Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Barranquilla, la única ciudad en Colombia reconocida por su infraestructura verde y azul y exaltada por quinta vez consecutiva como «Ciudad Árbol», sigue gozando de los frutos de la apuesta que emprendió en una carrera por ser una urbe que crece en sintonía y con respeto de sus recursos naturales. Es la misma ciudad que emprendió hace más de 16 años una vital misión para reconciliarse con su esencia fluvial al que por décadas había dado la espalda: el río Magdalena.

Esta ciudad caribeña, diversa y cosmopolita, es un ejemplo en el país por su apuesta por la preservación del medio ambiente, una que abraza su identidad verde y azul especialmente gracias a dos proyectos de alto impacto en el ecosistema puestos en marcha por la Alcaldía de Barranquilla: la recuperación integral de los caños y una nueva fase del Ecoparque Ciénaga de Mallorquín. El primero busca transformar los caños Mercado y Auyama en un parque lineal que revitalice el Centro y el suroriente de la ciudad, mejorando la calidad del aire y del agua. Por su parte, la nueva etapa del Ecoparque pretende convertir la ciénaga de Mallorquín en un espacio público de recreación y ecoturismo, preservando el ecosistema de manglar.

Sumado a esto, por la promoción e implementación de las granjas urbanas y la revitalización de sus espacios ribereños, Barranquilla se ha convertido en un faro de sostenibilidad en Colombia. Su apuesta por restaurar la relación con el río Magdalena no solo promueve la conservación ambiental, sino que también revitaliza la conexión cultural y económica con este importante recurso natural. Con cada paso hacia adelante, Barranquilla demuestra que es posible armonizar el crecimiento urbano con el respeto por la naturaleza.

A través de iniciativas y programas de restauración y educación ambiental la ciudad ha transformado este espacio en un modelo de sostenibilidad y coexistencia entre el ser humano y el medio ambiente.

Una muestra de ello es ese tesoro natural que cautiva con su biodiversidad que alimentan cada uno de los sentidos de quienes visitan el Ecoparque Ciénaga de Mallorquín que en realidad es un santuario ecológico construido sobre lo que alguna vez fue una zona degradada por la contaminación y el abandono y que hoy se muestra como un oasis biodiverso que enriquece el recurso natural.

Visitar Mallorquín es un plan que nadie se puede perder. Dentro de sus senderos, rodeados de mangles y espesa vegetación surcados por el ulular y trinos de las aves con la ciénaga apacible como fondo, se ven gentes de todas partes: barranquilleros, visitantes del interior del país y extranjeros que no ocultan su asombro por semejante lienzo natural que se explaya sobre ellos.

Al adentrarse en el ecoparque, explota ante los ojos una sinfonía de colores y sonidos, donde la flora y la fauna se entrelazan en una danza armoniosa. Las aves migratorias encuentran refugio en sus manglares, mientras que los cangrejos violinistas se desplazan con gracia entre los caños y canales que serpentean por el paisaje escondiéndose entre los miles de agujeros en los que se refugian.

Fernando, Alberto, Gregorio y Patricia llevan varios días recorriendo Barranquilla. Llegaron a visitarla atraídos por las buenas noticias que ella genera  en cuanto a ecoturismo, monumentos, parques, el malecón del río y lo que ellos consideran como un espacio donde se cohabita con la naturaleza como en ningún otro: el ecoparque de Mallorquín.

“Es increíble. se respira paz y naturaleza. Es un sitio que todos deberían conocer. Es un circuito turístico que, además, incentiva al cuidado de la naturaleza y nos ayuda a mantenernos en forma al recorrer sus senderos sobre la ciénaga”, dijo Alberto sin detener su marcha.

Pero más allá de su belleza natural, el Ecoparque Ciénaga de Mallorquín es un testimonio del compromiso de Barranquilla con la naturaleza. A través de iniciativas y programas de restauración y educación ambiental la ciudad ha transformado este espacio en un modelo de sostenibilidad y coexistencia entre el ser humano y el medio ambiente.

El sotenimiento de los proyectos en que se vinculan los recursos naturales al desarrollo de la ciudad y al ecotuismo, así como a la contrucción de más parques y epacios verdes, la ampliación del malecón del río y la puesta en marcha de la construcción del malecón del suroriente, está garantizado dentro del plan de desarrollo 224-227 que la alcaldía de Barranquilla implementó para seguir en sintonía con un desarrollo más sostenible.

En un mundo cada vez más urbanizado y desconectado de los recursos naturales, el Ecoparque Ciénaga de Mallorquín brilla como un faro de esperanza y renovación. Es un recordatorio de que, con determinación y colaboración, podemos restaurar y preservar los tesoros naturales que nos rodean, asegurando un futuro más verde y sostenible para las generaciones venideras.

*Fotos: Salma Saad

(Visited 54 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ojalá en un país de contradicciones, de ‘ires y venires’, de(...)

2

América Latina y El Caribe, tierra bendecida por la diversidad y(...)

3

Rellena, morcilla o ‘camarón africano’, es uno de los manjares populares(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar