Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Colombia que el mundo conoció a finales de los 80 y los 90 no es muy diferente a la Colombia de hoy. Sí, es verdad, hemos tenido avances tímidos en distintos frentes de desarrollo. Tenemos más escuelas, más carreteras, más hospitales, más personas en la universidad, no tenemos que tramitar visa para visitar muchos países, Santos firmó una paz imperfecta y Uribe logró una seguridad estética.  Pero también hoy tenemos más narcotraficantes y los problemas históricos que por décadas han aumentado la inequidad en nuestro país siguen tan presentes como el fabuloso negocio de la coca.

 

Tenía más o menos ocho años la primera vez que visité Chocó. Hoy tengo treinta y dos. Han pasado veinticuatro años, es decir, cuatro presidentes: Duque, Santos, Uribe y Pastrana. Les puedo decir que Quibdó, su capital, no ha cambiado casi nada por no decir que ni mierda. Mis amigos de esta zona del país hoy no tienen empleo, siguen viviendo en las mismas casas deterioradas, aún no tienen alcantarillado y muchos no cuentan con agua potable. Esta historia es la misma de muchas regiones del país.

 

Nuestros avances no son lo suficientemente importantes como para atacar estructuralmente nuestros problemas. Todos los gobiernos se han dedicado a ponernos pañitos de agua tibia en los dolores, pero ninguno se ha comprometido con soluciones profundas y de largo aliento, algunos por mezquindad y otros porque sencillamente no se les da la gana.

 

Pero lo favorable de todo este salpicón de acontecimientos es que hoy la democracia está del lado de la cancha de las nuevas generaciones, las cuales hoy están más informadas, son más críticas, menos conformistas y mucho más agresivas. Toda esta energía se debiera canalizar en la búsqueda de soluciones, en la construcción colectiva de un nuevo futuro, de propuestas que nos den una pizca de esperanza.

 

En Colombia hoy tenemos la oportunidad de encausar toda la energía que se ha desprendido de las manifestaciones en nuevos liderazgos y en formar, de una vez por todas, la cultura responsable de asistir a las urnas y votar no por quien nos digan, sino por quien represente nuestras convicciones como jóvenes que quieren vivir en un país que crece y le brinda oportunidades a su población.

 

Sin embargo, hoy Colombia es la de siempre. Seguimos exportando más coca que café. Seguimos viviendo aislados de las realidades regionales. Seguimos pasando vacaciones divinas en Miami o en Melgar, según nuestro estrato social, y seguimos rebuscándonos la papa y lo de la cuota del Icetex para después del grado, buscar trabajo como cajeros en supermercados.

 

Giovanni Acevedo

Twitter: @Gioacevedo_

(Visited 191 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Humano en formación. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Bogotá en el hueco

    Cuando decidí regresar a Colombia y radicarme en Bogotá, lo hice, entre otras cosas, porque mi jefe de entonces(...)

  • Opinión

    Adiós, viejo.

    Me hubiera gustado despedirme saltando a tus brazos como lo hacía cuando era un niño y envolverte. O intentar(...)

  • Sin categoría

    Uribe, ¡basta ya!

    El escenario en el que se desarrolla la política partidista es hostil, es agresivo, es egoísta. Confiar en alguien(...)

  • Bogotá

    La Colombia de siempre

    La Colombia que el mundo conoció a finales de los 80 y los 90 no es muy diferente a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En una de las sesiones de un proceso de coaching de(...)

2

Contrario a lo que se podría pensar, el sector salud no(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar