Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

7A7

La otra noche una muchacha cansada de la vida se tiró a las vías del metro en Diego de León, la estación más cercana a mi casa. A los diez minutos, en la superficie, se plantó una comparsa de vigilantes, policías, bomberos y paramédicos para cerrar el acceso. Hablaban y reían entre ellos pero no le daban explicaciones a ningún transeúnte. Al contrario, les pedían a los curiosos que circularan ligerito.

Abajo, en el subterráneo, ingenieros y operarios de Metro Madrid detuvieron las líneas 4, 5 y 6, que convergen en ese punto, y corrieron a avisar por los altavoces que se bloquearía el paso de trenes entre las paradas adyacentes, en ambos sentidos, por “atención sanitaria a un viajero”. Cuando los madrileños oyen ese mensaje ya saben que es el inicio del protocolo para buscar un cuerpo -o sus pedazos- entre las vías del metro. Protocolo que habitualmente acaba con un desfile de empleados de limpieza, armados de traperos y bolsas de basura, que se abren paso entre caras las de tragedia sin hacer una sola mueca.

Yo no estaba en la casa pero iba para allá, para Diego de León, cuando mis compañeros de piso me avisaron. Cada uno me contó su versión por separado en WhatsApp, ambos coincidieron en que la situación era tan grave que mejor no intentara llegar. El que me dio más detalles se enteró porque vio el tumulto de gente en la boca del metro y logró averiguar; el otro, porque estaba en el Carrefour Express y la cajera le estaba narrando la historia a cada cliente como sin querer queriendo .“¿Queréis bolsa? ¿Tenéis Tarjeta Club Carrefour? ¿Te habéis enterao’ de la chica del metro?”.

Yo, apenas supe, lo repliqué en voz alta para que me oyeran los desconocidos que esperaban conmigo en una banca de la estación de Arturo Soria, donde nunca sonó el altavoz. Los que “fliparon” con la noticia corrieron la voz a otros desconocidos; los que no, torcían los ojos que porque eso era muy común, y se acomodaban como quien ya sabe cuánto tiempo se va a tardar el asunto.

Fueron 25 minutos de espera atrapados en un andén de la línea 4. Alguien contó un par de historias sobre otros suicidas del metro, unas quinceañeras jugaban a hacer el ademán de tirarse a las vías y se partían de risa. Otros, metidos de cabeza en sus teléfonos seguramente regando el chisme en Facebook y Twitter, o aprovechando el tiempo muerto para tumbarle el récord a algún amigo en el Candy Crush.

Los que hablábamos concluimos que nos parecía el colmo que esa muchacha quisiera quitarse la vida un jueves en plena hora pico para buscar atención, que mejor lo hubiera dejado para el domingo por la tarde. Y tirársele al metro… cómo iba a escoger una forma tan escandalosa y poco considerada de matarse. Y tan ineficaz, sobre todo, porque al final sobrevivió.

Cuando por fin llegué a la estación de Diego de León nada se veía diferente. Y eso lo pone a uno a pensar. La chica quería morirse con bombos y platillos y no logró ni lo uno ni lo otro, no debe ser justo para alguien que tiene el carácter de tomar semejante decisión. Mejor encerrarse en silencio, a solas, y tragarse un frasco de Rivotril, un raticida o un balazo. No para no incomodar a la ciudad, que al final olvida rápido, sino para no darnos de qué hablar a quienes no lo merecemos. A quienes fingimos interés porque no sabemos qué hacer con tanto morbo, a cada uno de los personajes en este texto, a quienes, con muchos menos cojones, vamos por la vida buscando más atención que aquella valiente muchacha.

En Twitter / Instagram: @palabraseca
Léalo también en palabraseca.com

(Visited 1.284 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Seco/ ca. Guiso sin caldo. Volante sin sacrificio. Periodista Digital. Escribo, blogueo fotografío y dibujo. Vivo en Madrid, España. [ www.palabraseca.com ]

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En momentos en que Colombia está sumida en una crisis en(...)

2

Muchos años después, en el pelotón de fusilamiento, los colombianos recordamos(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar