Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para nadie es un secreto que la Iglesia Católica ha tomado partido y ha sido un actor determinante en el conflicto armado colombiano. Desde los tiempos de la colonización española, esa institución ha sido la principal figura organizadora de la sociedad y a través de los siglos ha sido sinónimo de verdadero poder, siendo capaz de imponer su credo dentro de la agenda política colombiana. La jerarquía católica a lo largo de los años ha intentado proteger todos sus privilegios, pero en esta ocasión deberá jugársela por la paz, pues su vigencia está en riesgo.

A lo largo de la historia ha sido bien documentada la alianza macabra que durante más de un siglo mantuvieron los jerarcas de la Iglesia Católica con el Partido Conservador, participando de manera activa en al menos nueve guerras civiles, intentando siempre defender sus beneficios como agente organizador de la vida ciudadana. También ha sido estudiada la manera en que miembros de la Iglesia fueron determinantes en contextos tan diversos como los levantamientos armados contra la abolición de la esclavitud y en el lastre histórico de la Violencia. Matar liberales, vociferaban desde cientos de parroquias del país, no mandaba a nadie al infierno. Los años de ese radical ‘todo vale’ de la Iglesia Católica ya pasaron, pero aún es mucho lo que tiene pendiente si busca reivindicar su imagen como actor de paz.

En el fondo, el objetivo histórico de la jerarquía católica ha sido mantener el control sobre las instituciones de la familia, la educación y los ritos de pasaje, fundamentales para organizar todos los ámbitos de la vida civil. Y por eso el miedo más grande de los jerarcas está en que súbitamente cambie el statu quo que hoy prevalece en el país, que le ha entregado carácter político a su forma de entender la sociedad y le ha permitido ser tan cercana al poder. La terminación del conflicto armado y la introducción de nuevos actores y discursos en la esfera pública, sin duda genera temor en la Iglesia Católica, pues un remezón en el orden social podría transformar los beneficios que durante tanto tiempo ha gozado.

Lo que deben entender los jerarcas de la Iglesia, que hasta ahora no han logrado llegar a una posición unificada y clara al respecto, es que la paz será alcanzada en el país, tarde o temprano. De ellos depende si la locomotora de la historia avanza sin llevarlos a bordo, o si de manera visionaria entran a hacer parte de las instituciones clave para el posconflicto, teniendo mucho para aportar en materia de reconstrucción social y reconciliación a nivel nacional. Hay miles de escenarios de consolidación de paz en los que el país necesita de la confianza que la Iglesia genera entre los colombianos.

Si el catolicismo desea mantener su vigencia como agente de orden en Colombia, tendrá que apoyar decididamente la terminación del conflicto armado y el proceso de reconciliación colectiva que requiere el país para cerrar este capítulo de horror, del cual fue en cierto grado cómplice. Es hora de que la jerarquía de la Iglesia además dé el ejemplo a la población colombiana de que lo que se dice en el discurso también debe ser aplicado en la vida real. Una sociedad que predica el amor al prójimo pero que es incapaz de reconciliarse a lo largo de las décadas solo refleja un monumental fracaso en su conjunto de valores y en su propio proyecto como nación.

(Visited 1.150 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Un llamado a los cristianos y católicos a comportarse como tales. Lo nuevo del mensaje del Maestro Jesús fue el perdón de los pecados. ¿Por qué ahora no quieren perdonar cuando el enemigo, vencido políticamente, renuncia a la lucha armada, pide perdón y decide hacer política con votos?

  2. Según Uribe, el Papa es castrochavista, Obama es castrochavista, la Onu es castrochavista, Santos es castrochavista y los que estamos hastiados de una guerra fratricida e inútil somos castrochavistas, pero el que siempre hizo lo mismo que Chaves fue él.

  3. Nadie en este país está en contra de la paz…ni Uribe. Lo que muchos no queremos es darle a un grupo desalmado el privilegio de apoderarse del país de la noche a la mañana y llevarnos a una situación similar a Venezuela. Terroristas, abusivos, sin Dios y sin ley…ahora van a ser mejores personas porque muchos ingenuos digan que apoyan esos acuerdos…no me crea tan pendejo.

  4. Entonces para el bloguero la iglesia católica es igual de criminal que las Farc? Igualar a los criminales con el resto de la sociedad es lo que vienen haciendo una cantidad de ‘pacifistas’ para justificar un pésimo proceso de paz. Hablan de reconciliación colectiva cuando las cabecillas de ese grupo jamás se han arrepentido ni van a reparar a sus miles de víctimas. La sociedad los debe perdonar y aceptar todas sus condiciones como si fueramos nosotros los culpables…brillante señor Posada.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar