Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Finalizando la segunda semana de enero, al mismo tiempo que se acababan mis vacaciones (y el dinero), me acordé que desde el 1 de febrero el fútbol colombiano pasará a ser pago. Es decir, para ver a mi querido Junior de Barranquilla, tendré que suscribirme al canal ‘premium’ por los “mismos 30 mil pesitos”.

Pero los que como yo disfrutamos de las películas, tenemos además del cable básico –que ronda por los cien mil pesos– dos paquetes extras de cine y, por supuesto, Netflix, lo que nos lleva a tener una factura mensual de casi 200 mil pesos.

-¿Y el fútbol?- pensaba angustiado hasta que una idea apareció en mi cabeza. Ese mismo día la compartí emocionado con mí esposa y mis tres hijas:

-Mis amores- les dije meloso y con una sonrisa inocente en mi rostro. -Como este año el Fútbol Colombiano hay que pagarlo para verlo, voy a cancelar un paquete del cable. Uno de los dos de películas, para tener el de fútbol…

Las cuatro me miraron como un león a su presa. “Ni se te ocurra”, dijeron en coro arrastrando peligrosamente las sílabas. -Sí quieres ver el fútbol, ve a verlo en ‘La Favorita’.

‘La Favorita’ no es más que la tienda del barrio donde a veces solemos concurrir a ver algún partido de fútbol. Me sentí miserable y me di cuenta, con lástima por mí mismo, que en mi casa no mando yo. ¡Sería el único que no iba a tener el fútbol en su casa! Pensé aterrorizado.

Unos días después me enteré que no era el único. De hecho, era solo uno de millones que no adquirirían el canal. La tendencia en las redes que decía #LoPagaráSuMadre hablaba por sí sola: hasta el más fiel seguidor de un equipo cualquiera está renuente a suscribirse al nuevo canal.

Creo que nadie en el país habría pensado que la reacción hacia el fútbol pago por TV iba a ser tan negativa. Y, de paso, llevaron palo los comentaristas y locutores del canal: desde Carlos Antonio Vélez, cuya prepotencia y lenguaje rebuscado poco gusta en la costa; hasta Eduardo Luis, uno de los comentaristas que más ha llevado del bulto.

Pero lo de fondo va más allá de los 30 mil pesos. El asunto nos lleva a cuestionarnos sobre la verdadera calidad del fútbol colombiano que, increíblemente, en un reciente informe de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, acomodó al modesto rentado nacional en el quinto lugar por encima de potencias mundiales. ¿Cómo carajos hacen ese ranking?¿En qué cabeza puede caber que el fútbol colombiano es mejor que el de Alemania?

Pero ni con la extraña tabla que beneficia al fútbol nacional, la gente se traga el cuento. “¿Treinta mil pesos para ver qué?” se preguntan insistentes en las redes, a pesar que equipos como Junior, América y Nacional se han armado para competir con lujo de detalles. Pero nada: ni la gente se suscribe al canal, ni tampoco compra los abonos.

Junior, con sus millonarias contrataciones, solo ha vendido 6 mil abonos y América, dos mil quinientos. Parece que la incredulidad se ha tomado a nuestro fútbol. Y más cuando el cable operador te pasa lo mejor del fútbol mundial como nos gusta: gratis. Barcelona, Real Madrid, Bayern Múnich, Liverpool, Juventus y muchos más, están a un clic… y gratis.

A eso súmenle el disgusto de dueños de equipos que afirman que  mientras en otros países de América pagan cuatro, cinco y hasta siete mil pesos por abonado al Canal de fútbol, Win Sports+ solo dará a cada equipo en Colombia mil pesos por afiliado.

No tengo una bola de cristal que me permita ver el futuro. No sé si en febrero el fanatismo podrá más que la economía y todos terminemos con el canal premium en nuestro cable, a pesar de tener que soportar a Carlos Antonio Vélez, Iván Mejía, Eduardo Luis y a Mondragón. Pero lo que ha pasado hasta hoy es un campanazo de alerta que hace pensar que lo que dijo hace unos días el senador Fuad Char, máximo accionista del Junior, no fue descabellado. “El canal va a ser un fracaso”, vaticinó, y parece que sus palabras están siendo respaldadas, por lo menos en el mundo virtual, por miles de personas que aún hoy, días después de que se hiciera viral el famoso hashtag, la opinión general es que  #LoCompraráSuMadre.
¿Cambiará la tendencia? Amanecerá y veremos.

(Visited 927 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. andrescuellari

    Si es extraño que haya muertos por peleas entre barristas pero nadie quiera pagar por ver los partidos. Como que la afición no da para tanto. Esto solo refleja la mala calidad del espectáculo que no amerita pagar para verlo en la comodidad de la casa.

  2. Hola el fútbol nuestro es de una completa mediocridad, por favor solo se escucha el pito y los jugadores en el piso, a diferencia del fútbol europeo, esta gente corre ,lucha y esto si vale la pena de ver y pagar.Por favor miren el bolsillo del colombiano, pero quizas gane el conformismo y terminan pagando.?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar