Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Rafael Correa fue sentenciado a 8 años de prisión y a la suspensión de sus derechos políticos por 25 años. En la práctica equivaldría a su muerte política, lo que no deja de sorprender pues hasta hace relativamente poco tiempo, se le consideraba como el político más popular desde el retorno de la democracia 40 años atrás. ¿Cómo se puede explicar que un político que tuvo niveles de aprobación superlativos a lo largo de diez años y logró cambiar de fondo el sistema político ecuatoriano se encuentre castigado en el exilio?

La historia de Ecuador en los últimos años ha sido turbulenta. A mediados de los noventa, en Colombia causaba sorpresa el discurso extravagante de Abdalá Bucaram quien en 1996 cuando fue elegido empezaba sin saberlo, el periodo de convulsión más importante en el último tiempo. Desde ese entonces, en nueve años se sucedieron nueve mandatarios distintos y lo que parecería una ficción, en el transcurso de una noche, aquélla del 3 de febrero del 96, tres presidentes pasaron por el Palacio de Carondelet (sede del Gobierno). Para colmo de males, a finales de los 90, el país enfrentó la peor crisis financiera de su historia que no solo acabó con el gobierno de Jamil Mahuad, sino con el sucre y Ecuador se embarcó en la dolarización, que cambio por completo los instrumentos de política monetaria y económica. A comienzos de siglo, y cuando el fenómeno de Hugo Chávez hacia eco en toda América Latina, el coronel retirado Lucio Gutiérrez llegó al poder y abundaron las comparaciones con el teniente coronel que mandaba en Venezuela. No solo se asemejaba por su carrera militar, sino porque al igual que Chávez en 1992, Gutiérrez había participado de la caída de Mahuad en enero de 2000.  A diferencia del caso venezolano, en Ecuador el golpe se concretó. En 2002, cuando Gutiérrez ganó las elecciones El Tiempo tituló “No soy Chávez, soy Lucio” evocando una entrevista que revelaba su desesperado intento por desmarcarse de su homólogo venezolano.  Lucio no pudo escapar a la misma suerte de sus antecesores y cayó cuando se desmoronó la coalición que lo había conducido al poder y le permitió gobernar durante poco más de dos años.

En ese contexto, Rafael Correa apareció como un independiente progresista y apartado por completo de los partidos políticos tradicionales. Una vez elegido, propuso una Asamblea Constituyente al tiempo que disolvió el congreso para que la primera asumiera las funciones legislativas y acabó con el poder que durante años habían acumulado algunos de los partidos que podían acorralar a su antojo a los presidentes. Ecuador vivió por cuenta de la llamada Revolución Ciudadana, un proceso refundacional que alcanzó niveles de aprobación que el país no conocía. Al mismo tiempo, cabe aclarar, se producía una polarización alrededor de la figura de Correa. A medida que avanzaba el proceso -cuyos picos de intensidad fueron la nueva constitución de 2008, la consulta popular para reformarla en 2011 y la introducción de la polémica reelección indefinida en 2015- el presidente ecuatoriano asumía todo tipo de confrontaciones, incluso en algunos de ellas insinuando la posibilidad de enfrentar físicamente a sus rivales. Llovían, además, las acusaciones de que Ecuador transitaba peligrosamente hacia una deriva autoritaria. Desde sus primeros años, Correa se caracterizó no solo por niveles de eficiencia inéditos para las transformaciones, sino por una virulencia que había sido tradicional en la historia ecuatoriana del siglo XX, pero que parecía abandonada desde las épocas de Bucaram. La lista de insultos de Correa iba desde tildar de “gordita horrorosa” a una periodista, hasta calificar a algunos contradictores como “pelucones, estúpidos, cobardes” y hasta de “badea” a un internauta. Este último la ocasionó un problema con la población LGBTI, pues se trata de un término peyorativo respecto de los homosexuales.

Sin duda alguna, el punto de inflexión de la denominada Revolución Ciudadana no fue la llegada de Lenín Moreno, quien desde que fue elegido en 2017 se ha alejado peligrosamente del progresismo de su plataforma política, Alianza PAIS, que lo llevó al poder, sino el error de ese mismo partido de introducir contra toda corriente y muy a pesar del significado dudosamente democrático de la reelección indefinida del presidente a finales de 2015. Aquello significó una ruptura dentro del propio partido, pues, aunque la medida no cobijaba la reelección inmediata de Correa en 2017, entrando en vigencia solo a partir de 2021, desnaturalizaba el sistema presidencialista cuya esencia está precisamente en un periodo de tiempo definido para la cabeza del ejecutivo. Una alternación de este tipo cambiaba por completo los equilibrios propios de la democracia y lo que es peor en el caso ecuatoriano: entorpeció las posibilidades de una renovación en el seno de Alianza PAIS.

Esta circunstancia terminó explicando la injustificable caída en desgracia del correísmo. Los procesos en contra de Correa por los delitos de corrupción (por el que fue condenado) y secuestro están llenos de contradicciones y violaciones al debido proceso. En el caso que lo vincula a los sobornos por el que recibió la suspensión de derechos políticos por 25 años, se usó de prueba un cuaderno de una de sus asesoras, Pamela Martínez, escrito en 30 minutos en 2018, pero con detalles sobre las transacciones desde 2012. Muchos se preguntan cómo en un lapso tan corto alguien puede recordar con semejante nivel de precisión. El proceso que tiene claros tintes políticos confirma la riesgosa tendencia hacia la judicialización de la política que ya tiene en Argentina, Brasil y seguramente Bolivia en el corto plazo, antecedentes preocupantes. No es cuestión de defender a capa y espada al progresismo latinoamericano, pues en varios casos se han incurrido en excesos para reforzar el poder ejecutivo. Se trata de entender la forma en que la justicia ha sido puesta al servicio de intereses políticos para neutralizar a  figuras a las que se pretende imputar delitos ligados a la corrupción y con ello aniquilar sus posibilidades. Semejante estrategia no solo atenta contra algunos proyectos de izquierda, sino que afecta gravemente un elemento constitutivo de la democracia y el Estado de derecho: la alternación. Ecuador vivirá por cuenta del contradictorio proceso legal contra Correa una polémica que apenas empieza y que seguramente se decantará en las elecciones generales de 2021 en la que seguramente prevalecerá la lógica de la polarización y las acusaciones infundadas. Es un mal momento para la democracia ecuatoriana.

@mauricio181212

mauricio.jaramilloJ@urosario.edu.co

 

(Visited 1.888 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    La justificada ausencia de Gaviria y Samper

    La polémica que suscitó la reciente convocatoria a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores revela la manera errática en(...)

  • Mundo

    Etiopía: una tragedia de dimensiones regionales

    La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves de los últimos tiempos en el Cuerno Africano,(...)

  • Mundo

    Perú, el peor de los mundos

    Desde la caída de Alberto Fujimori, Perú no había tenido un escenario de tanta volatilidad, aunque con la enorme(...)

  • Mundo

    Trumpismo y el Partido Republicano

    Con justa causa parece un hecho consumado que Donald Trump haya perdido la elección, una de las más dramáticas(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Siempre llego tarde. Es un vicio. No puedo evitarlo. Hay algo(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Señor Jaramillo, es usted el que quiere exculpar a Correa por ser afín a su línea ideológica. De una pequeña vuelta por internet y va a encontrar la cantidad de pruebas que presentó la fiscalía ecuatoriana donde se muestra toda la trama de corrupción. Sus argumentos son los mismos que escuche en Telesur y eso muestra el rigor de su investigación.
    Además se delata cuando dice ‘que existió el riesgo verdadero de una deriva autoritaria cuando se introdujo la reelección indefinida.’ Existió el riesgo? No señor, era una total deriva autoritaria similar a la de Evo que ni siquiera respetó el referendo inventado por él para tener la reelección indefinida. Y lo más increíble es que añore el regreso de ese progresismo corrupto y autoritario a la región…

  2. mauricio.jaramillo.jassir

    Y del comentario del 980292, debería más bien responderme si es posible montar un proceso en contra de alguien a partir de un cuaderno escrito en un avión en 30 minutos. No niego la gravedad de la corrupción pero me centro en un hecho a mi juicio revelador sobre el carácter político del proceso contra Correa.

  3. mauricio.jaramillo.jassir

    Le respondo a los tres comentarios. Larry y Patriota que me descalifican, pasan por alto que aclaro que existió el riesgo verdadero de una deriva autoritaria cuando se introdujo la reelección indefinida. Desconocen que admito que el propio gobierno de Correa cometió errores crasos. Me parece excesivamente simplista descalificar por el hecho de que Correa sea progresista, es un error en el que incurren pero pretenden denunciar.

  4. Ladinamente pasa por encima del caso de corrupción mas grande de latino america y que permeo a todos los países de por acá incluso a Colombia: Lula DaOldebrecht era el pasamelnegocito y alli cayo Correa. Hay suficientes evidencias de los mismos directivos de la constructora. Juan Manuel SAntos fue el unico impoluto que no cayo en la fauces de Oldebrecht……hasta el momento gracias al lobby

  5. Me hizo recordar a los profesores de mi universidad, que sostenían que alguien que no fuera de izquierda no merecían graduarse. Correa es un corrupto más, con tendencias autoritarias y malas compañías, que ahora deberá pagar el desastre causado. Fin de la historia.

  6. El profesor Jaramillo puede tener todos los magister y doctorados del mundo pero en sus escritos vemos una falta de rigor que impresiona. Su defensa de ese progresismo latinoamericano corrupto y que tanto daño le ha hecho a la región demuestra su pobreza intelectual. Decir que contra Correa no habían pruebas concretas solo lo delata como una persona sin la más mínima objetividad. Preparemonos para sus defensas de Evo y Maduro…pobre Universidad El Rosario y pobres estudiantes…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar