Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Y aquí que llegarán sonrientes y os ofrecerán esta vida y la otra; la paz, la felicidad completa, la prosperidad económica, el amor del prójimo, el prójimo y, si bien no te prometerán la vida eterna, asegurarán que tu cadáver será bonito”, (‘Libro de las rebelaciones’, Azul, El Demonio).

El anterior epígrafe lo escribí luego de beber yagé en la selva amazónica y de lograr un trance dirigido por un payé, que incluyó varios rollos de papel higiénico llevado desde Bogotá, y luego de haber aspirado yopo sagrado. Esto garantiza que estas palabras están a la altura de las de cualquier gurú, incluido el Maharishi Mahesh Yogi, guía de los Beatles, que se hizo rico promulgando una técnica para contribuir a la paz mundial y al fin de la pobreza. Como es evidente, su técnica le dio resultado… a él.

En el trance, vi que arribarían gurús de todos los pelambres, que hablarían en lenguas vivas y muertas. Llenarían estadios y salones de hoteles y bendecirían incautos y desesperados que acudirían a los iluminados (por los reflectores). No me equivoqué: por estos días andan varios por Colombia.

Unos llegan ofreciendo entrada libre. Una vez adentro, todos quedan atrapados por su labia transdimensional, que no los deja partir sin embutirles un título como Padre rico es mejor que padre pobre, No sea bruto, no se ponga límites, No le venda el alma al diablo, déjesela en ‘leasing’; Aprenda a leer las runas y las ruanas y Cada minuto cuenta (escrito por un famoso CEO de una empresa de teléfonos móviles).

La mayoría de ellos vienen de países donde hay salud y educación gratis, cuyos ciudadanos son sostenidos por el Estado para que no se caigan si se quedan sin trabajo. Así, yo también me supero.

Otros cobran una millonada para oírlos decir lo que sabemos: que hay que repartir la riqueza, que si estás calmado se vive mejor, que la vida es ahora y no mañana y, la mejor: que el dinero no lo es todo.

Lo más raro, es que los que asisten a verlos son, realmente, tan exitosos, que pueden pagar la millonada que vale la charla de estos sabios. ¿O es que vivir en Colombia y ser profesional con maestría o especialización (así sea un máster de dos meses en Barcelona), sostener una familia, pagar la deuda de la casa, el carro último modelo que pase en el parqueadero de la oficina las 14 horas laborales de su dueño, y estar con los hijos de 9 a 10 p.m., no es ya -si no éxito- una proeza casi sobrehumana?

Vengan visionarios del futuro prodigioso, exorcistas de la desgracia ajena, exacerbadores de nuestras debilidades y cuentacuentos de tierras prometidas. Pero a vivir como se vive por estos lados: con un salario mínimo, sin seguro laboral y con nuestro sistema de salud. Aquí les damos cátedra de éxito y no les cobramos por enseñarles cómo somos de lindos y de ‘echaos’ pa’lante. Vengan, escriban su librito e intenten vivir con las regalías de 5 mil copias vendidas (si les va bien). Arranquen de casi cero, como empieza aquí la mayoría. Después, les creo.

Por lo pronto, seguiré el ejemplo de los verdaderos exitosos de este país. Los mismos que cada día se la juegan para que sus hijos coman y vayan al colegio; ruegan para que -cuando crezcan- pasen a una universidad pública, mientras ahorran cada centavo por si el ‘mocoso’ sólo pasa a la privada, y que todavía guardan ilusión para, luego de trabajar de sol a sol, decir algo así como que Colombia es el mejor ‘vividero’ del mundo.

Una lección ‘a la colombiana’ del Demonio Azul, dedicada a los charlatanes del primer mundo

(Visited 27 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Agorafóbico desde un traumático episodio en su adolescencia, cuando fue perseguido por una horda de sicólogos y seguidores de Paulo Coelho, decidió ocultarse tras el anonimato y combatir todo lo que le huela a brújula editorial para la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Carrusel

    ¡Salud!

    Si usted está leyendo esto, es porque está vivo. ¡Mucho cuento! Porque quiere decir que habrá sobrevivido a inundaciones,(...)

  • Carrusel

    ¿Quién quiere ser joven para siempre?

    Dicen que Ponce de León murió buscando la fuente de la eterna juventud y que en su intento descubrió(...)

  • Carrusel

    Me quito la ropa

    Dichoso Spencer Tunick, porque ha fotografiado el reino de la piel. Creo que, con Hugh Hefner, es uno de(...)

  • Carrusel

    Quién me cura un guayabo

    La vida es un viaje sin mapa, decía una amiga, y estaba feliz con su 'mochila a la espalda'(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. cansadadetonterias

    Debería cualquier personaje de clase media y baja colombiana venir a dar conferencias al primer mundo de cómo ser feliz con muy poco, porque aquí donde se tiene TODO esa palabra “felicidad” escasea. Las sonrisas que tienen mis amigos europeos, salen, tal vez -bien escasas- con los primeros rayos del sol y se esconden por los largos meses de invierno que, por cierto estamos empezando y yo no necesito de gurús europeos que me digan cómo vivir mejor! Me escapo de inviernos y de caras largas hacia mi País que en cuestión de clima y de gentes (entre muchas otras cosas) no tiene igual! (aunque los que vivan en Colombia no puedan creerlo!). Me alegra como siempre leerlo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar