Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace dos años ocurrió la inesperada caída de Abdelaziz Bouteflika en Argelia, uno de los casos que se consideraba como rezago de la Primavera Árabe ocurrida casi diez años atrás, pero que no había prosperado. Argelia ha encarnado uno de los escenarios más dramáticos durante los noventa en el norte de África, por la guerra civil que dejó un terrible saldo de 200.000 muertes por las disputas entre las fuerzas políticas tradicionales y algunos movimientos islámicos, estos últimos que jamás pudieron gobernar, pese a ganar las elecciones, por el temor de un giro radical que convirtiera al país en una república confesional. Con semejante antecedente histórico, el país transitó hacia una paz frágil pero permanente y cuyo legado fue reivindicado por Abdelaziz Bouteflika.

El hoy expresidente apoyado en dicha transición exitosa gobernó durante cuatro mandatos ininterrumpidos. Sin embargo, cuando se anunció su cuarta relección o quinto mandato, en medio de una crítica situación económica, millones de personas salieron a la calle para conformar el Hirak movimiento que se oponía categóricamente a la continuación de un proyecto cada vez más autoritario y menos legítimo, especialmente respecto de los jóvenes ávidos de reformas y apertura.

Por tercer año consecutivo, Argelia se manifiesta para pedir más reformas y condenar los abusos policiales y una campaña de intimidación respecto de las reivindicaciones del Hirak largamente desoídas por el gobierno de Abdelmadjid Tebboune, elegido a finales de 2019, pero que ha fracasado en la concreción de las reformas y en el abandono de la represión sistemática para callar las manifestaciones suspendidas buena parte de 2020 por la pandemia.

El año pasado, un debilitado Tebboune propuso un proyecto de reforma constitucional a través de una consulta ampliamente boicoteada por varias organizaciones y líderes del Hirak, que lo consideraban carente de participación diversa y representativa. El resultado: solo 23 % de los argelinos votó, la tasa de abstención más alta en lo corrido de su historia. De igual forma, se denuncia que varios de los ministros cercanos a Bouteflika siguen conservando su poder intacto, tal sería el caso del premier Abdelaziz Djerad o de Mohammed Ali Bougazhi. 

Las manifestaciones, cada vez más imponentes, no parecen una conmemoración de la caída de Bouteflika, sino la continuación de los esfuerzos empeñados desde 2019 para lograr una transformación de hondo calado. Ni el enorme dispositivo policial puesto en marcha por las autoridades ni la pandemia ha logrado intimidar a los manifestantes y, en vez de debilitarse, la convocatoria parece tener cada vez más eco. No solamente se observa en Alger, la capital, sino en ciudades como Oran, Constantina, Annaba, Setif, y Bouira. Algunos de los prisioneros políticos insisten en su huelga de hambre lo que, sin duda, tiene un efecto en toda la sociedad que los observa con simpatía. Para varios argelinos, especialmente los más jóvenes que vieron con admiración el levantamiento de su vecina Túnez, una década atrás, se trata de una oportunidad irrepetible para acelerar el ciclo de reformas iniciado en 2019, pero que parece secuestrado por un establecimiento que se niega a abandonar el poder.

@mauricio181212

(Visited 111 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="950"] En las calles, en los centros comerciales,(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar