Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


Se escucha raro y a ratos ni se entiende cuando el colombiano viaja a otros países del idioma, México o España, y dice “demorar” en vez de “tardar”: “¿Cuánto nos demoramos en llegar a Toledo?”, pregunta el colombiano, y el chofer en la terminal de Madrid, confuso, responde: “Tarda una hora”. Abundan en el lenguaje coloquial colombiano el “no te demores”, el “eso demora mucho”, el “qué demora”, el “eso está muy demorado”, “el no demore mucho”, etcétera, etcétera. Nadie o casi nadie utiliza en las calles de Bogotá o Medellín el verbo “tardar”, tan frecuente en cambio en Ciudad de México o Monterrey. 

Empecemos por celebrar que haya una gran abundancia de sinónimos. Pero averigüemos por qué se usa tanto en Colombia esta palabra en sus usos verbales, adverbiales, adjetivales y como sustantivo. En el Diccionario etimológico de Corominas no está estudiado “demora”. Tampoco la registró Cuervo en el suyo de “construcción y regimen”. El de la RAE sí, y al digitar “demora” se arrojan las siguientes acepciones, además del sinónimo tardanza: 

1. f. En la América colonial, temporada de ocho meses que debían trabajar los indios en las minas.

2. f. Der. Tardanza en el cumplimiento de una obligación desde que es exigible.

3. f. Mar. Dirección o rumbo en que se halla u observa un objeto, con relación a la de otro dado o conocido.

Así, según estas etimologías, el uso que en Colombia se hace de la palabra “demora”, ¿podría venir del lenguaje de la minería o del lenguaje del Derecho, jurídico y notarial? El oficio de la minería en Colombia atrajo -y sigue atrayendo- colonos explotadores de medio mundo. A a su alrededor se multiplica la miseria y a veces, en momentos de bonanza, hasta se levantan pueblos y ciudades efímeras; ¿pero podría pensarse que ese término minero -técnico- haya pasado al uso cotidiano? Suena más verosímil que su uso provenga del ámbito formal del lenguaje jurídico y que de allí, a fuerza de repetirlo abogados y acreedores (“Ud. tiene una deuda de mora en el banco”, “el banco le cobra intereses de mora”, “ud es un deudor moroso”, “su juicio se demora”, “la pensión está demorada”, etcétera) haya invadido e inundado el habla coloquial colombiana. 

“Demorar” como verbo se encuentra poco en la literatura del Siglo de Oro español; acaso se encuentra más en la literatura neoclásica del siglo XVIII, siglo en que realmente se establece el virreinato de Nueva Granada. 

Ahora bien, en la literatura colombiana su uso es más limitado. García Márquez utiliza poco el verbo demorar en “Cien años de soledad”, prefiriendo de lejos el uso de “tardar” acaso más usual en el habla caribeña de su tiempo; lo mismo Germán Espinosa en sus libros. El verbo “demorar” parece más del área andina -donde había más mineros y abogados-, y Tomás Carrasquilla lo usa varias veces en “La marquesa de Yolombó”, novela al fin y al cabo de mineros. Más acá en el tiempo, evidentemente, su uso se ha vuelto más frecuente en la literatura urbana de Bogotá y Medellín.  

Y nada. A cambio de no demorarme con más divagaciones, dejo a medio camino esta discusión etimológica… 

(Visited 82 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: spineda@colmex.mx Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

El viernes fue un día muy especial, pues tuve una de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar