Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Douglas aún no había iniciado su vida. Era un feto, por decirlo de alguna manera, cuando en su cabeza comenzó a dar tumbos una vocecilla que le diría ya es hora de partir, que ya es hora de morir.

 Eran las dos de la tarde de un día caluroso, las calles de la ciudad estaban desoladas, los árboles no respiraban, ni daban el más mínimo indicio de que en algún momento de la tarde sus hojas por fin se moverían. Una voz ronca se escuchó tras la puerta que daba a la entrada de la casa, era una señora de muy alta alcurnia, que se acercaba a concretar el negocio pactado por la venta de aquel hogar. Josefina se levantó de inmediato de su mecedora y se dispuso a abrir la puerta grande de madera; que tenía un lujoso vitral en la mitad en forma de Jesucristo mal hecho.

 Juntas volvieron a ver la casa que gozaba de 3 salas vacías, un comedor viejo y un solar que lo acompañaba una mata de mango, se detuvieron en uno de los cuartos, era el del único sobrino. Aunque el cuarto tenía el tamaño perfecto para ser una cocina, en él solo había una cama sencilla y un viejo equipo de sonido. Por las ventanas que estaban abiertas de par en par y que daban a la calle entraba una pequeña corriente de azufre como si una bruja estuviese alertando un oscuro porvenir.

 Una buena cantidad de dinero le habían dado a Josefina por la venta de su casa, el suficiente para haber vivido una vida tranquila, quizás en una casa que bordease la cordillera de los andes, donde hiciese un clima templado y pudiese cultivar y alimentar sus animales como siempre lo había soñado. Sin embargo, siguiendo las leyes de su fe, decidió invertir su capital en su sobrino Douglas; un desprovisto que no tenía nada ni a nadie en el mundo, luego de que sus papás murieran, según su tía, en un accidente doméstico. La única verdad era que ambos habían citado a la muerte para que les arrancara la vida al mismo tiempo.

 Josefina le daría al pequeño huérfano más amor del que la vida estaría dispuesta a darle a alguien, desde enseñarlo a montar en bicicleta o en pequeños patines, hasta ayudarlo a enfrentarse con los vejámenes de la adolescencia. Aprender las terroríficas tablas de multiplicar, trasnochar cuando al pequeño infante se le había olvidado  la clásica maqueta del volcán, o entenderlo cuando sin percibir  por qué, salía a flote su más tradicional esencia canceriana, pedir un abrazo.

 Douglas tenía impresa la pureza de su alma en su sonrisa, era un joven apuesto, de ojos saltones, moreno, unas manos anchas como si en su vida pasada hubiese sido un obrero, tenía el cabello negro y ojos cafés. Vivía como si estuviese enamorado de la vida. Tenía la facultad de apasionarse por cada cosa que hacía aunque nunca fuera el mejor en el colegio. Se destacaba por su sentido de pertenencia y su alto grado de madurez, cosa que lo distinguiría hasta el día de su muerte.
 Pasó su adolescencia en un colegio donde la fe en Dios y el respeto a la espiritualidad eran suplantadas por la necesidad de poseer y tener algún reconocimiento económico o académico. Mientras caminaba por el pasillo del colegio junto a una de sus amigas, de esas que uno cree que serán para toda la vida, una señora que ayudaba con los servicios del aseo de la escuela se quedó mirándolo y le sonrió.

Él como siempre imprimió su sello en un sonrisa que envió de vuelta y su amiga al percatarse de esto, le dijo:

– ¿Conoces a Teresa?

A lo que él respondió.

– Claro.

– Es rara, hace unos días me dijo que tú necesitabas mucho amor.

 Douglas no supo que más decir, lo tomó como una conversación sin sentido, pero de nuevo los augurios querían tomar protagonismo y la frase se perforó en su inconsciente para siempre.

 Al terminar su bachillerato su tía, o su madre si bien podemos decir, le propuso irse del país por un tiempo, conocer otras culturas. Quería que él tuviera la oportunidad que ella y su única hermana no habían tenido, viajar y darse cuenta que la vida podía verse desde diferentes perspectivas, que lo que para nosotros está bien, al otro lado del mundo Dios lo ve con otros ojos.  Pero para entonces, Douglas había puesto sus ojos en una rubia color girasol y se negó al viaje. Agridulce se volvió el sentimiento de Josefina hacia Douglas quien prefirió irse de la ciudad a estudiar una carrera que no lo llenaba, con tal de caminar despacio por los senderos del amor, quien luego de un tiempo se aburriría de él como se aburren los perros cuando están encerrados en una casa.

 Las voces en su cabeza que hasta el momento habían estado dormidas como un león que acaba de cenar, se despertaron con hambre atrasada y comenzaron a traerle al pequeño adolescente una buena bandada de preguntas existenciales.

Lo primero que salió a flote fue aquella frase que se había perforado en su inconsciente y que buscó entender de todas las maneras posibles, ¿a que se refería aquella señora con la frase que escucharía en su adolescencia? Por más que lo intentada solo aparecían nuevas preguntas.

 La soledad, los ciclos de la vida que continuamente tienden a repetirse, las relaciones amorosas en las que mezclaba su corazón y al final no se consolidaban y todas las pequeñas crisis que dice la sociedad que comienzan a ocurrir a determinada edad, se le adelantaron a Douglas. En su mente comenzaba a plantearse la idea de irse de este mundo, y ver el tan misterioso suicidio como una manera más de morir y no del cliché clásico de la cobardía, más bien todo lo contrario, un acto tan premeditado por el destino que solo él sabía en qué momento y la paz que le daría.

Rondaba la muerte en su habitación, se paseaba con el viento, como el arrullo de un gato, lo miraba fijamente a los ojos hasta que se sentaba a su lado como una fiel amiga, tomaba su mano y lo abrazaba fuertemente hasta que salía el sol. Lo visitó cada noche, cada madrugada. Dando los mismo tumbos, los mismos saltos, entrando tímida como cuando entra el amor a la vida de alguien. Sutil se sentaba todas las noches a su lado hasta que se ganó su confianza.

 Así que se levantó de la cama y caminó hacia la cocina que estaba a escasos metros. Tomó uno de los cuchillos más grandes que tenía y sintió como su fiel amiga lo tomaba de las manos y empuñaba con él el arma. Se arrodilló como si estuviese pidiendo perdón a sus padres por acabar con la vida que le habían dado y mientras se arrodillaba,  juntos empujaron el cuchillo hasta que tocó su corazón, lentamente proliferaron sus alas la libertad, repitiendo unas vez así el círculo vicioso de la vida.
@1albarracin
(Visited 4.473 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Tengo 27 años. Soy Productor de cine y televisión. Escribo poemas, cuentos y una que otra experiencia que vivo en mi entrenamiento de triatlón, bienvenidos!! Mi Instagram: @andres_albarracin mi twitter @1albarracin.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

La novia usa un vestido blanco con decoraciones verdes. Sus manos(...)

3

“Es un crimen que aún no se logra superar porque atenta(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Este escrito no es apto para menores de edad, no es un buen ejemplo, tampoco para personas deprimidas, pesimistas, es para leer como anécdota, por que de lo contrario se torna mal consejera y aparecen emociones negativas o crecen estas, por el que lo lee, el articulo llega a la meta de ver el suicidio, como algo personal y es muy corto el relato por que se llega a ello, pero la intención y el texto es bueno, siga así andres y llegara lejos como escritor.

  2. Este cuento es una manera de invitar al suicidio por muchos premios que logre por su narrativa, porque para no serlo es que a pesar de que la muerte lo acompañaba sin embargo la venció, pero no, termina suicidándose y para colmo llamarlo alas de libertad. ¿Que es que este mundo es perverso? si, pero no por eso hay que quitarse la vida, al contrario hay que encontrar el porque, el como y el para que es la vida. De seguro que si se tiene la paciencia suficiente se encuentran las respuestas. De eso se trata de encontrar las respuestas que las hay, solo que están, mejor, las han ocultado para poder gobernar.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar