Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Dichoso Spencer Tunick, porque ha fotografiado el reino de la piel. Creo que, con Hugh Hefner, es uno de los humanos que más gente desnuda ha visto. Son dos tocados por los dioses: mientras que el fundador de Playboy se ha dado el lujo de verlas (a ellas) en primer plano y de a una (por lo menos), Tunick ha visto la piel en todas sus gamas y al por mayor.

En cambio, nosotros, mortales que ni a faunos ni a ninfas llegamos, nos ha tocado como a cualquier jugador malo de póquer: pagar por ver. Y para colmo, pagamos por ver puro Photoshop.

Mientras Hefner convierte a rubias coloradas y desconocidas de Kentucky u Ohio en divas del softcore y la farándula mundial, y Tunick eleva el anonimato de sus modelos al rango de verdadero arte, con fotos tomadas en Amsterdam, México o Caracas, nosotros miramos fotografías “muy artísticas” en las “paradisíacas playas” nuestras que -dicho sea de paso- salvo por la rumba, el glamour, la infraestructura hotelera y la calidad de vida de sus habitantes, nada tienen que envidiarles a las playas, digamos, de la Costa Azul francesa.

¿Y de quiénes son las fotos? Para qué nombres, porque todos conocemos ese cardumen de sirenas que de estar casi varadas en la playa y en el mercado laboral, saltan a los medios como el cirujano las dejó en el mundo.
Cada cual muestra con orgullo la contradicción de sus cuerpos. Muchas son tan flacas que, si se descuidan un poquito, terminarían en una campaña de alimentación de la Organización para la agricultura y la alimentación (FAO). Todas juran que son así desde chiquitas, que nunca hacen dieta, que por obra de Dios (su mejor amigo, pues la mejor amiga es la mamá), la poca grasa que consumen se les va justo a los senos y a las caderas. Por eso nunca se han hecho una ‘lipo’.

El problema llega con los años, cuando ya tienen, por ejemplo, 37. Les toca empezar a decir que tienen 34 y tratan de grosero al que pregunte por su edad (como si estuviéramos en 1930). Pero, ya lo dijo Shakira, en una frase premonitoria, “las caderas no mienten”. ¿A ellos les pasará lo mismo? No sé.

En todo caso es un negocio implacable ese en el que, al final, lo único que les queda por mostrar sin ropa es una radiografía. Pero están en su derecho. De algo hay que vivir y no es ilegal y, sobre todo, no engorda.
Cada cual con su vida. Así a nosotros nos toque hacerles caer en la cuenta a los hijos, sobrinos, cónyuges y demás que la gente común no es así, que ellos son profesionales y que su cuerpo es la herramienta. Y que solamente son modelos de ropa (cuando se la ponen) y de nada más.

Pero vaya y pase los que están en el negocio que, repito, no tiene mácula legal. Lo que sí me tiene asombrado, es que ahora todo el mundo se quiere empelotar en público (no hablo ni siquiera en un blog) y gratis. Ahora, la diva que dispara sus últimos cartuchos al aire para mostrar lo que siempre dijo que no mostraría, se enfrenta a la venganza de sus peores detractoras. Entre ellas puede estar, por ejemplo, una profesora universitaria graduada en París, que siempre la criticó pero que, antes de jubilarse, reivindica el derecho a exhibir la manera en la que ha tratado lo que natura le dio.

También de la ex periodista que, dejando atrás todo rubor, se pasó a la política (la pérdida de rubor consiste en prometer desnudarse si es elegida, no en ejercer la política). Y claro, de las activistas que salen sin trapos si les apoyan una propuesta (encima de que ganan, nos castigan). Para colmo, las profesionales deben soportar la competencia de la aspirante a modelo tercermundista que se quita la ropa si su equipo queda campeón (en agradecimiento) y si lo eliminan (como consuelo).

Como yo soy tan masivo como cualquiera, he estado pensando en quitarme la ropa y salir corriendo por el Parque de la 93 (donde también han hecho desnudos), gritando: “yo vine porque quise, a mí no me pagaron”. Seguro que salgo en la tele. Pero eso sí, no me quitaría la máscara por nada, porque de eso se tratan los desnudos de hoy en día, de quitarse la ropa, mas nunca la máscara.

(Visited 106 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Agorafóbico desde un traumático episodio en su adolescencia, cuando fue perseguido por una horda de sicólogos y seguidores de Paulo Coelho, decidió ocultarse tras el anonimato y combatir todo lo que le huela a brújula editorial para la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Carrusel

    ¡Salud!

    Si usted está leyendo esto, es porque está vivo. ¡Mucho cuento! Porque quiere decir que habrá sobrevivido a inundaciones,(...)

  • Carrusel

    ¿Quién quiere ser joven para siempre?

    Dicen que Ponce de León murió buscando la fuente de la eterna juventud y que en su intento descubrió(...)

  • Carrusel

    Me quito la ropa

    Dichoso Spencer Tunick, porque ha fotografiado el reino de la piel. Creo que, con Hugh Hefner, es uno de(...)

  • Carrusel

    Quién me cura un guayabo

    La vida es un viaje sin mapa, decía una amiga, y estaba feliz con su 'mochila a la espalda'(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Han pasado ya más de dos semanas desde la llegada a(...)

2

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. andresospina

    Hola, Demonio.

    Si usted es uno de los bloggers inconformes por la eliminación de la sección blogs del home de eltiempo.com, le invito a escribirme a andres@elblogotazo.com.

    Tal vez unidos podamos lograr una reconsideración de este rediseño en una segunda fase.

    Parte de la idea de tener un blog en eltiempo.com era la visibilidad, y con este cambio la hemos perdido toda. ¡Buena suerte!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar