Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estados Unidos es una fuente inagotable de crímenes violentos. De los tiroteos masivos a los asesinos en serie hay una caterva de delincuentes que sobrepasan lo imaginable en cuanto a infligir dolor ajeno. Y en no pocas oportunidades la acción de las autoridades fue tardía, motivada por prejuicios de diversa índole.

La lista es pavorosa: Ed Gein, John Wayne Gacy, Ted Bundy, el llamado “Hijo de Sam”, Aileen Wuornos… hombres en su mayoría con un pasado de abandono de uno o ambos padres, carácter retraído, comisión de delitos menores, rechazos amorosos, algunos abusados sexualmente, todo lo cual crea un corto circuito en sus mentes que los lleva a cometer su primer homicidio, y a partir de allí descender al infierno en una espiral de sangre irrefrenable.

Con la efervescencia del género “true crime” en el cine y la televisión no es raro que aparezcan continuamente series documentales o dramatizados que recrean el origen de su maldad y un recorrido de sus infames gestas. Pero con la lupa actual, productores como Ryan Murphy también pretenden resaltar el punto de vista de las víctimas y sus familiares, así como cuestionar el proceder judicial. ¿Lo logra en esta ocasión?

¿A qué se enfrenta ‘Dahmer’?

Jeffrey Lionel Dahmer quizá no llegó a imaginarse que sería recordado con el mote de “el carnicero de Milwaukee”, pero no le resultaría ofensivo dado el trato que dio a los cuerpos de cada hombre que cayó en sus redes. Su obsesión por la gente de raza negra, aunque declarada por él como algo circunstancial, añade un matiz perturbador cuando se conoce la sevicia con la que ultrajaba los cadáveres. ¿Buscaba en el fondo algún desquite? ¿Por qué llegar a ese extremo?

Ignoro si no han sido suficientes las decenas de producciones audiovisuales, entre series y películas, que han buscado desentrañar esta oscura figura desde hace 30 años para tener que volver a contar esta historia. Con o sin consentimiento de los familiares de las víctimas se han narrado una y otra vez las tropelías del originario de Wisconsin, situación que abre heridas cada cierto tiempo, mismas que no se apaciguaron ni con su captura y condena a prisión perpetua como con su escabrosa muerte a manos de otro recluso. Este es para mí el principal dilema de la serie que nos ocupa: vender la necesidad de su visión, aún con su perspectiva incluyente, a costa de revivir el sufrimiento de los allegados que no estuvieron de acuerdo con su realización.

Dahmer - Imagen Netflix

Mientras tanto, en Hollywood se relamen los bigotes cuando algún productor llega con la idea de contar en pantalla “el retrato definitivo” de alguno de estos criminales. Actores y actrices buscan su consagración, como efectivamente ha sucedido, así que la apuesta es segura.

En el caso de Murphy, quien mezcla su claro activismo por las minorías con su fascinación con el terror, el homicidio y los escándalos mediáticos, lleva al día su lista de chequeo en cuanto a historias basadas en hechos reales: su saga American Crime History que ha contado el caso de O.J. Simpson, el crimen de Gianni Versace a manos de Andrew Cunanan y el sonado flirteo entre el presidente Bill Clinton y la becaria Mónica Lewinsky.

“Dahmer” no entra en este grupo por hacer parte del acuerdo de Murphy para Netflix, pero cumple en esencia con los códigos de su creador: elencos con actores de prestigio que respaldan a jóvenes protagonistas, o bien, a glorias del pasado que buscan notoriedad. Estéticas brillantes, una casi exclusión de música incidental y atención a los detalles.

En este caso, Evan Peters no se aleja del rango actoral en que lo hemos visto, principalmente en series de Murphy. Ya ha bordeado papeles tan dementes como el de “Dahmer”, por lo que su interpretación puede verse diluida con el recuerdo de sus anteriores roles. Todo el conjunto es correcto en cuanto a producción e interpretación, pero ¿no es más de lo mismo? En el terreno de las bioseries parece que hay poco margen para innovar. O lo cuentas desde el principio o desde el final y ahí intercalas pasado y presente hasta algún final. Puro confort.

Finalmente queda la asociación de este criminal a la comunidad LGBTIQ+. Si bien los crímenes de odio siguen propinándose, y se mantiene la misma vehemencia para que se haga justicia, también ocurre la comisión de delitos en contextos de citas casuales donde los victimarios deslumbran con su aspecto físico, buenas maneras o generosidad. En cualquier caso, el relato sórdido de “Dahmer” es vista por un cierto sector como un refuerzo de los estereotipos que se achacan a la vida nocturna y las relaciones LGBTIQ+, con el agregado de llegar a perder la vida en el peor de los casos, lo cual poco beneficia a su aceptación.

Cada quien sacará sus conclusiones al respecto, pero desde mi juicio quizá sea la oportunidad para reflexionar sobre una mayor cohesión social no solo en la misma comunidad sino en la sociedad en general sobre la forma como satisfacemos nuestros deseos y los ponemos en diálogo con los de los demás. No puede ser que un encuentro consensuado se convierta en un paso hacia la tumba. Ha ocurrido, es real, así que más allá de “romantizar” el riesgo y la adrenalina de lo desconocido, es mejor tomar precauciones con el apoyo de una verdadera red social. Si en la época de Dahmer, los 17 jóvenes a los que les quitó la vida hubieran contado con ese soporte, además de mejores condiciones de vida y con un óptimo desarrollo de sus habilidades sociales, su destino hubiera sido otro.

Para los que me leen ¿qué opinión les merece esta serie?

juanchopara@gmail.com

Twitter: @juanchoparada

Tik Tok @juancho_parada

www.juanchoparada.com

(Visited 492 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

  • Cine

    Sencillo: ¡No más acoso!

    Es difícil mantenerse impasible frente a cualquier noticia donde hombres, mujeres, niños, niñas, adultos mayores, comunidad LGBTI+, entre otros,(...)

  • Colombia

    Merlina, o el Tim Burton de siempre

    La oscura excentricidad del director de El Joven Manos de Tijera o Beetlejuice, ese mismo con aspecto de ser(...)

  • Colombia

    'The Walking Dead': ¿ese fue el final?

    Parece increíble que llegara este día. Despedir a una serie longeva, que marcó historia en la televisión y que(...)

  • Colombia

    Edición Colombia: Mujeres en la música

    Cuando tengo la oportunidad, destaco talento femenino en este espacio. No obstante, en esta ocasión quiero enviar un mensaje(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"A partir de este momento, el municipio de Soyapango, está totalmente(...)

2

El Ministerio de Educación Nacional realizó ‘La Noche de Los Mejores(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar