar a los privados de libertad?. Si ha encontrado útil este artículo copie y comparta el enlace
http://titoballesteros.blogspot.com/2011/11/en-prision-el-mundo-parece-mas-redondo_27.html

Quizá también le interese

2

Colombia es un país con muchas deudas y malformas institucionales. Esta(...)

3

El resultado de las elecciones en Brasil confirmó parcialmente las proyecciones(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar