Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Imagen de una campaña contra la violación en el Reino Unido

Imagen de una campaña contra la violación en el Reino Unido. Copyright: RKCR/Y&R

A propósito de las declaraciones de Andrés Jaramillo sobre una denuncia de violación de una joven el pasado fin de semana en el parqueadero de unos de sus restaurantes ha surgido una muy mediática controversia. El empresario en cuestión salió en defensa de su establecimiento con la ya celebre pregunta de “¿a qué juega una mujer que llega vestida con un sobretodo y debajo tiene una minifalda?”.

El señor Jaramillo en lugar de contestar lo que cualquier asesor de comunicación le habría podido recomendar que es “Estamos colaborando con las autoridades para esclarecer lo sucedido” se va lanza en ristre contra la víctima, porque le vale huevo lo que pasa en el mundo más allá de la caja registradora de su local, le vale huevo si su parqueadero es seguro o inseguro, siempre y cuando no le represente una pérdida en botellas de aguardiente vendidas el próximo fin de semana. Con lo fácil que habría sido usar esta oportunidad para incluir en su variopinto catálogo de cajitas de fósforos y botellas de agua etiquetada a mano, una con un mensaje que pidiera respeto a las mujeres. Con lo baratos que salimos los asesores de comunicación hombre, hay que ver qué oportunidad más mal aprovechada, ya no por preocupación sincera (que todos sabemos que no tiene), sino por pura estrategia de marketing.

Vivimos en un mundo retorcido en el que no ser violadas, toqueteadas o morboseadas es responsabilidad exclusiva nuestra, de las mujeres.  Hágame el favor. Vivimos en un mundo absurdo (porque este problema infeliz no es exclusivo de Colombia) en el que se nos enseña a estar siempre alerta, siempre a la defensiva, siempre atentas y preparadas a que ningún comportamiento nuestro pueda ser interpretado como una invitación, una insinuación o una bajada de guardia por los hombres, neandertales, incapaces de ejercer el autocontrol.

Qué payasada.

Vivimos en un mundo en el que se presume que una mujer violada hizo algo para merecerlo… estaba borracha, estaba vestida de manera provocativa, estaba coqueteando, estaba, simplemente, siendo mujer. Vivimos en un mundo desgraciado en el que a la víctima de la violación le corresponde probar poco menos que un comportamiento monjil para ser tratada con el respeto que le corresponde a cualquier víctima.

Sé que a la mayoría de las mujeres esto nos ofende profundamente, pero ¿y a los hombres? ¿No los ofende que el mundo piense de ellos que son autómatas que simplemente responden a impulsos? ¿No los ofende que nadie cuestione nunca su capacidad de control o de gestión de su parte animal? Es como si la sociedad nos dijera a las mujeres que tenemos que ir siempre 3 pasos adelante, adivinando qué parte de nuestra vestimenta o ademanes pueden incitar a una violación, pero a los hombres les dijera que no pasa nada, que si finalmente un día se le echan encima a una mujer es porque ella  los provocó. ¿No se cansan de ser tratados como seres humanos de segunda categoría? ¿Como animalitos?

Si al final resulta que el error es mío y toda la responsabilidad es nuestra, entonces hago un llamado a las mujeres del mundo: empiecen con sus hijos. Así como les enseñan a sus hijas a tener cuidado, a no emborracharse por miedo a ser presas fáciles de un hombre, a no coquetear, o a decir bien fuerte NO, enséñenle a sus hijos varones que las mujeres merecen respeto. Todas. Las coquetas, las borrachas, las provocadoras, las zánganas. Que no necesitan más motivos para dejar a una mujer en paz que un simple “no”, que estar borrachos o calientes no son disculpas para pasarle por encima a nadie, que la responsabilidad de respetar a una mujer es de ellos y solo de ellos, no importa cuáles sean las circunstancias. No es NO.

¿A qué juega una niña vestida con una minifalda? Pues a lo que le da la gana. Pero ¿a qué juega usted señor Jaramillo? Y ¿A qué jugamos todos los demás?

En Twitter: @Solterica

También estoy en Facebook y si me quieren seguir leyendo, tengo un libro: Estado Civil Soltérica.

(Visited 349 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Me llamo Verónica, tengo más de 30 años (dejémoslo de ese tamaño, para no tener que ir actualizando esto) y sigo soltera. Soy alérgica al polen, a la aspirina y al atún. Me gustan los gatos, los perros y la gente que dice “salud” cuando alguien más estornuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Que Dios nos coja maquilladas

    Anoche me entregaron un premio. Bueno, a mí y a otros 99 latinos en Madrid. Gracias, estoy muy orgullosa(...)

  • Sin categoría

    No es NO

    [caption id="attachment_23" align="alignnone" width="460"] Imagen de una campaña contra la violación en el Reino Unido. Copyright: RKCR/Y&R[/caption] A propósito(...)

  • Sin categoría

    Volando voy, volando vengo

    Esta semana tuve un viaje de trabajo. La gente que dice que le encanta viajar por trabajo me sorprende.(...)

  • Sin categoría

    Relaxing cup of café con leche

    Había una vez un tipo que me encantaba. Qué mala forma de empezar una entrada, ya lo sé. Pero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Muchos años después, en el pelotón de fusilamiento, los colombianos recordamos(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

En momentos en que Colombia está sumida en una crisis en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar