Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La designación de Leonor Zalabata como embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas significa un cambio fundamental en la política exterior colombiana. Por primera vez, llegará a la institución multilateral una mujer indígena con una comprobada trayectoria en la defensa de los derechos humanos y el medio ambiente. Este liderazgo en el seno de la comunidad arhuaca la llevó a negociar en varias oportunidades con grupos armados que hacían presencia en la Sierra Nevada de Santa Marta, a dirigir la Confederación Indígena Tayrona y ser Comisionada de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas. El nombramiento causó sorpresa e incluso despertó infundadas críticas pues públicamente Zalabata reconoció no hablar inglés.

Sin embargo, se debe entender que la designación cumple con al menos tres criterios válidos que no aseguran que su desempeño vaya a ser exitoso, pero sugieren un nombramiento coherente que, seguramente, abrirá el camino para que otros liderazgos lleguen a este tipo de cargos y se deshagan determinados prejuicios.

Primero, se trata de entender que Colombia es un país que se reivindica como pluriétnico y multicultural, tal como reza la Constitución, y de llevar ese ideal a la práctica y que no sea una mera declaración de principios. Segundo, hay una mensaje claro respecto del sistema de Naciones Unidas : Colombia busca una reconciliación luego de cuatro años de controversias y de privilegiar la soberanía nacional a expensas de los derechos humanos. El gobierno ha sido reacio a cualquier colaboración con el sistema de agencias de Naciones Unidas sobre derechos humanos y llegó la hora de sanear ese vínculo. Y tercero, la administración entrante apuesta por liderazgos genuinos desde la periferia invisibilizada, lo cual es valioso en la política exterior donde el centralismo ha impedido la emergencia de otras voces, en particular de regiones que, desde las élites urbanas se ven con desprecio y desconfianza.

El nombramiento de Zalabata no implicará que Colombia sea finalmente una sociedad post-racial, pues superar el racismo estructural requiere de un cambio cultural y generacional que deberá ocurrir paulatinamente. No obstante, este tipo de designaciones implican observar de manera distinta a grupos que se observan con condescendencia y sobre los cuales se cree que solo pueden ocupar determinados cargos. El prejuicio apunta a que los afros e indígenas solamente puedan desempeñarse en cultura, como reflejo de un doble prejuicio: sobre la cultura presumida como exotismo y respecto de la población racializada sobre la cual se cree que no puede ocupar carteras como defensa, justicia o relaciones exteriores.

Los políticos e influenciadores de una anticipada oposición terminaron haciendo énfasis en que Zalabata no hablaba inglés por una indagación abiertamente racista de una periodista -con comprobados antecedentes en ese sentido-, en lugar de subrayar que sería la primera embajadora ante Naciones Unidas que habla arhuaco. En 1991, el Estado colombiano hizo una promesa de inclusión que no bastó con la presencia de Lorenzo Muelas y Francisco Rojas Birry como constituyentes. En estos 30 años, los gobiernos fallaron en el nombramiento de personas que fuesen verdaderamente representativas de una realidad diversa, sobre todo, de la enorme periferia excluida por la lógica del centralismo. Esto no debe suponer condescendencia, pues a Zalabata como a cualquier embajadora se le debe hacer control político sobre su gestión.

Hace cuatro años, se denunció la llegada de Alejandro Ordoñez a la OEA por razones de fondo, no por las nimiedades a las que se alude para criticar a Zalabata. Ordoñez había sido enérgico crítico y displicente respecto del sistema de derechos humanos hemisférica, en particular de la Comisión Interamericana de DDHH. Nadie recurrió a los rebuscados argumentos que abundan para descalificar a Zalabata, como el del inglés, inaceptable por la relevancia que hoy por hoy Naciones Unidas otorga a la multiculturalidad.  Por eso, su nombramiento nos acerca a la idea de cerrar un pasivo histórico que buena parte de la dirigencia colombiana se niega a reconocer, enceguecido por una racismo estructural que revictimiza. Eduardo Galeano para referirse “a los nadies” decía “Los nadies los hijos de nadie, los dueños de nada. […] que no hablan idiomas, sino dialectos; que no hacen arte sino artesanía; que no practican cultura, sino folklore, que no son seres humanos, sino recursos humanos.[…]. Llegó la hora de que esos nadies puedan gobernar, gestionar y representar.

twitter: @mauricio181212

 

(Visited 628 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I. Creador del Podcast 18:12 en Spotify https://open.spotify.com/show/3FRtbrYfQzIKKeL2PouUVR

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A partir del 15 de julio de 2024, se presentará en(...)

2

Mujeres que tienen que pedir permiso para desarrollar su voluntad.  Mujeres(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En este país los hechos de racismo son muy aislados, ni que este país fuera la Alemania nazi, exagerados ! pero para los de carrera burrocrata todo esto es un muy buen negocio, con este cuento de las negritudes y los indigenas se inventan todo tipo de ministerios y actividades para sacarle el dinero a los paga impuestos colombianos, igual la onu entidad chupasangre que no sirve para nada si no para ordeñar $$$ al estado colombiano, y ni hablar de su inoperancia en el mundo y su incapacidad para hacerse sentir y parar la guerra en Ucrania. Todos somos seres humanos iguales, más racista es andar señalando diferencias, la gente tiene que ser nombrada en cargos públicos de importancia por su capacidad y trayectoria, no para presumir de multiculturales o multietnicos ante la desgastada onu

  2. elizabeth835839

    El nombramiento de Zalabeta, es simplemente un “retour aux sources”. Bienvenido el nombramiento de esta mujer indigena, representante de lo que son las mayoras para las culturas indigenas, que yo las llamo primarias por ser las primeras en haber poblado el continente américano. Ella con su sabiduria sabra desarrollar lo necesario para ser competente. El ingles antes que ser una ventaja est un problema para comprender el mundo que esta en construccion.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar