Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Desde que se anunció la segunda vuelta entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo, llovieron los peores vaticinios sobre el Perú. Se supone a entender de temerosos analistas que la elección traduce un electorado peruano iracundo que decidió castigar a la política tradicional decantándose por dos extremos irreconciliables. Además, la ausencia de un centro dejaría al descubierto dos proyectos políticos igualmente riesgosos para la gobernabilidad y la democracia. Aquello, aunque parezca lógico, debe ser puesto en entredicho, y la elección peruana deja lecciones no solo catastrofistas sino prometedoras de votantes que dejaron de temer a prejuicios.

En primer lugar, la llegada de Fujimori y Castillo para la segunda vuelta pone en evidencia una reorganización de fuerzas políticas entre la izquierda y la derecha sana para la democracia. Una de las enfermedades crónicas de los sistemas latinoamericanos consiste en la estigmatización de ambas corrientes, lo que ha llevado a la riesgosa presunción de que la tecnocracia es la respuesta a todo y la reivindicación ideológica resulta anacrónica. Con ese discurso se impusieron los últimos presidentes, Alan García, Ollana Humala y PPK, apelando al voto de centro y en contra de los extremos. El resultado de su gestión es ya bien conocido.

En segundo lugar, la eventual victoria de Pedro Castillo, profesor que reivindica los derechos de los perdedores luego de 30 años de neoliberalismo, no debe causar alarmas respecto de la vocación democrática del régimen peruano, sino que debe ser leída como la consecuencia de un modelo económico considerado exitoso por la estabilidad macro, pero que en materia de redistribución -como suele suceder en América Latina- tiene pasivos significativos. Un tercio de los peruanos no pueden cubrir sus necesidades básicas y con la desaceleración económica producto de la pandemia el panorama puede empeorar. Por eso y aunque sea difícil interpretar el voto por Castillo, se debe asumir parcialmente que se trató de elegir  la alternativa que fortalece el papel del Estado en la economía y genere nuevos equilibrios en favor de quienes resultaron perdedores de una apertura económica emblemática y exitosa, pero muy controvertida, en especial, en el centro y en el sur donde mayoritariamente se impuso el profesor.

De igual forma, no se puede ignorar el rechazo tajante que despierta Fujimori en millones que padecieron una década de autoritarismo que incluyó el cierre del Congreso, la violación sistemática de los derechos humanos, mimetizada en el combate a brazo partido contra las guerrillas Sendero Luminoso y MRTA y, por supuesto, el extravagante esquema de corrupción para controlar el legislativo y mantener a la prensa contenida. Desde ese entonces, Perú no ha dejado de desatar escándalos de corrupción.

Esta izquierda ortodoxa que lidera Castillo es muy distinta del progresismo que hace diez años fue hegemónico en la zona y que lideraron Chávez, Correa, Fernández y Bachelet; tampoco se puede equiparar con el comunismo propio de la Guerra Fría. El profesor se aleja del discurso liberal respecto de garantías en materia de eutanasia, matrimonio igualitario y derechos sexuales y reproductivos típicos de gobiernos “progres” y centra su discurso en el nacionalismo económico, tal como la izquierda marxista tradicional. Sin embargo, será difícil gobernar bajo el signo de la ortodoxia pues deberá tramitar consensos en un Congreso dividido y donde Fuerza Popular de Fujimori aparece como segunda fuerza tras Perú Libre de Castillo.

Ninguno podrá controlar el legislativo sin grandes concesiones, lo cual obliga no solo a una negociación permanente, sino la obligatoriedad para Castillo de moderar su discurso. Se confirma así que América Latina avanza hacia una definición política alejadas de las estigmatizaciones y que reivindica a la ideología como un elemento central de la política. No puede haber mejor noticia para la pluralidad y la democracia.

@mauricio181212

(Visited 761 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es un comunista ignorante que lamentablemente solo perjudicara mas al peru, pero es lo que hay en el continente, un afan de cambiar a los extremos; un odio y resentimiento por empresarios que generan riqueza, espero que con este nuevo presidente el peru en uno o dos años tenga un cambio favorable, lo cual dudo; con la eleccion la moneda se devaluo, y hay empresas alistando salir del pais…y al interior una inemsa preocupacion de los que generan empleo, solo sus electores estan esperando a ver que les regalara este nuevo presidente..exitos peru.

  2. jairopalacio0529

    Me parece que es hora de iniciemos un debate acerca de los efectos del neoliberalismo sobre el desarrollo de nuestro país. Si bien es cierto los indicadores macro pueden ser positivos en algunas áreas, esta escuela de la economía ha traído consigo una fuerte concentración de capital y riqueza en unos pocos, y no ha sido capaz de resolver los serios problemas de pobreza y desigualdad, esto sin mencionar el debilitamiento de la industria nacional y el atraso mayúsculo del campo. Cambiar ese modelo no implica volvernos comunistas, tampoco implica perder las libertades y mucho menos pertenecer al tal castro-chavismo !!!

  3. efrain330621

    Una izquierda que tenga que negociar en procura de los equilibrios de la democracia y que se aleje de la ortodoxia siempre será un factor de cambio, en una sociedad empobrecida y urgida de un mensaje de concordia. Interesante análisis profesor, ya que despeja ese fetiche de que el centro es la mejor respuesta a la polarización y supone el fortalecimiento de la ideología, en el buen sentido del anhelo democrático.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar