Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Es difícil mantenerse impasible frente a cualquier noticia donde hombres, mujeres, niños, niñas, adultos mayores, comunidad LGBTI+, entre otros, son violentados de todas las formas posibles. Desde actos de venganza hasta una burda necesidad de validar hormonas. No hay nada que justifique cualquier maltrato o acto que menoscabe la dignidad de alguien o termine con su vida.

Harassment workplace - Ilustración de Mohamed Hassan para Pixabay

Dicho esto, llevo ya bastante tiempo sorprendido por las informaciones relacionadas con violencia basada en género, en cuyos titulares resuenan hombres relacionados con el sector cultural. Todavía se percibe el estupor causado por los casos del escritor Alberto Salcedo y el director de cine Ciro Guerra. Y el medio que ha llevado varias de estas denuncias a la esfera pública es el proyecto periodístico feminista Volcánicas, fundado por Catalina Ruiz-Navarro y Matilde de los Milagros Londoño Jaramillo, una iniciativa de la fundación Hoja Blanca ONG “que asume el trabajo administrativo y financiero de la revista”, como lo confirman en su sitio web. Sin su accionar poco sabríamos de estos hechos, cuya decisión está en la cancha de las autoridades.

Mientras todo se resuelve en los estrados judiciales, las redes sociales hacen eco de los mismos cuestionamientos: “¿es una caza de brujas?” “¿por qué no los denunciaron antes?” “mínimo es por dinero o para hacer prensa”, entre otros del mismo tenor. Y no se trata de que existan personalidades intocables e incapaces de cometer errores. Es que los silencios, accionados por el miedo, el descrédito o la vergüenza resultan más pesados que cualquier valiente denuncia.

Por eso quiero subrayar lo ocurrido al interior del Sistema de Medios Públicos RTVC – una entidad del Estado- específicamente en la emisora juvenil Radiónica, cuyos pormenores involucran principalmente a su director (ahora apartado del cargo) Álvaro González Villamarín, conocido también como ‘El Profe’, al que se suman acusaciones en contra de otros funcionarios y periodistas como Juan Felipe Reyes, Juan Carlos Bernal y Jairo Acuña. Los testimonios encabezados por la ex colaboradora del sistema, Laura Ubaté, abarcan relatos de al menos ochos mujeres más entre oyentes y personal como lo relata la investigación adelantada por Volcánicas.

En el video anterior encontrarán declaraciones de Laura Ubaté a la abogada y columnista de la revista Cambio Ana Bejarano.

He comprobado que el machismo no excluye formación, nivel cultural o posiciones de poder. Por eso no debería caber la sorpresa cuando resuenan los nombres de diversas personalidades en ámbitos como el arte, la cultura o el periodismo involucrados en situaciones que no se compadecen de su formación intelectual y/o empatía con la realidad de las mujeres, invisibilizada y acallada históricamente. Poseer un reconocimiento público no equivale a comportarse sin freno de forma sibilina, a la vez que usan sus tribunas para mostrarse solidarios con las luchas de las mujeres.

Hace casi veinte años conocí a ‘El Profe’ y en las pocas ocasiones que coincidimos en eventos culturales en Bogotá, como Rock al Parque, manifestó apoyo con el proyecto que lideraba en esa época, Redcamaleón. Abrió los micrófonos de su señal para que comentara las iniciativas que impulsábamos en juventud. En su casa, RTVC, se formaron otras colegas que ahora llevan sus carreras con éxito. No dudo que estén tan desconcertadas como yo sobre estas revelaciones.

¿Qué hacer entonces?

Nuestra cultura latina la venden como espontánea, afable y afectuosa. Que sabe distinguir la calidez de un abrazo de un tocamiento indebido. O entre un sincero halago y una provocativa insinuación. Pienso que no es cierto. En esa pelea los hombres llevamos una clara desventaja, pues somos los que más veces olvidamos el límite y cruzamos la línea minimizando las consecuencias, obligando a callar bajo la amenaza o el chantaje. Y no desconozco que algunas mujeres también asumen la iniciativa de estar al ‘tú por tú’ en ese juego, quizá como estrategia de supervivencia o simple conveniencia, porque aparentemente “así funcionan las cosas”. Eso debe cambiar. ¿Hay que aprovecharse de la situación para llegar a los extremos?

Esas actitudes que excusamos como bromas o ‘queridura’ abren la puerta a escenarios menos profesionales. Porque se trata del ambiente laboral en este caso. ¿A quién le gusta llegar a su lugar de trabajo y tener encima dos, tres o más personas que evolucionan de una tontarrona lambisconería a un incesante jadeo y, si no entendieron el rechazo, a la actitud pasivo agresiva propia de un resentido? ¿Quién se siente cómodo en ese plan? O si admiramos a alguien famoso ¿eso nos convierte automáticamente en blanco de sus proposiciones? ¿Terminar clasificados como fuentes de orgasmos virtuales?

Todos merecemos respeto y las entidades gubernamentales deben empezar por dar ese ejemplo. Que los mismos directivos de la radio pública se indignen con estos acontecimientos y reaccionen a la defensiva contra otras colaboradoras como la locutora Simona Sánchez solo demuestra que está más lejos del debido proceso, así como de las políticas que presumen para tratar estos casos. Por ese motivo, nuevamente hago un llamado al gobierno actual para que ordene esa casa y transmita un mensaje de tranquilidad al equipo de colaboradores. Y, de la misma manera, divulgue y apoye las respectivas rutas de asistencia cuando un hecho así se presente.

Mujeres y hombres pueden y deben laborar en ambientes armónicos, de cooperación y aprendizaje mutuo. Quizá sean inevitables los deslumbramientos entre compañeros, pero sépanlos gestionar. No conviertan su empresa en un perverso Tinder.

Como oyente espero que enderecen el rumbo. Porque esta vez no salvaron el mundo, Radiónica.

juanchopara@gmail.com

Twitter: @juanchoparada

Tik Tok: @juancho_parada

www.juanchoparada.com

(Visited 299 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar