Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La salida de Raúl Castro del Partido Comunista cubano significa el fin de una era que comenzó a perfilarse luego de que, en julio de 2006, Fidel Castro renunciara al Consejo de Estado, órgano ejecutivo, y asomara sorpresivamente una transición que parece estar cerrando un ciclo por estos días. La transición es de vieja data y ha estado en manos del Partido Comunista el actor más poderoso e incidente del estableciendo cubano. En general, el peso de los Castro ha sido sobredimensionado y se ha pensado que tanto Fidel como Raúl concentraban las decisiones y que, muchas veces, estas obedecían a caprichos personales.

El poder en Cuba es más colegiado de lo que se piensa y las decisiones, aunque dependan de la opinión de algunos líderes emblemáticos de la revolución -cuyas vidas se han ido apagando o retirando-, reposa sobre el Partido y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), estas últimas con un peso capital en lo que tiene que ver con la economía.

Raúl Castro fue esencial en la adaptación de Cuba a los cambios internacionales ocurridos en los 90, tras la desaparición de la Unión Soviética, a partir de la cual se pensaba en la inminente caída del establecimiento cubano. No obstante, la influencia de Castro fue clave en la flexibilización del sistema económico que llevó a una apertura para permitir la inversión extranjera, dinamizar el turismo, aceptar la circulación del dólar, introducir el cuentapropismo y permitir cierta iniciativa empresarial. Todo ello ocurrió bajo la etiqueta de Periodo Especial en Tiempos de Paz, el más dramático en toda la historia de la Revolución, pues el colapso del bloque soviético, sumado a las sanciones, provocó una aguda crisis con efectos todavía visibles. En los noventa, Estados Unidos aprobó las leyes Toricelli y Helms Burton que ahogaron aún más la economía cubana y, como es típico de tales acciones unilaterales, golpean a los más vulnerables mientras cierran espacios para las transiciones y el diálogo.

Esta coyuntura da cuenta de cómo va evolucionando el sistema político y económico cubano. Los cambios políticos ocurren cuando se dan consensos en el seno del Partido Comunista, especialmente en su Comité Central, mientras que los económicos suceden por transformaciones en el ambiente regional o en la economía global. Recientemente, la degradación de la crisis venezolana ha obligado a una flexibilización económica, en contraste con lo que ocurría a comienzos de siglo por la entrega de petróleo por decisión de Hugo Chávez, que derivó en que el Partido rescatara, en estos tiempos que hoy parecen lejanos, la ortodoxia comunista en materia económica. Actualmente, parece tener más sentido una liberalización parcial de la economía que permita el ingreso de divisas y alivie la crisis, agudizada como en otras zonas por la pandemia. En el plano político, la lógica es otra y los eventuales cambios poco tienen que ver con la situación regional o global. En ese punto, prima la postura de las FAR, del Partido Comunista o de algunos dirigentes de influencia. En 2016, cuando por el descongelamiento con Estados Unidos se restablecieron las relaciones diplomáticas y se levantaron sanciones, se pensaba que en el VII Congreso del Partido se llevarían cabo grandes reformas sobre todo en el sistema político, pero aquello no sucedió y Cuba reivindicó, como suele hacerlo, su soberanía como un principio innegociable.

Hace dos años se emprendió una reforma ambiciosa que creó el cargo de primer ministro dándole mayor equilibrio al sistema y se reconocieron ciertos principios de la economía de mercado, aunque el grado de apertura siempre estará en manos del Estado cubano. Sin embargo, quedaron varios pasivos del proceso, en particular en cuanto al reconocimiento de los derechos de la población LGTBI+, que se ha convertido en el último tiempo en un tema de cada vez mayor peso en la isla. Las nuevas generaciones piden a gritos nuevos canales de discusión y expresión, por lo que el gran reto para esta transición que se viene abriendo camino desde hace varios años consiste en atraer a estas generaciones a la revolución para mantener su legitimidad.

@mauricio181212

(Visited 244 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No hubo que esperar mucho. Solo unos cuantos meses después de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. no se si ud ha estado en Cuba porque sus malabares argumentativos no le alcanzan para defender un regimen represivo, antidemocratico, injusto y repartidor de pobreza. Alla los duños de los medios de produccion son lo militares y la familia Castro así trate de decirnos que estos no son tan importantes. Porque el sueño de la mayoria de los cubanos es irse? en especial lo jovenes?

  2. no se si ud. ha estado en Cuba porque los malabares argumentativos que hace para defender al regimen represor, injusto y repartidor de pobreza no cala. Lo del partido como las farc aqui, son pura retorica, los que tienen el verdadero mando y son los dueños de los medio de produccion son los militares y la familia Castro

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar