Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Históricamente, el barrio La Paz ha sido de ladrones, extorsionistas, carteristas… Allí se cometen toda clase de delitos: compra y venta de estupefacientes, violaciones a niñas y niños menores de edad, consumo indiscriminado de drogas. Todas las noches son un infierno. Y de paz, nada.

Cincuenta años de un asentamiento que en su comienzo fue una invasión. Esas sola y larga calle ciega no ha dado sino generaciones dedicadas al crimen. Hay que decir que viven algunas familias que trabajan y no ejercen el delito, pero … son cómplices, por años, de los delincuentes. Y del consumo indiscriminado, de día y de noche, de bazuco, marihuana, pepas y alucinógenos. Y nadie dice nada.

Se callan, no denuncian, saben y ‘comen calladas’, viven con el delito, miran para otro lado, son compadres y comadres, conocen a los ladrones desde niños, sus apodos, su modo de operar, a sus padres, a sus madres y a sus hermanos, y por décadas han guardado silencio, y artículos robados. Callan, son cómplices.

Bajo esa estructura han permitido que este nido de delincuentes y asesinos operen en la capital. Ese cuadrante de escasas viviendas, dedicadas desde los años cincuenta a ocultar carteristas, maleantes, que se jactan de ser los ‘mejores’ en Bogotá y Colombia y fueron un día jalonados para ejercer sus delitos en el exterior para hacer cambiazos de maletas en hoteles, estaciones del metro, restaurantes y robar carteras en el viejo continente: Europa.

Se fueron forjando hace más de cuatro décadas esas viejas generaciones de hampa que hoy son abuelos y ejemplo del delito, y que muchos de ellos, desde este mismo lugar -el barrio La Paz-, orientaron y enseñaron a sus descendientes a ser de sus vidas el delito.

Hoy muchas de esas viejas generaciones han muerto en el oficio, o en cárceles donde el ajuste de cuentas les ha cobrado con la vida.

Hoy sus hijos y nietos son los asesinos de Álvaro Torres, el funcionario del Banco de la República, persona de bien, tan de bien que le faltó calle para saber que ese territorio, en pleno corazón de Bogotá, no tiene autoridad distinta a esos hampones y asesinos que no solo han acabado con la vida de un hombre bueno y honesto sino con otras vidas, otras personas, que han sido víctimas en este punto de la Circunvalar, de robos, atracos, violaciones de niñas, niños y ancianos.

La ciudad está advertida, cuando en imágenes, por televisión, se les ve bajar por la circunvalar parando el tráfico para robar carteras, asaltar vehículos particulares y crear el pánico sobre una de las vías más importantes de la capital.

Bajan como hienas a atracar en la 19, en la 26, en la 7a, en la 13, en el centro histórico, en pleno centro, y se refugian en sus casas del barrio La Paz.

Recuerdo este caso: al hijo del alcalde encargado de Bogotá, Luis Guillermo Jaramillo, le robaron su cámara, su equipo de video y fotografía mientras tomaba panorámicas de la ciudad. Salvó su vida de milagro, de esos días en que no le tocaba morir. Por este hecho un hubo capturas, no hubo responsables y no hubo la recuperación de los elementos.

Hay que intervenir ese sector. Hay que comprar esos terrenos. Hay que expropiar esas casas. Hay que recuperar esos terrenos, como se hizo con El Cartucho, El Bronx o Cinco Huecos. No basta con la captura de uno o tres asesinos de los diez que participaron en el crimen de Álvaro Torres. Y devolverle ese pedazo de Monserrate a la vida. Y que la muerte se vaya.

Al alcalde Enrique Peñalosa, por favor, ese nido del delito y el crimen, como lo ha hecho ejemplarmente, recuperando el centro de la ciudad, hay que terminarlo. Si se deja, prometo que volveremos a escuchar de asesinatos, asaltos, robos a mano armada, en este sitio de la 23 con Primera del centro oriente de la ciudad.

Hay que terminarlo y demostrar autoridad, y que el delito no paga.

Twitter: @JoseLRamirezM

(Visited 1.797 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de la Universidad de la Sabana de Bogotá en Ciencias de la Comunicación Social y periodismo, con diplomado en Periodismo Público de la Unión Europea y la ESAP y posgrado en Ciencias Políticas para Latinoamérica y Criminalística de la Universidad de Salamanca (España). Maestría en Periodismo y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Especialización en Docencia Universitaria de la UCC. Durante 20 años he ejercido el periodismo en radio y televisión. Durante este tiempo, simultáneamente, he estado vinculado a la cátedra universitaria y a la dirección de trabajos de investigación en las áreas de periodismo público y comunicación social.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar