Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
17.jpg
Últimamente poco salgo a divertirme, pero cuando me animo pasan cosas excepcionales. ¿Se imaginan a este servidor cantando la mítica “Mil horas” a grito herido en un karaoke…con tres calvos secundándolo en los micrófonos? 
No, no es una imagen de una vomitiva comedia de Adam Sandler. Es una situación más cotidiana de lo que cree. ¡Hay más calvos! Provenientes de la genética, Roswell o un delirio neonazi, andamos ya por todos lados. Acá no entran los denigrantes intentos por ocultarla, como aplastar la cola de una mofeta en la cabeza -el PetroStyle- o englobar una raquítica masa de pelos con moco de gorila. Tampoco los futuros alopécicos que sonríen nerviosos cuando les advierten un supuesto “negro porvenir”. Ni los tímidos que ceden a los bromistas con chistes de “jajaja tienes un motel en la cabeza ¡con dos entradas y materas en cada una!”   Somos calvos puros, sin distingo de raza, barriga o condición social.
¿Por qué hay más calvos en Bogotá? ¿La contaminación? ¿El solo hecho de ir por sus calles ya sea en Transmilenio o en carro particular? No me lo pregunten. En una sola noche vi a cientos de ellos y deseé armar una protesta espontánea, gritar por la 53 cerca al estadio que los calvos ahorramos energía, somos más activos sexualmente y que es una falta de consideración el que no existan productos para nuestro cuidado personal. ¿Queremos un champú Ego si jamás conoceremos la caspa? ¿Buscamos tintes para las canas? ¡NO!  
Sé que es engorroso levantarse a ejecutar un acto tan sanguinario como rasurarse con cuchilla las ideas. Si se inventaran una espuma de afeitar que solo baste aplicar y retirar con agua muchos lo agradeceríamos. No saben el enorme placer que se genera cuando uno se pasa la yema de los dedos por la cabeza y saber que ya no hay un maldito cabello, así sea en su estado más indefenso. 
¿Qué si nos anticipamos a una revisión urgente de la próstata? ¿Qué si el sol y la lluvia causan estragos en la piel? ¡Para eso hay gorras! Dirán lo que quieran, pero mi pelada es mi orgullo. No tengo que esconderla. Pero no busco llegar al ridículo de exigir derechos como un aumento de sueldo o adopción de niños y boas por el simple hecho de ser calvo. Solo esperaba mostrarles que en la escuela donde estudian sus hijos, en el que hace la cola detrás de usted en el banco, amigo peludo, en su restaurante favorito – sobre todo ahí- ya hacemos presencia ¡No verá pelos en su sopa! Amiga, si usted va a ser infiel ¡olvídese de cabellos delatores en su blusa o en el jabón de baño y prepárese a recibir grandes dosis de espectacular sexo!
Y para conectar con mi tema frecuente de este blog, pues queremos verdaderos calvos presentando noticias, protagonizando series o novelas, cambiando los destinos de nuestra triste programación de fin del mundo ¡Jota Mario no se rasura, no coman cuento! ¡Queremos nuestro Vin Diesel criollo! 
Una generosa calva, mejor que muchos pelos de salva
Sígame en Twitter @juanchoparada

juanchopara@gmail.com  
(Visited 306 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Social Media Manager. Cronista de TV, Cine, Cultura y Espectáculos. Calvo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Como se dice coloquialmente ahora, “no lo sé Rick”. Con este(...)

2

Qué casualidad: la claudicación de Juan Carlos el Borbón, rey de(...)

3

  Nos quieren muertos es el título de la última novela(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar