Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando uno va muy rápido por la vida, lo mejor que le puede pasar es caerse

¿Y para qué voy a parar mi marcha justo cuando tengo todo funcionando tan bien?

Sobre todo, cuando no sabemos si por donde vamos tan de prisa es el camino a nuestro sueño o si estamos trabajado para el sueño de otro que nos paga bien para que lo hagamos.

En ese escenario, el ego juega de cómplice, ofreciéndonos premios en monedas, aplausos y una vida de confort y regalos materiales que pronto nos pasará una factura que muy seguramente la radicará en la ventanilla de la salud.

Esto que nos puede sonar un tanto confrontador, es una gran realidad que debemos ver de cerca si queremos evitar un colapso.

Aunque mi propuesta es más atrevida; yo de ti, si te sientes identificado con esto, soltaría las riendas del potro sobre el que vas desbocado hacia el éxito y dejaría que la fuerza animal se detuviera por sí sola… La del caballo también.

Una vez en calma, te invito a descender del gran corcel y acariciando su musculoso cuello con suaves palmadas decirle al oído: “descansa y respira; yo haré lo mismo sobre esa piedra”.

Eso, mi querido amigo(a), es una invitación a experimentar una pausa intempestiva, enviada por la consciencia para reflexionar.

Reflexionar es detenerse a unificar el pensamiento y el sentimiento en una línea de equilibrio trazada entre la mente, el cuerpo y el espíritu para revisar en silencio, calma y con humildad nuestra bitácora existencial, para evaluar nuestros actos, revisar las consecuencias, analizar nuestros resultados frente nuestro proyecto de vida y replantear, re programar y retomar nuestro camino a la felicidad, tomando nota de las lecciones y aprendizajes dejados por las circunstancias.

¿Y para qué voy a parar mi marcha justo cuando tengo todo funcionando tan bien? Podría estar diciendo el exitoso hombre de negocios o la inteligente mujer profesional.

Fácil. Para que funcione mejor y por más tiempo. Y también para que entiendas que ser profesional, exitoso, líder o millonario no compite con ser el mejor papá, la mejor esposa, el mejor hijo, un buen ciudadano y una excelente persona, que, además, sirve a los demás.

Así como cuando nuestro auto requiere revisión cada 5.000 kilómetros. Si no le hacemos ese mantenimiento de todas sus áreas técnico mecánicas comienza a fallar por desgaste; y si lo continuamos andando así, con toda seguridad se fundirá su motor.

Bueno, esto te lo está diciendo un amigo al que ya le sucedió, y que no quiere que a ti te suceda.

Claro, hoy puedo decir que lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido un derrame cerebral en el año 2009 y con ello ver cómo todo se caía de la mesa.

En cámara lenta se fue derrumbando todo, la salud, el trabajo, la economía, el hogar, las oportunidades, etc. Todo menos la fe, la actitud y la sonrisa.

Pero eso ya pasó, también en cámara lenta vi cómo todo se restauró; no en mis tiempos, sino en los tiempos de Dios. Ahora lo que vale es el presente; vivir el milagro de sanación y reflexionar “para que” sucedan las cosas.

Hoy puedo decir que esto ocurrió para que pueda descubrir ante el mundo la trampa en la que estamos viviendo bajo los dominios del ego, que nos exige competir constantemente.

Nos exige convivir con la ansiedad, la prisa y el estrés.

Nos obliga a vivir con expectativas, recibir aprobaciones y cobrar reconocimientos.

Nos envuelve con la envidia, la rabia, el rencor, el reproche, la resistencia y la intolerancia.

¿Ya te preguntaste “¿Para qué” está ocurriendo esto en tu vida que no esperabas y que no te gusta porque te angustia, te preocupa o te duele?

Si la pregunta es:

¿Por qué se te acabó el hogar?

¿Por qué esta crisis económica?

¿Por qué te sacaron del trabajo que tenías?

¿Por qué aparece este diagnóstico clínico que amenaza tu vida y te roba tu paz?

¿Por qué no consigues una relación de pareja?

Es hora de cambiar la preposición “por qué” hacía “para qué”.

Esa es la reflexión; un examen de conciencia donde habitan el perdón, el auto conocimiento y el análisis de la verdad para revisar y reparar para continuar.

Reflexionar es accionar el switch de la luz de la conciencia para obtener el don del discernimiento, fundamental para re direccionar pensamientos y tomar decisiones acertadas en momentos definitivos.

Te invito a reflexionar identificando si eso que te roba la paz y rompe tu armonía es de verdad tan importante o tan urgente.

Si de verdad, eso por lo que acusas a tu hermano o tu amigo no es producto de tus prevenciones y quizás te estás tomando personal algo que ni siquiera está sucediendo.

Reflexiona si estás aun sufriendo por un pasado que no quieres soltar.

Piensa si tu conciencia, que es la mejor almohada, por estos días es de piedras o de plumas.

Recapacita acerca de los beneficios del perdón, que al final te libera.

Analiza qué pasaría si comienzas a vivir desde el amor queriéndote más, regalándote espacios que te enriquecen.

Medita acerca de probar cómo sería de fácil tu vida si decidieras aceptar a los demás como son y no como tú quieres que sean.

Prueba bajar la velocidad de tu vida y andar más despacio para disfrutar el paisaje.

Contempla la grandeza de Dios en gratitud por lo que te ofrece sin quejarte por lo que crees que te falta.

Procura contemplar la idea de que, si tu oficio te da poder, este sea para poder ayudar a los demás.

Ama sintiendo que el verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es.

Estoy seguro que si lo haces ahora, encontrarás muchas fortalezas en tu interior que no has descubierto por estar demasiado ocupado teniendo éxito.

Suelta la tensión, respira profundo, afloja tus brazos, abre tus manos, libera tu mente, ablanda tu corazón, siente a Dios en tu alma y sonríe pensando que todo está bien.

¡ Hakuna Matata ¡

Juan Manuel Correal

@juanpapuchis

https://www.youtube.com/channel/UCiZPvW85hIcLhnAb-AoZo5w

(Visited 1.247 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Publicista y Comunicador, con mas de 25 años de experiencia en los medios de comunicación, televisión y radio. Periodista y Autor de los libros “Sonríe, Todo Está Bien (2013)” , “La Escalera al Cielo (2014)” y “ Las Puertas están abiertas (2018)”. Conferencista motivacional Colombiano, experto en Felicidad personal y laboral, Productividad sin estrés y psicología positiva. Con su testimonio y experiencia de vida, a través de sus libros, conferencias, seminarios y talleres, Juan Manuel Correal, expone su teoría HAKUNA MATATA, que consiste en aprender a vivir desde lo simple, con lo mucho o poco que tengamos, alcanzando el éxito sin sacrificar la felicidad, recuperando la Actitud, Fé y Alegría, como herramientas de vida. “En la vida ocurren cambios inesperados que desatan nuestros miedos alterando nuestro estado de equilibrio y llevándonos a la frustración, la desesperación y la angustia provocando un caos depresivo que opaca nuestros sueños. La Solución está en ti: Actitud, Fe y Alegría como herramientas de empoderamiento para superar las adversidades y convertir las tragedias en anécdotas y las amenazas en oportunidades. Así superé un derrame cerebral y volví a nacer para ser feliz desde lo simple”

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="950"] En las calles, en los centros comerciales,(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Una vez más, el Gobierno Nacional prende las alarmas del país(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar