Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


*El Cancionero*, de Petrarca

¡Laura, Laura, Laurita…! Ella es el arquetipo de la mujer inalcanzable y todas las novelas que tratan este asunto se inspiran en este poema renacentista. Petrarca nos confesó que notó su presencia deliciosa una mañana del 12 de abril de 1327, “en la Iglesia de Santa Clara en Aviñón”. Para celebrar su belleza y expresarle su amor, el italiano perfeccionó sino inventó el soneto moderno. Pero acaso la Laura real ya estaba casada. No importaba: en lugar de sexo, gran poesía.

*Muerte en Venecia*, de Thomas Mann

¿Son las pasiones homosexuales no admitidas las más inconclusas…? Gustav von Aschenbach (que en alemán quiere decir “pozo lleno de cenizas”) anhela a Tadzio, un bello muchacho de 14 años. Tiene un sueño muy sensual con él, pero obviamente no hay nada que en realidad pueda hacer. De hecho, Aschenbach nunca se atreve hablarle. Y cuando finalmente se encuentra a Tadzio solo en la playa se desploma y muere.

*Cumbres borrascosas*, de Emily Brontë

El romance urdido en esta novela entre Heathcliff y Cathy acaso sea uno de los más ardientes en la literatura, precisamente porque ellos nunca consuman su amor. Tal vez ambos sean almas gemelas, pero Cathy se casa con el gentil y sensiblero Edgar Linton, sólo para atormentar a Heathcliff. Sin embargo, los dos amantes inconclusos parecen estar gozando su amor después de la muerte, como fantasmas.

*Las penas del joven Werther*, de Goethe

El patético héroe de esta novela, tan inteligente y hasta de buena familia, no puede siquiera confesarle sus verdaderos sentimientos a Carlota (Charlotte). Ella, no inocente de la seducción y las penas que inflige en Werther, está ya comprometida con otro hombre que, lejos de sentir celos, hasta admite y se divierte con la presencia de este curioso joven silenciosamente enamorado de su prometida. Algunos lectores del siglo diecinueve se dejaron sugestionar tanto por esta novela que terminaban como el protagonista: con una bala en la sien.

*Sale el espectro *(*Exit Ghost*), de Philip Roth

El protagonista, Nathan Zuckerman, va frisando los 70 años, y ha quedado con incontinencia e impotencia después de una cirugía de la próstata. Conoce a la sensual (e intelectual) Jamie. Hay hasta atracción mutua, pero la única forma de consumarla es a través de diálogos eróticos que él escribe en su cabeza.

*La Tejedora de Coronas*, de Germán Espinosa

La voluptuosa Genoveva Alcocer puede gozarse a cualquier hombre que le guste (se acuesta con Voltaire y con los masones más distinguidos del mundo y hasta se envuelve en orgías aristocráticas) pero nunca dejará de lamentar no haber podido hacer el amor con el “amor de su vida”, Federico Goltar. Dos veces él estuvo a centímetros de penetrarla y romper su virginidad. La primera vez lo impidió la amargada madre del muchacho; la segunda, fueron los propios piratas que asaltaban a Cartagena de Indias en 1697 los que apartaron de ella el cuerpo desnudo de Federico, para violarla una y otra vez…

*María*, de Jorge Isaacs

Si Efraín y María hubieran hecho el amor nunca esta novela gozaría de tanta popularidad. La dificultad de amarse en el seno del hogar, entre los padres y los criados, resulta fascinante. Ambos acuden al hermanito Juan que actúa como un pequeño Hermes enviando besitos de María a Efraín. Ella deja coquetamente su cabellera suelta, sus pies desnudos en el prado mojado… y a lo mejor metáfora de su excitación, lo cierto es que las rosas pegadas a su vestido excitan hasta a los insectos. Pero a los destellos de Eros, los sumen después las sombras de Tánatos. Y acaso los achaques epilépticos de María sean sólo deseos sexuales reprimidos.

*Cántico espiritual*, de San Juan de la Cruz

Nadie sino un poeta religioso como él – ¿casto y puro? – podía expresar con tanta precisión la sensación del erotismo no consumado que brasa los sentidos. Más allá de cualquier interpretación, digamos aquí que es un poema hormonal en torno al encuentro furtivo de dos amantes que nunca pueden llegar el coito ni acabar en un orgasmo. Por ejemplo, basta este fragmento en que la amada se queja ante el amado tras un encuentro inconcluso:

**¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste
habiéndome herido;
salí tras ti clamando, y eras ido.**

Nota: la idea y los cinco primeros títulos los tomo de una columna semanal del diario británico *The Gurdian*: http://www.guardian.co.uk/books/2008/aug/30/fiction5

(Visited 104 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: spineda@colmex.mx Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Era un día de enero del 2004, escribía un artículo sobre(...)

2

Pura pasión, de Annie Ernaux, es un libro corto sobre un(...)

3

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar