Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace poco más de cuatro años, cuando Lenín Moreno se imponía en la segunda vuelta sobre Guillermo Lasso, pocos podían vaticinar cómo en estos cuatro años la política en Ecuador cambiaría por completo. El domingo pasado el país acudió a las urnas y, para sorpresa, no se presentaron niveles de abstención como los esperados por la pandemia y, por el contrario, la asistencia masiva fue el común denominador. Los comicios presidenciales y legislativos dejan en el campo del exmandatario Rafael Correa la sensación de un alivio que no es total, pero que demuestra que el correísmo -o como quiera se llame dicha fuerza-, sigue siendo el principal movimiento político, pues no solo obtuvo la mayor votación en las presidenciales sino para la Asamblea Nacional (congreso).

Ahora bien, en caso de ganar la elección, Arauz deberá gobernar en coalición lo que supone un panorama muy distinto de aquel que tuvo Correa en el pasado. La candidatura de Arauz y Carlos Rabascall, su fórmula, tuvo que superar todo tipo de trabas desde la apropiación del partido Alianza PAIS, por parte del actual presidente enemigo declarado del proyecto de su antecesor, hasta absurdas maniobras jurídicas que pretendían anular la postulación de Arauz por razones tan insignificantes como un supuesto error en la cédula al momento de hacer la inscripción.

De cara a la segunda vuelta del 11 de abril, Arauz enfrenta el reto de desmarcarse de su rival, Yaku Pérez, del partido indigenista Pachakutik, quien, entre todos los candidatos, es el que tiene mayor capacidad para ponerlo en aprietos. 

En 2006, Rafael Correa se metió en la segunda vuelta contra todo pronóstico y en un escenario inmejorable enfrentó a Álvaro Noboa, magnate del banano y representante de un sector empresarial y financiero resistido por buena parte de los ecuatorianos, que aún no olvidan la forma cómo los segmentos más ricos salieron ilesos de la crisis de 1999, la peor en la historia de la nación andina, mientras el precio lo pagaron las clases medias y población más vulnerable.

Por eso, esta segunda vuelta pone en una situación difícil a Arauz, ya que Pérez también se considera un candidato antiestablecimiento y reivindica una lucha contra los partidos políticos tradicionales. En los cálculos del candidato apoyado por Correa un duelo con Guillermo Lasso, empresario de la derecha, tres veces candidato y torpe en su verbo, aparecía como el escenario ideal para recuperar la originalidad que llevó hace 15 años a su mentor al poder y le permitió durante una década de Revolución Ciudadana construir el proyecto de izquierda más relevante en la historia de Ecuador.

Ser el protegido del exmandatario no supone una ventaja absoluta para Arauz, pues deberá mostrar que, a pesar de su juventud (36 años), está en capacidad de gobernar y recuperar los indicadores inéditos en materia económica (crecimiento, redistribución y atractivo internacional) conseguidos por Correa, luego de la desastrosa gestión de Lenín Moreno, quien entregó un país en bancarrota y con una crisis sanitaria resultado, entre otros, de una de las peores gestiones en la región. Al igual que Alberto Fernández en Argentina y Luis Arce en Bolivia, Arauz deberá comprobar que no habrá un poder detrás de su investidura. El caso argentino y boliviano comprueba que la renovación dentro del progresismo es posible.

Yaku Pérez, por su parte, se convierte no solo en la sorpresa sino en ganador de la jornada. Su partido Pachakutik se impone como la segunda fuerza en la Asamblea Nacional y se convierte en el primer indígena que tiene la posibilidad real de llegar a la presidencia. El partido creado a mediados de los noventa como brazo político de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) gozó de una capacidad de convocatoria que llevó a la salida de Abdalá Bucaram en 1997 y de Jamil Mahuad en 2000, así como al proceso refundacional con la Constitución de 1998. No obstante, jamás pudo traducir dicho margen en una capacidad electoral y las divisiones debilitaron el movimiento, hasta que en 2019, tras la crisis de legitimidad de Moreno, evidenció de nuevo su capacidad política. 

Nada está definido en Ecuador salvo que el próximo mandato será complejo en términos de gobernabilidad, pues ninguna fuerza tiene mayoría absoluta en el legislativo y la polarización venidera podría revivir las peores épocas de la inestabilidad. Para la región esta elección es determinante, pues tendrá incidencia definitiva en el retorno paulatino de un progresismo renovado que ha entendido las lecciones del pasado reciente.

@mauricio181212

(Visited 752 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="950"] En las calles, en los centros comerciales,(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Lo dice el mismo pseudo analista que predecía una “victoria” de correa y su socialismo populista, sin saber que unas horas después de su propaganda ya había sido condenado. Cómo no, qué credibilidad.

  2. mauricio.jaramillo.jassir

    Gracias por su lectura. No esto de acuerdo, pues varios presidentes gozaron de altos precios del petróleo y no hicieron nada como en el caso de Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez o Alfredo Palacio. ¿Por qué Correa sí pudo? No le achaquemos al petróleo una gestión digna en lo social.

  3. Se le olvida decir al comentarista que Correa disfrutó de récords históricos en el precio del petróleo (es su principal producto de exportación). Un poco sesgado hacia Correa el analista

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar