Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pocas veces en la historia reciente, el doble rasero de las grandes potencias de Occidente respecto de la libertad para informar había quedado en semejante evidencia. Los llamados de solidaridad de los gobiernos de Europa y América del Norte respecto de las labores informativas en países lejanos culturalmente contrasta con su silencio respecto de la dramática situación de Julian Assange.  Las muestras de solidaridad por la designación del Nobel de paz a los periodistas Dmitri Murátov y Marís Ressa de Rusia y Filipinas no se hicieron esperar, menos aún cuando en buena parte de las naciones de Occidente se elevan voces en contra de Vladimir Putin y Rodrigo Duterte por lo que se considera en la mayor parte de las capitales europeas como indiscutibles derivas autoritarias. Ahora bien, causa extrañeza que transcurrido un año de la entrega de ese premio, sean pocos los gobiernos que han expresado preocupación por la situación del australiano Julian Assange y quien fuera el fundador del portal Wikileaks. 

En 2006, Assange se hizo célebre cuando puso en circulación documentos comprometedores para la política exterior de Estados Unidos respecto de las guerras de Afganistán e Irak. La información en posesión del portal revelaba el intento sistemático por ocultar las pruebas contundentes sobre abusos a los derechos humanos cometidos en el contexto de la llamada guerra global contra el terrorismo. En 2011, cuando era inminente su extradición a Suecia por delitos de agresión sexual, se refugió en la embajada de Ecuador ante el Reino Unido, con el apoyo efusivo de Rafael Correa. Para ese entonces, Quito lideraba junto a otros gobiernos progresistas, una ola de críticas contra el orden informativo impuesto desde el norte industrializado. Assange permaneció 7 años en la embajada en medio de muestras de solidaridad de personalidades del fútbol, el cine, la televisión y la literatura, entre otros, pero no necesariamente de otros gobiernos. En 2017, el gobierno de Lenín Moreno, en la premura de desmarcarse de tu antecesor, terminó entregando a Assange a las autoridades británicas, gesto que no fue condenado por ningún gobierno de los que suelen criticar a China, Cuba, Rusia, Filipinas o Venezuela por la ausencia de garantías para la libertad de informar y ser informado.

Intelectuales, artistas y determinadas ONGs e instituciones internacionales como Amnistía Internacional han hecho enérgicos llamados para detener lo que estiman como una privación de la libertad por razones meramente políticas. La consideración más contundente ha sido la del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias que calificó su arresto como injusto por lo que exigió su libertad; un llamado desoído por los gobiernos comprometidos, Estados Unidos, Reino Unido y Suecia, en este último, donde los delitos de los que se le acusaba terminaron por prescribir.

Hace tres semanas la justicia británica dio luz verde a su extradición hacia los Estados Unidos, desestimando la decisión anterior de un juez que consideraba que Assange se exponía a tratos degradantes y sin garantías en ese país. La justicia concluyó que Assange gozaría de garantías procesales y de reclusión en un centro ubicado en Colorado, incluido el acceso a tratamiento psicológico pues las secuelas luego de más de una década de persecución son evidentes.

A Assange solo le resta acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, muy activo en otros casos que en Europa han sido tildados de persecución política, como ocurrió recientemente con el opositor ruso Alexey Navalny  o por la clausura de la ONG de derechos humanos Memorial. En ambos casos, la justicia europea ha actuado con prontitud, impulsada por la postura de varios de los gobiernos del bloque comunitario. En contraste, Assange desaparece poco a poco de la agenda de los medios de comunicación, que parecen desconocer la gravedad que comporta su eventual extradición. A esto se suma el silencio de buena parte de las democracias liberales más representativas del mundo. Se trata del oprobioso carácter selectivo a la hora de defender los derechos humanos, una lucha que urge desideologizar.

twitter @mauricio181212

 

(Visited 459 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Como dice en la presentación del blog, soy un docente de(...)

2

Lo que le está pasando al Real Cartagena parece una película(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me parece que el profesor Jaramillo acierta plenamente en su denuncia del doble rasero y creo también que él ha demostrado con creces que uno se puede posicionar políticamente sin cerrar los ojos a las realidades, sin practicar el doble rasero. Occidente debería comprender que para muchos es también un referente moral y que usando sistemáticamente el doble rasero mina su propia reputación. En este sentido, las reacciones ante los tristes sucesos de Kazajistán están siendo tan previsibles como decepcionantes.

  2. mauricio.jaramillo.jassir

    980292, entiendo su punto cuando alega que quienes hablan por Assange seguramente están pasando por alto las violaciones a los DDHH en Cuba o Venezuela. Personalmente, he sido crítico del giro autoritario que se ha dado en Venezuela, varias veces he escrito describiendo lo que pasa ahí como un tragedia para la democracia. No obstante, lo que traté de subrayar en esta entrada, es el marcado contraste para defender la libertad de la prensa en Europa y EEUU, donde los gobiernos son muy activos para defenderla en ciertos contextos (Rusia, Cuba, Bielorrusia, Turquía) pero indiferentes en casos como el de Assange. Fíjese que menciono el pronunciamiento del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas, que no tiene ninguna relación con la izquierda y que califica su detención como arbitraria. La defensa que hago de Assange no la hago desde la ideología y creo que el punto de encuentro está en desideologizar esa defensa.
    Gracias por sus comentarios, siempre son bienvenidos.

  3. Apreciado profesor: aunque he escrito desde oras orillas por no estar de acuerdo en algunos de sus respetables argumentos, debo reconocer su calidad intelectual y el respeto a quienes opinamos diferente. Creo que es el ejercicio democratico de discutie, encontar puntos de acuerdo y construir. Gracias por sus luces

  4. apreciado profesor como lo dice ud. al final la justicia y el periodismo es selctivo. Assanege es un vividor y aprovechado periodista…que lo jusguen con el debido proceso. Pero con la misma premura que se defiende a Asange porque no se defiende a los priodistas e intelectuales cubanos victimas de ese regimen? como u. dice doble racero…… pero de lado y lado

  5. Assange es un bandido que robó datos secretos y confidenciales del gobierno americano poniendo en peligro a muchos agentes y colaboradores del gobierno de EEUU, además es un volado de la justicia por un delito sexual, que lo extraditen ya!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar