Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog










Por DiMogno//


Que mataron al más escurridizo y bailarín jefe guerrillero; que un procurador lengüisopa y rezandero destituyó a la senadora que se toma fotos con la boina sudada de Iván Márquez y habla mal del país ante un grupo de europeos que en secreto se preguntan ¿dónde diablos queda Columbia?; que en Venezuela el comandante, con su sudadera tricolor, celebra la victoria en las elecciones, mientras sus opositores también hacen su propia celebración; que el otro presidente vecino, cegado por los gases lacrimógenos, grita “prefiero estar muerto a perder la vida”, y así un interminable cúmulo de noticias llegan día a día a los oídos del ciudadano común.

Si bien, una de las cosas más anheladas por muchos es emitir juicios inútiles sobre cada tema que des-informan los medios, la verdad es una sola: a pesar de que el mundo se caiga a pedazos y el tomate chonto y la arracacha suban de precio, el ciudadano común y corriente debe seguir invariablemente su rutina de telenovela de las 8 y postura de sudadera los domingos.

Parte de esta rutina es la de montar en buseta, una proeza por la cual, particularmente a los bogotanos, nos deberían regalar cinco días adicionales de sueldo cada mes. Más allá de la adorable clase transportadora y sus particularidades, dejando de lado que nos toca soportar a los drogadictos convertidos al cristianismo y demás embaucadores, además de tener que padecer la radio mañanera, valdría la pena ahora hablar de los pasajeros.

Con años de experiencia, batiéndome como un león en el hostil mundo de la buseta, he podido clasificar a algunos de los otros habitantes del oscuro y agreste ecosistema busetero así:

Gordo con déficit de motricidad: Es aquel personaje que, gracias a su evidente sobrepeso, en el tránsito por el ya de por sí estrecho corredor del bus, no puede hacer un recorrido nítido sin entrar en empujones continuos a los demás pasajeros, así vayan sentados. Si los otros pasajeros van parados y no han desarrollado la suficiente destreza de agarre a la grasosa varilla, es muy probable que tras el paso del gordo, sean arrollados y terminen tendidos en las piernas del pasajero que va sentado o estampillados contra una ventana. Si usted va sentado al lado de un gordo, asegúrese de abrir la ventana para sacar la cabeza y no morir asfixiado.

Oficinista encartada: Pertenecen a esta categoría trabajadoras de oficina (siempre mujeres), que desconociendo las dinámicas de la buseta, pretenden emprender un viaje en hora pico con una cartera colgada al hombro, una carpeta en la mano, una sombrilla, ojalá escurriendo, y una loncherita donde llevan un almuerzo que, casi siempre, parece recién preparado por el aroma a cebolla que expele y el calor que emana. Su ubicación en la buseta es muy complicada, pues si van paradas es obligatorio que alguien más les lleve sus aditamentos o de lo contrario en todo el recorrido terminan paseando por el corredor al ritmo de cada frenada y arrancada ante la imposibilidad de agarrarse, esto sólo si tiene la suerte de no quedar estampillada contra el espacio al lado del conductor donde se ponen las monedas.

Anciana enana: Con una estatura que no supera los 1.5 metros, mujeres de la tercera edad, o cercanas a ella, con voz aguda a quienes siempre el chofer les debe reclamar porque faltan $100 del pasaje, se caracterizan por quedarse mirando fijamente conversaciones ajenas o simplemente al pasajero que va en el puesto contiguo. Cuando éste se da cuenta de la mirada fija, la mujer esquiva el cruce de miradas y se hace la desentendida, sólo por unos segundos porque al rato repite la rutina. Al momento de bajarse, es clave que haya alguien en el último puesto, pues la anciana enana nunca alcanza al timbre para anunciar la parada y siempre debe pedir ayuda.

Avatar: Entendiendo por Avatar a aquel personaje que mide más de 1.8 m (estatura que en Colombia ya lo define como gigante), este personaje siempre estará apretado en una buseta. Si va parado tendrá que hacer lo posible por suprimir su cuello y pegar la cabeza al tronco para que pueda caber, no obstante, al agarrarse de la varilla superior sus codos quedarán flexionados y por ende, encima de la cara del pasajero del lado. Si va sentado, a la fuerza tendrá que recortar su fémur para que sus piernas quepan en el reducido espacio del asiento, de lo contrario, el pasajero del puesto de adelante tendrá que soportar un recorrido dominado por los rodillazos en la espalda.

Viejo discapacitado: Aunque el medio de transporte más apropiado para un personaje como este sería una ambulancia, la precaria seguridad social de nuestro país obliga a estos ancianos moribundos a abordar estos vehículos que los aproximan cada vez más a la muerte. Con una pierna llena de clavos, con la cadera recién operada o 15 puntos a la altura del ombligo, el viejo discapacitado debe montar en buseta para acudir a mediocres citas médicas.

Bonustrack

Universitario agotado: Son aquellos personajes de jeans entubados y pelo pegado a la cara que creen que su rutina diaria y la tensión de un quiz es tan desgastante como para no poder soportar estar de pie en un Transmilenio, por lo cual deciden sentarse en el espacio de unión de los buses, generando así una aglomeración en las puertas óptima para el próspero negocio de robo de celulares.

Si usted conoce más clasificaciones, no dude en hacer su aporte para nutrir esta lista.

(Visited 94 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Somos un par de ociosos (Thorik y DiMogno) con un deseo imprudente, casi suicida, de expresar opiniones y desinformar respecto a lo que nos rodea. Nuestras entradas serán i-rresponsables, in-sulsas y completamente em-píricas, sin ningún bagaje erudito ni trascendental. No soñamos con ganarle a los blogs de fútbol que son los únicos que la gente lee, o por lo menos comenta, nos conformamos con cautivar al público de un partido de rana. Nos gustaría poner una foto en blanco y negro, claroscuro, con el nombre de algún medio prestante en la parte inferior como "Cambio" o "Semana" pero para escribir en ellos se necesita mucha barba y muchos amigos poderosos. Y si usted es poderoso y quisiera ser nuestro amigo puede escribirnos a inversion.gerencia@gmail.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Mi cambio de oficina (solo mío)

    Por DiMogno//Para empezar esta entrada, debo aclarar que este blog siempre fue escrito por dos personas Thorik y yo,(...)

  • Entretenimiento

    El karma vehicular

    Por Thorik //--->Vivir en la ciudad está de moda hace ya bastantes décadas. Y desde que se puso de(...)

  • Entretenimiento

    Taxonomía de los pasajeros de bus público

    Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0;(...)

  • Entretenimiento

    Hoguera 2.0

    Por DiMogno//    Con la autorización del omnipotente Julitonomecuelgues, el día de ayer una mujer denunció a un "caballero" (como(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¿Y qué me dice del siguiente espécimen? Se trata de una niña super bonita y super flaca, que se sube al bus con un morral universitario, tacones y minifalda, poniendo cara de “estoy-demasiado-buena-para-este-planeta”. En una mano suele llevar una carpeta y en la otra un ipod… lo cual le deja las manos inutilizadas para entregar el dinero del pasaje. El dinero obviamente va dentro de un monedero de “Pucca” en el fondo del morral, así que la nena se demora hasta 20 minutos en sacarlo y como en medio de la operación no puede sostenerse de ninguna Varilla, se cae encima de los pasajeros que van cerca de ella. Cuando por fin encuentra el monedero, saca de él un billete de 50mil, generando el automático enojo del conductor. Mientras este reúne las vueltas, la nena se dedica a tratar de deshacer el enredo del cable de los audífonos de su ipod (con la consabida caída sobre otro pasajero). Un señor, extasiado ante las gracias de la niña, le cede su puesto, que ella acepta con la boca fruncida y sin mirarlo. Finalmente, se sienta a maquillarse sin siquiera recibirle el maletín al señor que le cedió la silla.

  2. andresospina

    Hola, DiMogno.

    Si usted es uno de los bloggers inconformes por la eliminación de la sección blogs del home de eltiempo.com, le invito a escribirme a andres@elblogotazo.com.

    Tal vez unidos podamos lograr una reconsideración de este rediseño en una segunda fase.

    Parte de la idea de tener un blog en eltiempo.com era la visibilidad, y con este cambio la hemos perdido toda. ¡Buena suerte!

  3. si todo es muy bueno pero falta el chicanero que le cuenta al amigo que estudia en la mejor universidad, que tiene yo no se cuantas fincas y carros, y al final resulta pidiendole prestado para el bus.

  4. VintageRacing

    Faltó la pareja de universitarias que se sientan detras de uno y echan chisme de toda la facultad durante todo el recorrido. Normalmente una le dice a la otra “Amiguis” y la otra la denomina “Brujis”. Rajan de todos los tipos y de todas las viejas que conocen y uno termina enterandose que Henry se besuquió con Paola, que Freddy se acostó con Jenny, que Wilder le puso los cachos a Natalia y demas ridiculeces que no tienen la menor importancia. Todas sus frases comienzan con un “Marik” y terminan con un “webona”.

  5. Mi estimado DiMogno: lo que usted describe es totalmente cierto. ser usuario de transporte público es jarto y hasta degradante para quienes tratamos de ser socialmente cultos. mi aporte tiene que ver con aquellos que cuando hablan por celular lo hacen de manera tan estruendosa que todos los pasajeros se enteran de su conversacion. ni hablar de los que consumen algun mecato y una vez lo terminan continuan chupandose los dientes con un ruido que atormenta sin consideracion alguna. finalmente le hago una correccion ortografica; Varilla se escribe con “V” . Felicidades

  6. EddyFleischmann

    Hizo falta también la “gorda inconsciente y optimista”. Es la gorda que no es consciente de la realidad de su cuerpo y se “enfunda” (violando las leyes de la física y del buen gusto), en ropa que le quedaría apretada a una gimnasta olímpica. y que de manera optimista pretende sentarse en la silla de atrás que ya se encuentra ocupada por 4 adultos y en la cual solo queda espacio para un infante de 3 o 4 años…

  7. Faltó el usuario dormilón. Se le ve por lo general, en las madrugadas o al final de la tarde, lo que nos hace pensar que no durmió bien la noche anterior o que tuvo un duro día de trabajo. Casi siempre tiene la suerte de agarrar puesto en la buseta, lo que le permite echarse el muy colombiano ‘motoso’. Es común verle el rostro caído y hasta la saliva asomándose en la boca, generalmente abierta.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar