Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Residencia. Chochal. Revolcadero.’Suit’. Pieza. Dos matas. Las historias que encierran estos lugares han creado  famas insensatas de ladillas o rótulos en el calendario como “conmemoración de días de la secretaria”. No es tan simple romper con la sacrosanta alegría del hogar para pernoctar en uno de estos lugares por mera curiosidad, salir de la rutina -o mejor aún, hacerlos rutina- Los moteles ante todo son opciones extravagantes delatadas por insinuantes nombres “Noches calientes”, “Hot Bed”, “Jardín de Eros”, a cual más cursi, pero sin negar lo que son: espacios convencionales para tener buen sexo.

No importan las circustancias por las que se acude, usted que me lee seguramente ha encontrado en un motel:

-La meliflua sonrisa de un vigilante, siempre atento a recordar rostros o placas de carro en momentos inoportunos.

-Esa indefinible mezcla de música entre Los Hispanos y alguna canción de rock.

-Los espejos. Partamos del hecho que las parejas no piensan en grandes espejos para observarse en la intimidad. Bastante se tiene al mirarse en ellos por la mañana durante no se cuantos años, así que estimular la perversión ‘voyeur’ le va mejor a estos lugares.

-El televisor al techo. Siempre que se encuentre medianamente excitado podrá tener acceso a un mando a distancia que le permitirá controlar el paso de History Channel al canal Venus…o ver un capítulo de CSI si algo sale mal.

-Las camas. Guárdese los escrúpulos, solo será una noche.

-Las duchas y baños: desde tubos rancios por donde se desliza un chorrito de agua a jacuzzis de dos, tres y cuatro personas. No olvidar el glorioso ‘Pétalos’, un minúsculo jabón con olor alcanforado que hace las delicias de amigos o familiares con agudo olfato.

Hay muchas otras razones por las cuales no se han acabado. El motel, esté donde esté, nos recuerda que una parte de nosotros en el siglo XXI prefiere clandestinidad al alcance de la mano. Aunque hoy en día están en decadencia, pues precisamente el descaro de hoy hace más excitante la labor si se elige la cama propia con la pareja estable, la cama de los padres o de la hermana adolescente. Pero ninguno de los sitios donde se hace el amor según la norma jamás tendrá el brillo único de una luz roja de neón.

¿Qué historias de motel recuerda? Tranquilo, acá nadie lo va a delatar. ¿Cree que estos negocios pasarán de moda? ¿Conoce alguno que tenga una característica particular?

juanchopara@gmail.com

 

(Visited 146 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Social Media Manager. Cronista de TV, Cine, Cultura y Espectáculos. Calvo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Recibí un video que me envió un amigo por WhatsApp y(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ahora que esta tan en boga el uso del drywall en la construccion y debido a que la distribucion de los espacios es estratejica para el exito economico de estos establecimientos, se hacen in-numerables diviciones para obtener nuevos cuartos con lo que se genera el riezgo de persivir el gemido del cuarto contiguo, vale decir que en todo caso en ocaciones no deja de generar algo de morbo pero al final en general resulta incomodo y hasta intimidante, en mi caso he tenido que soportar seciones interminables de quejidos estridentes por lo que a uno se le ocurre pensar que a la pobre niña mas bien la estan violando o gemidos largooos y profundos que le hacen pensar a uno que es un pobre pendejo en esto de las artes amatorias, en general preferiria no tener que volver a escucharlos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar