Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lo que conozco de Bogotá es porque me he perdido. Porque uno llega todo decente y le dice a un parroquiano: “Buenos días, me puede de…”. No he terminado de decir “decir” cuando el señor ya está corriendo, como si lo fuera a atracar.

Mis amigos dicen que soy un inocente, que la gente se asusta por la máscara. ¡Como si todo el mundo no llevara una!

Pero el problema es que esos que son incapaces de decirle a uno en dónde pegan botones, son irredentos guías en los caminos de la vida. Un amigo parasicólogo me dijo que la razón de este comportamiento se debe a un espíritu burlón. Según dice, es marrullero, expresivo, subyuga a los incautos y los posee haciéndoles creer que portan la verdad.

La descripción de mi amigo dibuja la tendencia: “Invade el cuerpo y lo hace actuar de manera muy segura, como si fuera superior. Siempre hay una forma de identificar a los posesos: si les pides un favor, no lo hacen, pero si no se lo pides, se empeñan en decirte cómo abordar el mundo”.

Todos hemos visto a los posesos. Haga memoria: el tipo que en un concierto no fue capaz de moverse un puesto pero que pretende explicar a su amiga cada nota del artista, con un volumen de voz que desafiaba el del vocalista: “¡Mira el concepto!”, cuando sale una imagen en la pantalla. “¡Ojo al piano!”, cuando solo un reflector ilumina al tecladista y, por ejemplo, en un concierto de Coldplay, exclama cuando suena el primer acorde, como si nadie supiera: “¡esa es Viva la vida!”.

Viva la vida usted -le provoca a uno decirle- y déjenos disfrutar en nuestra sabia ignorancia, que muy endeudados quedamos para comprar la boleta.

Pero no son cosas de megamultitudes. Recuerde el muchacho con barba de tres días y pelo espeso que en cine, sentado al lado suyo, le dice a su amiga de visión 10-20 y medidas 98-62-95: “Mira lo que sigue, cómo resuelve la escena en un plano contra plano, donde le dispara al espejo”.

Están en todas partes. Si uno va a la librería, los estantes están llenos de textos de actores desempleados, que luego de la última novela o reality fueron poseídos por el tiempo suficiente como para escribir un libro, en el que enseñan cómo lograr el éxito o hasta cómo quitarse una tusa.

Cuando uno resuelve hundirse con sus amigos en lo más mundano de un partido de fútbol, aparece un Pitágoras de la geometría futbolera, un Leibniz de las estadísticas, que insiste en que para disfrutar el cotejo hay que verlo según él explica: “Observa que la figura 4-3-2-1 se descompensa y termina en un falso 5-2-2-1. Un planteamiento que es un disfrute total, sobre todo cuando el antepenúltimo hombre da un paso al frente. ¿Viste?”. Era mejor cuando el fútbol era meter un gol y ya.

No solo este fantasma está en todas partes sino a toda hora. No duerme: si por la mañana uno cuenta un sueño, no falta el espontáneo que lo manda a uno a comprar un chance o a lavarse los dientes con agua bendita. Y si el sueño fue erótico, de una saca de la cartera un libro de Jung para dummies o una camándula.
Para ser sincero, creo que, de vez en cuando, este espanto incluso se le mete a uno y aparece cuando al mirarse al espejo recomienda -¡sin habérselo pedido!- “tienes que pensar positivo, porque se te está cayendo el pelo y después del pelo se caen más cosas, así que lo mejor es…”.

Dicen que para combatir los males causados por una sustancia, a veces es bueno dar un poco de lo que la produce. Como cuando en una vacuna se inocula un poco de lo que causa la enfermedad. Así que pregunto: si alguien conoce el antídoto, la contra para este espíritu aconsejador, pues cuente. Yo le estaré agradecido.

Por Demonio Azul

(Visited 55 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Agorafóbico desde un traumático episodio en su adolescencia, cuando fue perseguido por una horda de sicólogos y seguidores de Paulo Coelho, decidió ocultarse tras el anonimato y combatir todo lo que le huela a brújula editorial para la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Carrusel

    ¡Salud!

    Si usted está leyendo esto, es porque está vivo. ¡Mucho cuento! Porque quiere decir que habrá sobrevivido a inundaciones,(...)

  • Carrusel

    ¿Quién quiere ser joven para siempre?

    Dicen que Ponce de León murió buscando la fuente de la eterna juventud y que en su intento descubrió(...)

  • Carrusel

    Me quito la ropa

    Dichoso Spencer Tunick, porque ha fotografiado el reino de la piel. Creo que, con Hugh Hefner, es uno de(...)

  • Carrusel

    Quién me cura un guayabo

    La vida es un viaje sin mapa, decía una amiga, y estaba feliz con su 'mochila a la espalda'(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por PanzaVidela Caradura: que actúa con desvergüenza, descaro o falta de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. cansadadetonterias

    Pues mire: Yo vivo perdida casi todo el tiempo, no sé mucho de casi nada, siempre estoy preguntando y siempre, por fortuna, recibo respuestas. Así que déjeme a esos “que se las saben todas” que a mí, !me sirven!. Aunque no le niego que algunas veces esos que saben taaanto… saben a …. ! Me alegro que esta vez sí se pueda leer su columna. No sé si se enteró que su pasada no se pudo leer hasta muchos días después. Adíós, que le vaya bien!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar