Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
foto gay.jpg

Cuando yo era chiquita no entendía como en las películas la gente lloraba de felicidad o de rabia. A mí sólo me cabía en la cabeza llorar de tristeza o de dolor. Pero la vida quiso que yo fuera colombiana, y que aprendiera a llorar por mil quinientas razones, desde la risa hasta la indignación.  Hoy este país me hace llorar de rabia.

No sé por qué hay causas que le llegan a uno al alma. En mi caso es la defensa de los derechos homosexuales. Es casi como si yo no hubiera elegido la causa, sino al revés. Claro que quiero paz en el mundo y energía sostenible y leones marinos y todas esas cosas. Pero por encima de todo quiero igualdad y quiero justicia para la gente que es diferente a mí. Y es que esta  lucha por los derechos para los homosexuales no es solo una lucha por los derechos
DE los homosexuales. Esta pelea es por los derechos de todo el mundo. Como dice mi hermano, el día que a los religiosos les estén negando el derecho de juntarse para cantar hare krishna krishna krishna, ahí estaremos peleando por sus derechos. Pero la igualdad y la justicia son para todos o no son ni igualdad ni justicia.

La forma como este país discrimina al colectivo LGBT de manera tan flagrante me aterra, me indigna, me da ganas de llorar. Lloro de ira. La facilidad con la que el Senador José David Name dice que “este no es el momento histórico para votar el proyecto favorablemente” me desconcierta. Está diciendo que este no es el momento histórico de avanzar hacia un país más justo, menos desigual, más responsable con sus ciudadanos. Eso es lo que está diciendo, pero con otras palabras.  

El descaro con el que el Senador José Darío Salazar se atreve a afirmar que el proyecto se hunde “porque simplemente no es de interés  público y general” me espanta ¿Será que el honorable senador no lee los periódicos? ¿Desde cuando la discriminación abierta e impune de un grupo de ciudadanos no es de interés general?

Lloro de rabia y lloro de impotencia, porque no soporto que la gente normal use argumentos religiosos o moralistas para eternizar el pensamiento que nos hace el país arcaico que somos: donde la única verdad es la propia, dónde todo lo diferente es malo, donde el que no está conmigo y comparte mis ideas es un pervertido o un enemigo de la patria. Lloro porque no soporto ver a los políticos de un lado y del otro sacándole réditos electorales a la discusión, como si aquí no estuviera en juego lo más fundamental de lo fundamental, la esencia de todas las cosas y los que nos separa de las dictaduras vecinas que nos jactamos de criticar en Facebook: que el otro tiene derecho aunque a mi no me guste lo que hace. Que el otro tiene derecho a pesar de que yo no comparta sus motivos. Está en juego la sustancia misma de la democracia, la médula de la civilización moderna: que no tenemos que estar de acuerdo para respetarnos. 

Lloro de rabia por mi país condenado al atraso pedante de la incultura. Lloro de rabia por mi país que critica las elecciones en Venezuela, las bombas en Boston, la corrupción en España, el neoconservadurismo de Margaret Tatcher  o la economía griega, pero que no se pellizca, no se indigna y no arde de dolor cuando a 3 metros de la casa u oficina las instituciones que deberían representarnos y defender nuestros derechos  van debilitando la estructura misma de nuestra sociedad, como quien quita cartas de un castillo de naipes. Hasta que un día todo se vaya al carajo, y ya no importará más quién es heterosexual, o bisexual, o católico, o apóstata, porque habremos vuelto a la barbarie y todos estaremos tan abstraídos pensando en la propia supervivencia que nadie tendrá tiempo de preocuparse por si el tipo que me metí a mi aposento cavernícola va a follarme o a confesarme.

*La foto que uso en este blog la hizo mi talentosísimo amigo Nicolás (@nicolasrk). ¡Compártanla!
En Twitter: @Solterica
(Visited 3.305 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Me llamo Verónica, tengo más de 30 años (dejémoslo de ese tamaño, para no tener que ir actualizando esto) y sigo soltera. Soy alérgica al polen, a la aspirina y al atún. Me gustan los gatos, los perros y la gente que dice “salud” cuando alguien más estornuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Que Dios nos coja maquilladas

    Anoche me entregaron un premio. Bueno, a mí y a otros 99 latinos en Madrid. Gracias, estoy muy orgullosa(...)

  • Sin categoría

    No es NO

    [caption id="attachment_23" align="alignnone" width="460"] Imagen de una campaña contra la violación en el Reino Unido. Copyright: RKCR/Y&R[/caption] A propósito(...)

  • Sin categoría

    Volando voy, volando vengo

    Esta semana tuve un viaje de trabajo. La gente que dice que le encanta viajar por trabajo me sorprende.(...)

  • Sin categoría

    Relaxing cup of café con leche

    Había una vez un tipo que me encantaba. Qué mala forma de empezar una entrada, ya lo sé. Pero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En momentos en que Colombia está sumida en una crisis en(...)

2

Muchos años después, en el pelotón de fusilamiento, los colombianos recordamos(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar