Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ser un ciudadano de bien en Colombia se ha convertido en un difícil ejercicio, mientras que los avivatos y tramposos gozan de cada vez más facilidades y beneficios. ¿Acaso los que creemos en los valores del respeto y la legalidad somos una especie condenada a las dificultades en un país donde las triquiñuelas son un camino al que cada vez más personas parecen recurrir?

Es claro que la vida cotidiana de los colombianos correctos y apegados a las reglas no es fácil en absoluto. Son muchas las barreras que enfrentan quienes entienden que hacer la fila, pagar el pasaje del bus y tratar bien a quienes los rodean son algunos de los ingredientes fundamentales para construir una sociedad funcional y democrática. Lo paradójico es que en Colombia parecen tenerla más fácil quienes prefieren colarse en las filas y pasar los semáforos en rojo, como resultado de la penetración de la cultura de la corrupción en todas las instituciones, y peor aun, en lo más profundo de la mentalidad de millones.

Piénsenlo bien. A diario escuchamos noticias de criminales de todos los niveles que logran salirse con las suyas para volver a delinquir de inmediato. Es el caso del ladrón de celulares que aterroriza y amenaza con matar a quienes a punta de trabajo duro han conseguido lo suyo. A pesar de ser capturado en plena flagrancia, de manera insólita es dejado en libertad en cuestión de horas. Y es también el caso del político corrupto, que luego de robar una millonada imposible de alcanzar por la mayoría de colombianos honrados y trabajadores, consigue un conveniente arreglo con la justicia. Dos años de cárcel, cuando mucho, para luego terminar su condena desde la comodidad del hogar, disfrutando a plenitud los recursos robados.

Lo trágico es que mientras los avivatos y corruptos evaden la ley o insisten en encontrarle atajos, pocos son los incentivos que reciben quienes le apuestan a cumplirle a la legalidad. La detestable tramitomanía a la hora de hacer diligencias, pasando por respuestas conocidas por todos, como “ese sello no se puede expedir en esta sede” o la interminable espera para denunciar un robo, hacen pensar a millones de ciudadanos que cumplir con las normas es una causa perdida, o al menos un asunto de tontos.

No en vano la recurrente frase “el vivo vive del bobo”, que de paso explica la trágica inversión de los valores en Colombia, es una de las más escuchadas en la vida cotidiana. Lo dicen también, de una manera más cruda y escabrosa, decenas de personas que suben a los buses con la esperanza de conseguir unas cuántas monedas a cambio de atemorizar a los viajeros. “Podría estar robando pero prefiero pedir limosna”, como advirtiendo que en cualquier momento su balanza puede cambiar de inclinación.

Pero nada podría alejarse más de la realidad. Si algo ha quedado claro con la puesta en práctica de ese nefasto refrán que enaltece a los tramposos, es que la mezcla entre corrupción e individualismo solo contribuye a ahondar más los problemas. La filosofía de la trampa, además de corroer la mentalidad colectiva a punta de facilismo y desprecio por la legalidad solo lleva a la profundización de la ineficiencia institucional.

Y aunque el mensaje emitido desde fuentes tan diversas parezca proclamar el triunfo de la mentalidad de los avivatos, el cumplimiento de la ley y el ejercicio de la buena ciudadanía son el único camino hacia el progreso y la construcción de una sociedad funcional. Es por eso que deseo, desde estas letras, homenajear a los colombianos que insisten en la corrección y la honradez, a modo de imperativo moral, aun cuando otros caminos se muestren más sencillos y cortos.

(Visited 1.978 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

2

Si han escuchado de aplicativos como ChatGPT y cómo representa un(...)

3

Después de un enero que no se quería acabar y que(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar