Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las barras bravas son barras delincuenciales. El peor ingrediente que tiene hoy el fútbol colombiano. Son jóvenes vinculados directamente a las barras que operan bajo las órdenes de organizaciones delincuenciales, dedicadas a ejercer el delito.

Estas bacrim han captado a los jóvenes de Millonarios, Santa Fe, Bucaramanga, Junior, América, Deportivo Cali, Medellín, Nacional, Tolima, por mencionar solo las principales.

Estas ‘barras’ han venido en picada, hasta el punto de convertirse en grupos de delincuentes, asaltantes, asesinos, extorsionistas, violadores, timadores y mulas.

Conforman bandas con estructura jerárquica de mando. Tienen el control territorial en cada estadio, cobran por la seguridad de las personas que ingresan al espectáculo del fútbol. Cada ocho días, con el pretexto de acompañar a sus equipos, van de pueblo en pueblo sembrando el miedo y el terror.

Van atracando en las carreteras, robando almacenes, supermercados y vendedores ambulantes a lo largo de las vías, quitándoles el producido y, de paso, robándose los productos que ofrecen.

Son en definitiva apaches que van sin Dios ni ley por Colombia, en muchos casos con el patrocinio y ayuda económica de los propios clubes deportivos.

No son barras bravas, son bandas delincuenciales, como bien los señala el editor deportivo de EL TIEMPO Gabriel Meluk. Y no menos grave, las denuncias de los movimientos oscuros de los dirigentes deportivos que hace la reconocida periodista de esta misma casa editorial Martha Soto.

Son jóvenes, muchos de ellos menores de edad, al servicio de narcotraficantes que los utilizan para distribuir drogas dentro, fuera y en los alrededores de los estadios. Bazuco, pepas, drogas sintéticas, alcohol y un mundo oscuro y tenebroso de asesinatos, vendettas y venganzas.

Se citan para matarse, en cualquier parque, de cualquier barrio, de cualquier localidad. Organizan orgías, tienen patrones, jefes y ganchos para identificar los proveedores y los cobradores. Es decir, la sacan del estadio para llevarla a sus comunidades.

Se estima que hay unos 100 mil barristas en el país: América, 18.000; Comando Azul, 20.000; Guardia Roja, 8.000; Nacional, 7.000; Junior, 25.000; Tolima, 3.000; Bucaramanga, 3.000. No le tienen miedo ni respeto a la Policía.

Cada ocho días es un reto para los comandantes de Policía hacer el esquema de seguridad de los partidos, tanto para el ingreso del aficionado, los traficantes de drogas, los reducidores, los revendedores, la distribución incontrolable de toda clase de alucinógenos y estupefacientes, los robos, las riñas entre los combos, dentro y fuera de cada partido de fútbol.

No les importan los anuncios de las medidas de las alcaldías, como las de no permitir la venta de licor cerca a los estadios de fútbol. Estas bandas delincuenciales en que se han convertido las barras bravas manejan la logística de los estadios. Son dueños de los ingresos y las salidas de los asistentes.

Atracos, atropellos, riñas, asaltos a personas que transitan por la calle 53, entre la avenida Caracas y la carrera 30, y toda calle es una trampa con estos delincuentes que actúan igualmente en la avenida de Las Palmas, 57 Caracas Campín.

Son hordas rayando paredes y rejas, atemorizando a los dueños de establecimientos que tienen que cerrar obligatoriamente sus negocios y esconderse ante la presencia de estos vándalos que se han tomado en cada partido los alrededores del estadio El Campín, la carrera 30, la avenida Caracas y todos los barrios que componen la localidad de Teusaquillo.

En Bogotá no existe una integridad institucional que permita efectivamente cohesionar a los participantes en este espectáculo. Las instituciones deben trabajar con la policía metropolitana de cada capital y los líderes de las barras, con programas, proyectos, que permitan el desarrollo de la convivencia dentro y fuera del escenario deportivo, para evitar lo que hoy vemos: violencia y jóvenes caídos en lo más profundo de las drogas.

Quiero señalar que en este blog hago referencia a ese grupo de vándalos que asisten al fútbol cubriéndose y utilizando el nombre de barras bravas para hacer el desorden, formar el caos y dar el peor de los espectáculos. Hay que pararlos.

Twitter: @JoseLRamirezM

(Visited 1.178 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de la Universidad de la Sabana de Bogotá en Ciencias de la Comunicación Social y periodismo, con diplomado en Periodismo Público de la Unión Europea y la ESAP y posgrado en Ciencias Políticas para Latinoamérica y Criminalística de la Universidad de Salamanca (España). Maestría en Periodismo y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Especialización en Docencia Universitaria de la UCC. Durante 20 años he ejercido el periodismo en radio y televisión. Durante este tiempo, simultáneamente, he estado vinculado a la cátedra universitaria y a la dirección de trabajos de investigación en las áreas de periodismo público y comunicación social.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar