Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Desde que surgiera el fallo de la Corte Internacional de Justicia en noviembre de 2012, impera el simplismo para interpretarlo. La mayoría de las reflexiones apunta a qué tanto gana o pierde Colombia frente a una Nicaragua que históricamente se le mira “por encima del hombro”. Se descarta cualquier análisis sobre cómo se puede mejorar la vida de los habitantes del archipiélago o las posibles lecciones a largo plazo sobre la unidad territorial colombiana. Diez años después del controvertido fallo, desconocemos cuál será el camino para una delimitación definitiva con Managua.

Se ha dicho hasta la saciedad y debe repetirse: la decisión de la semana pasada toma por la Corte Internacional de Justicia no es responsabilidad de un solo gobierno, y menos aún del actual, pues es el resultado de las decisiones tomadas por varias administraciones desde Andrés Pastrana, cuando Nicaragua interpuso la primera demanda. No obstante, Iván Duque ha cometido errores que merecen análisis y sobre todo, deben servir para corregir la postura hacia el futuro. Seguir dilatando una solución definitiva seguirá siendo costoso para el Estado y la incertidumbre afecta a la población sanandresana, en especial a los raizales.

En primer lugar, no se entiende porqué hasta la fecha el gobierno no ha reunido a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores a pesar de que se trata del órgano consultivo por excelencia para discutir y gestionar este tipo de asuntos. Desde que existe un litigio jurídico con Managua, es la primera vez que un gobierno colombiano no consulta a esa Comisión. Se debe recodar que solamente la ha citado dos veces. En diciembre de 2020, por una acción interpuesta por el senador Antonio Sanguino ante el Consejo de Estado y que obligó a las entonces ministra de relaciones exteriores, Claudia Blum a hacerlo. Eso sí, se convocó para hablar sobre la reactivación económica, pero no para abordar el fallo de La Haya, inminente ante dos denuncias más, activadas por Nicaragua. El jefe de Estado justificó la ausencia de consultas con dicha comisión en que la constitución la otorgaba autonomía al ejecutivo en relaciones exteriores y que, este gobierno las dirigía con la nebulosa etiqueta de un “enfoque constructivista multilateral”. Valga recordar, el presidente no asistió a esa reunión, en un gesto que desnudaba la poca relevancia que  ha tenido la diplomacia, caja menor del Centro Democrático para el pago de favores políticos.

En segundo lugar, el gobierno descartó cualquier negociación directa con el gobierno nicaragüense mezclando dos temas, la inocultable deriva autoritaria que vive ese país y el litigio. Si bien Colombia está en su derecho de hacer presión en las instancias multilaterales para la defensa de los derechos humanos en Nicaragua, debe reconocerlo como vecino y ante el cual tiene un litigio vinculante con la CIJ. Nada más alejado de la realidad que vender la retórica de que Colombia conseguirá algo a punta del calificativo de “oprobiosa dictadura”.  Ese burdo nacionalismo desconoce el principio de no injerencia que ha inspirado durante décadas la política exterior colombiana.

Y, en tercer lugar, como consecuencia de lo anterior, el gobierno cometió el craso error de llenar las misiones diplomáticas en el exterior con personas que no tienen ninguna experiencia diplomática, pero se han ganado el afecto del uribismo por su conocida intransigencia. Tal es el caso de Alfredo Rangel, “quemado” en las elecciones legislativas de 2018 y a quien se le compensó nada mas y nada menos, con la embajada en Nicaragua. Rangel es un reconocido uribista, junto a Jose Obdulio Gaviria, autor de la tesis de la existencia de una “amenaza terrorista” en lugar de “conflicto armado”, y que derivó en la negación sistemática del derecho internacional humanitario durante los ocho años de Uribe Vélez. A escasos dos meses del fallo de la semana pasada, Rangel fue expulsado de Nicaragua por traspasar las márgenes como embajador e interferir en política, hecho que, inexplicablemente “pasó de agache” en el país.

Colombia debe sobrepasar la retórica nacionalista que apunta a que la CIJ y Nicaragua son enemigos. Aquello refleja la manera en que Bogotá, con la lógica centralista decide unilateralmente mientras alimenta el nacionalismo, pero quienes pagan las consecuencias son los espacios fronterizos denostados históricamente por los gobiernos de turno. Llegó la hora de reconocer que las relaciones con los vecinos no pueden depender de la sintonía ideológica y reactivar los esquemas de cooperación. Nada parece justificar que, hasta la fecha, se haya descartado el diálogo con Managua.

twitter: @mauricio181212

(Visited 452 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Érase una vez, un pastorcito que llegó agitado a la mitad(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Estudié toda la primaria y parte del bachillerato en un colegio(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mauricio.jaramillo.jassir

    Sebastián, quien demandó a Colombia ante la CIJ fue el derechista Arnoldo Alemán no fue Daniel Ortega. Ese dato altera tu análisis. Insisto en Nicaragua el tema genera consenso, acá debería ser igual.

  2. sebastian326323

    Diálogo con Managua? pero si esa dictadura fue la que llevó el tema a la CIJ y además no acepta otra cosa que no sea la entrega del Archipiélago. Que hay que dialogar con Managua?… lo único que debería dialogarse entonces sería la devolución de la Costa de Mosquitos que pertenecía a Colombia y fue dada a los nicaraguenses en el tratado Esguerra Barcenas del 28 a cambio de que nos reconocieran el Archipiélago.

  3. gustavo95211

    ESTE ANALISIS ES GENERAL…ES CRITICO..A SU MJANERA.OLVIDA QUE EL FALLO INICIAL ES CIENTIIFICO…..LA PLATAFORMA CONTINENTAL….EL MAR….LAS ISLAS LOS CAYOS…Y SU PROXIMIDAD A LAS COSTAS DE LOS ESTADOS..SOY COLOMBIANO….SAN ANDRES SES NUESTRA….POR TRATADOS..PERO OTRA COSA ES LA PLATAFORMA CONTINENTAL MARINA Y TERRESTRE …NO PERDIMOS SSOBERANIA EN LA ULTIMA DECISION…NOS CONCENARON PORQUE LOS PESCADORES INVADEN LAS COSTAS DE NICARAGUA ..ASI DE SIMPLE..LA CORTE INTERNACIONAL JAMAS ENTEGO O ENTREGARA NUESTRO ARCHIPIELAGO.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar